Operaciones

Six blindará sus compromisos con BME en el folleto de la opa

El Gobierno no exige más de lo propuesto por el grupo suizo: cuatro años de marca y mantenimiento de su estrategia, sus sedes e instalaciones

 Jos Dijsselhof, consejero delegado de Six.
Jos Dijsselhof, consejero delegado de Six.

Se esperaba para mayo, pero el visto bueno llegó ayer. La compra de BME, el gestor de la Bolsa española, por Six, ya tiene la bendición del Gobierno. El Ejecutivo planteará condiciones a la operación, pero estas coincidirán exactamente con los compromisos que ya ha manifestado Six para la firma española. Estos son los cuatro años, como mínimo, de mantenimiento de la marca BME, de sus actuales actividades de negocio, de su sede, de la localización de oficinas y su estrategia en España. Six también se ha comprometido a mantener un “grado suficiente de independencia para el negocio de BME”.

El Consejo de Ministros aprobó ayer por sorpresa la opa del operador de la Bolsa suiza por su homólogo español. La pelota pasa ahora a la CNMV. El supervisor, en teoría, cuenta con un máximo de 20 días hábiles para dar su aprobación, si bien el plazo se reinicia cada vez que el organismo que preside Sebastián Albella requiera información adicional.

El Ministerio de Economía, que evaluaba la propuesta de Six desde el pasado 12 de febrero, sí quiere ver reflejadas algunas cuestiones en el folleto, de acuerdo a las fuentes consultadas. Exigirá que Six incluya en él, negro sobre blanco, los compromisos que ya ha verbalizado la Bolsa suiza. Este es el modo que finalmente ha elegido el departamento pilotado por Nadia Calviño para que Six cumpla con lo prometido. “Somos suizos. Hacemos lo que decimos y decimos lo que hacemos” comentó el mes pasado el propio CEO de Six, Jos Dijsselhof, en un encuentro con periodistas españoles.

La CNMV ha tenido tiempo de sobra para trabajar sobre el documento desde que se anunció la opa el pasado 18 de noviembre. Y. además, el organismo ya dio su visto bueno, como asesor del Gobierno, la semana pasada a la operación. Esto hace prever que la luz verde al folleto llegará pronto. Six deberá decidir el plazo de aceptación de la oferta, que va de un mínimo de 15 días a un máximo de 70.

Fuentes financieras señalan que Six deberá tener en cuenta la cuarentena que sufren todos los españoles y que podría dificultar a los alrededor de 50.000 pequeños accionistas de BME acudir a la propuesta. En todo caso, señalan que es de esperar un término medio, con alrededor de un mes de aceptación. Esto daría tiempo a que al menos una parte del plazo se realizara una vez concluido el estado de alarma, si este no se prorroga. En principio, el confinamiento provocado por la peste coronavírica finalizará el 11 de abril.

Guerra de opas

El plazo de aceptación es clave por otro motivo. Hasta cinco días antes de la fecha límite para dar el sí a Six un nuevo inversor puede aparecer y presentar una opa competidora. Esto es clave en esta operación, ya que la propia BME reconoció en un hecho relevante que horas antes de que Six lanzase su oferta negociaban con Euronext. El dueño de la Bolsa de París –entre otros parqués europeos como Bruselas, Dublín o Lisboa– fichó a Rothschild y a Société Générale como asesores de la operación. Y puso los asuntos legales en manos de Allen Overy.

La financiación de Six está asegurada. Credit Suisse, accionista de la empresa helvética –junto a UBS controla el 32,5%–, es el encargado de pilotarlo todo y ha extendido el aval por los 2.800 millones de euros de la oferta. Es el banco asesor, junto a Alantra y Santander, así como el avalista, coordinador del préstamo puente y de la financiación posterior. BBVA es el banco agente, mientras que UBS y CaixaBank participarán en el crédito puente y en la financiación posterior. Los asuntos legales los lleva Linklaters. Para BME trabajan Morgan Stanley y Latham & Watkins.

No obstante, la bala política era la más favorable para los galos. Y parece que no ha ido tan bien como esperaban. Los responsables de la Bolsa francesa se reunieron el pasado diciembre con Calviño para presentar sus proyecto. Su principal argumento era dar un espaldarazo a la unión de mercados de capitales de la UE. Fuentes financieras indican que la expansión del Covid-19 en España ha disparado los tiempos. Y que Economía ha acelerado la autorización para mandar un mensaje de tranquilidad al mercado después de exigir la semana pasada una autorización especial para las inversiones superiores al 10% en empresas españolas.

Por otro lado, todo apunta que la oferta económica de Six es imbatible. Ofrece 33,4 euros por acción, lo que en el momento de lanzamiento de la opa supuso una prima del 30%. Ayer, BME se disparó un 6,3%, a 33,06 euros por acción. Tras meses con la acción de BME por encima del precio de la opa de la empresa suiza, el mercado ahora desconfía de una guerra por el operador bursátil español. Y sus títulos cotizan ya muy cerca del precio de la opa.

Entre los planes de futuro de Six que ya se conocen está trasladar a Madrid su negocio de clearing (compensación, en la jerga bursátil española), como explicó el director financiero de Six, Daniel Schmucki, en una entrevista publicada el 30 de noviembre de 2019 en CincoDías. La propia Six señala en un documento que su actual tecnología para renta variable, ahora propiedad de Nasdaq, podría ser reemplazada por la de BME. “Durante tres años, en conversaciones con reguladores, Six prevé seleccionar las plataformas más óptimas para ofrecer un servicio orientado al cliente”, añade en el escrito.

 

La junta de la empresa española se mantiene para el 29 de abril

Remoto. BME mantiene la junta el próximo 29 de abril, pero sus accionistas tendrán que participar en remoto. El consejo de administración de Bolsas y Mercados Españoles (BME) decidió ayer mantener la fecha inicialmente prevista de celebración de su junta general, que tendrá lugar el próximo 29 de abril en el Palacio de la Bolsa, pero sus accionistas tendrán que participar telemáticamente. BME considera que la mejor forma de garantizar que los accionistas puedan ejercer plenamente sus derechos sin poner en riesgo su salud es mediante la asistencia a la reunión a través de medios de comunicación a distancia, con independencia de que en la fecha de su celebración se pudieran haber levantado las restricciones actualmente vigentes a la circulación de personas. En la junta, se dará la opinión de los accionistas sobre la opa planteada por Six. BME debutó en la Bolsa española en julio de 2006 a 31 euros por acción, pero desde entonces ha entregado fuertes dividendos, cercanos al 100% de sus beneficios. Precisamente esta cuestión es una de las que Six mantendrá en revisión. BME pagó en 2019 tres dividendos –de 0,6, 0,4 y 0,57 euros por acción, respectivamente-, lo que supuso remunerar a sus accionistas con más de 130 millones en total, por cerca de un 90% de su beneficio, según indicó en la convocatoria de su última junta de accionistas. El ‘pay out’ de Six es del entorno del 60%.

Normas
Entra en El País para participar