Compras anticipadas

La web de ayuda al pequeño comercio Eroessomostodos hace ajustes tras las críticas

La plataforma retira el listado de comercios de la API de Google Maps. Aunque algunas tiendas dijeron que era ilegal por ofrecer sus productos sin autorización, ya tiene más de 100 comercios

Bernardo Hernández, CEO de Verse e impulsor de la plataforma eroessomostodos.
Bernardo Hernández, CEO de Verse e impulsor de la plataforma eroessomostodos.

La plataforma digital Eroessomostodos.com, lanzada el pasado jueves por Bernardo Hernández, exdirectivo de Google y CEO de la fintech Verse, se ha visto salpicada por la polémica, aunque parece que las aguas se han calmado. El proyecto se lanzó con la idea de ayudar a los pequeños comercios a sortear la crisis provocada por el coronavirus facilitando compras adelantadas de sus clientes (ofreciendo bonos canjeables) para que tuvieran liquidez inmediata, pero horas después algunos comercios de varias ciudades españolas lanzaron en las redes sociales duras críticas contra la iniciativa, a la que acusaban de ser una posible estafa.

Estos comercios alertaron de que la web estaba ofreciendo productos en su nombre y publicitando sus tiendas “sin autorización” por su parte y que eso “era ilegal”. Le acusaban también de “ofrecer descuentos sin preguntarnos y sin saber si podemos asumirlos”. Y alguno, incluso criticó la iniciativa porque “la lanzaba el dueño de Verse y así va jugando con el dinero de los usuarios y el estado actual de los pequeños empresarios”.

Hernández defiende que la plataforma es absolutamente legal y que no hay ninguna estafa. “Tal acusación se produjo por la desconfianza de no saber bien qué era Eroessomostodos ni qué era Verse. Todos los comercios y asociaciones con los que hemos hablado y explicado el producto lo han entendido y continúan apuntándose. La abogada de una de las primeras asociaciones que inició las críticas nos dijo el mismo jueves por escrito que lo entendían todo, que no había estafa y que no emprenderían acciones legales contra nosotros. Ahora, ya tenemos 107 comercios adscritos a la iniciativa, y cada día se están añadiendo más”.

El conocido emprendedor e inversor explica que la plataforma permite a cualquier negocio activar bonos de precompra, con absoluto control del precio del bono y del descuento que quiere dar. “El dinero del bono lo recibe directamente el comercio en su cuenta de Verse. Ese dinero está en una cuenta salvaguarda que nadie puede tocar, ni siquiera Verse, que está protegida por el Banco Central Europeo”.

Hernández sí admite que ha podido haber cierta confusión durante el lanzamiento que ha provocado malos entendidos. Explica que quisieron dar solución a uno de los problemas que todas las iniciativas similares a la suya están teniendo: “Entras en todas esas páginas y no hay apenas comercios. En España hay más de 12 millones de establecimientos y se tarda mucho tiempo en conseguir contactar a cada uno de ellos. Quisimos partir del listado público y lícito de Google Maps, a través de su API pública, para permitir que los usuarios pudiesen sugerir a cualquier comercio listado por Google que activasen sus bonos. Era un listado de sugerencia, no de venta de bonos”.

Creación de bonos

El CEO de Verse insiste en que los comercios “se vieron incluidos en ese listado de sugerencia y pensaron que se estaban ofreciendo bonos en su nombre, cuando lo único que hacíamos era permitir a los usuarios sugerir a un comercio la creación de esos bonos y así poder llegar a todos los comercios de España para poder ayudarles, siempre que ellos quisieran y siempre con su consentimiento”.

Hernández también aclara que la plataforma estableció un bono sugerido de 20 euros, pagando solo 15 euros, como ejemplo de lo que los comercios pueden tener, pero según los términos y condiciones de la plataforma, una vez activados los bonos el comercio puede poner el precio y descuento que quiera en el bono. Incluso no poner descuento.

La plataforma, en cualquier caso, solo incluye los comercios que se han dado de alta desde el día del lanzamiento, tras ver en las primeras horas el feedback de los primeros comercios. “Vimos que algunos tenían dificultad para entender cómo funcionaba la web y decidimos contra el propio éxito de la idea, retirar el listado inicial de sugerencias de comercios de la API de Google Maps y dejarlo solo con un listado genérico de comercios donde no se puede buscar ni por ciudad, ni por código postal, ni por categoría. Sabíamos que eso iba a quitarle al producto su herramienta más útil, pero lo hicimos ante la desinformación generada”, cuenta Hernández, que añade que tardaron menos de 4 horas en retirar el listado que había causado confusión desde que supieron de la primera crítica en las redes.

Normas
Entra en El País para participar