Todos los comercios podrán abrir en Francia desde el 11 de mayo salvo la hostelería

El Ejecutivo de Emmanuel Macron no descarta retrasar la desescalada si no siguen bajando los casos

Desescalada Francia
El presidente francés, Emmanuel Macron en un encuentro con el director general de la OMS

Todos los comercios, salvo bares y restaurantes, podrán abrir en Francia a partir del 11 de mayo, fecha de comienzo de la desescalada en el país ante la pandemia del coronavirus, mientras que la vuelta a las aulas se hará de forma progresiva y en función de los cursos.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, anunció este martes ante la Asamblea Nacional en la presentación del plan, que los comercios deberán limitar el número de personas presentes al mismo tiempo en sus establecimientos y garantizar la distancia de un metro.

Asimismo, añadió que los propietarios de un negocio podrán impedir la entrada a quien no lleve puesta una mascarilla y apuntó que los ayuntamientos podrán decidir sobre la apertura de centros comerciales de más de 40.000 metros cuadrados en los que podría haber aglomeraciones de gente.

Con respecto a los colegios, los primeros en reincorporarse serán los alumnos de infantil y primaria a partir del 11 de mayo, mientras que los de los primeros cursos de secundaria lo harán desde el 18 del mismo mes. Eso sí, solo podrán asistir a las clases un máximo de 15 alumnos por aula al mismo tiempo.

Además, mediatecas, bibliotecas y pequeños museos también podrán abrir a partir del 11. Los grandes museos, cines, teatros y conciertos en espacios seguirán cerrados y las salas de fiestas no abrirán hasta junio. Las grandes manifestaciones culturales que agrupen a más de 5.000 personas no podrán celebrarse antes de septiembre.

Sin embargo, Philippe, aseguró que no descartan retrasar la desescalada del confinamiento más tarde del 11 de mayo si no se mantiene el descenso en el número de contagiados por Covid-19. Concretamente, ha apuntado que al menos que el número de infectados no baje de 3.000 al día no terminará el aislamiento.

Así, indicó que en los últimos días han detectado tendencias "menos favorables" y señaló que "si los indicadores no están a punto" no habrá desconfinamiento el 11 de mayo, al tiempo que adelantó que la primera fase de la desescalada se prolongará hasta el 2 de junio.

Por otro lado, la temporada de fútbol francesa 2019-2020 y otras competiciones deportivas profesionales no podrán reanudarse antes de septiembre

La estrategia en tres criterios

El primer ministro explicó que la estrategia de desescalada será "progresiva" y diferenciada por departamentos, que serán divididos en "rojos" y "verdes" en función de la incidencia de la pandemia en cada uno de ellos.

Para ello, el 7 de mayo se evaluarán tres criterios para decidir si la desescalada se practica de forma amplia -en los departamentos "verdes"- o restringida -en los "rojos"-, si la circulación del virus sigue activa, si la capacidad de las unidades de cuidados intensivos está bajo presión y si el sistema local de test de detección está listo.

Según el Gobierno francés, la base del proceso será "proteger, testar y aislar", para lo cual recomendó el uso generalizado de mascarillas -aunque solo serán obligatorias en transporte público-, y anunció 700.000 pruebas virológicas a la semana, que se practicarán a todos aquellos que hayan estado en contacto con los positivos.

El tercer pilar pasará por aislar a los contagiados, en sus domicilios o en hoteles puestos a su disposición por el Estado.

Philippe anunció que la nueva etapa será reevaluada a finales de mayo, cuando se decidirá si se sigue la desescalada o se vuelve hacia atrás.

Normas
Entra en El País para participar