Isaac Hernández, director general de Google Cloud Iberia

"España forma parte del plan de Google para desplegar infraestructuras cloud"

"No nos preocupa las inversiones de Amazon y Microsoft, las posiciones en España en este negocio están todas por definir”, dice el directivo

Isaac Hernández, director general de Google Cloud Iberia.
Isaac Hernández, director general de Google Cloud Iberia.

Isaac Hernández es desde 2013 el máximo responsable de Google Cloud en España, el negocio que el gigante de internet califica de “prioritario”. Tras anunciar Amazon que abre tres centros de datos en España y Microsoft una alianza con Telefónica para impulsar sus nubes locales, el directivo asegura en una entrevista con Cincodías que Google también “va a por todas”. Aunque no avanza ninguna inversión concreta en infraestructuras en el país, confiesa que "sí la están evaluando”, y como aperitivo revela que acaban de ocupar toda la planta 21 de Torre Picasso, en Madrid, para dedicarla solo a esta unidad de negocio de la compañía, que es la que más crece.

Amazon y Microsoft anunciaron hace unos días, y casi en paralelo, sus estrategias agresivas para liderar el negocio cloud en España. ¿Por qué este movimiento?

No hablaré de los competidores, pero España es un mercado muy interesante. Tras desplegar centros de datos en otras plazas europeas quizás más prioritarias como Alemania, Inglaterra, Francia y Holanda, ahora llega el momento de España. La razón es que hay una necesidad y una estrategia de estar cada vez más cerca de los clientes. Y no tanto por un requerimiento de tipo técnico y de latencias, sino porque hay mercados más regulados donde hay mayor sensibilidad a la localización de los datos, y poder traer infraestructuras a los distintos países hace que muchos clientes aceleren sus planes de adopción de la nube.

¿Y en qué posición está España?

España no está liderando ni mucho menos la adopción de las tecnologías cloud. Mientras a nivel mundial se habla de que entre el 15% y el 20% de las cargas de trabajo ya están en la nube, en España no llega ni al 5%, así que estamos aún en el principio de lo que es la revolución de la computación en la nube.

“Este país está muy lejos de liderar la adopción del cloud. Solo el 5% de las cargas de trabajo están ya en la ‘nube’

¿Los anuncios de Amazon y Microsoft les está metiendo presión? ¿Planea Google abrir centros de datos en España?

Continuamente se está explorando en todas las geografías, y España no es una excepción. Hoy tenemos más de 20 regiones en el mundo (grupos de centros de datos) y 60 datacenters. Europa es uno de los lugares prioritarios, y nuestro plan de expansión es muy agresivo. Hace dos semanas anunciamos una inversión solo en EE UU de 10.000 millones de dólares en centros de datos, y en los últimos tres años nuestra inversión total en centros de datos y la fibra para conectarlos ha sido de 46.000 millones. En Europa, tenemos centros en Bruselas, Suiza, Finlandia, Holanda, Reino Unido, Alemania e Irlanda. Solo en el último centro de datos de Holanda hemos invertido 750 millones de euros y en la ampliación de los centros de Finlandia más de 1.000 millones de dólares. En España, no tenemos nada que anunciar por ahora, pero claramente forma parte de nuestro plan estratégico para desplegar alguna infraestructura.

¿Y tienen decidido si será con centros propios o con alianzas?

No hay nada que pueda compartir en este momento, pero todas las opciones son posibles y todas ellas tienen sentido.

¿Temen perder el tren en el cloud en España tras los movimientos de sus rivales?

En absoluto. Las posiciones están todas por definir. El mercado está muy embrionario y en los próximos años se verán cambios significativos. La nube es aún demasiado compleja y Google está obsesionada con tratar de hacerla más sencilla, porque todo el mundo entiende sus beneficios (agilidad, eficiencia en costes, seguridad, sostenibilidad), pero es clave ayudar a las empresas a hacer la transición. Y hoy no está todo el mundo en la nube porque tiene un legacy que obliga a hacer una reingeniería para sacar el máximo provecho de la nube.

¿Están, entonces, a tiempo de posicionarse?

Sí, porque es un escenario en el que está todo por hacer y Google está invirtiendo mucho. No solo en infraestructura; también estamos multiplicando por tres la organización y estamos adquiriendo empresas muy interesantes que nos van a permitir ser líderes en algunas áreas. Es el caso de Looker, especialista en analítica de datos, y de Cornerstone Technology, especializada en migración de aplicaciones desde entornos mainframe a entorno cloud. Para las grandes empresas es un dolor de cabeza el coste de las transacciones en los sistemas tradicionales IBM mainframe, porque es altísimo y hace que sea muy costoso mantenerlas. Poder llevar los MIPS (millones de instrucciones por segundo) y bajarlos desde un coste de mainframe a un coste cloud es una prioridad absoluta.

“El ‘cloud’ es un negocio estratégico para Google. Es el que más fácilmente nos ayudará a diversificar nuestros ingresos”

Pero en una reunión reciente de Google parece que se llegó a decir que si no alcanzaban en pocos años la segunda posición en la nube, Google Cloud podría desaparecer.

Es absolutamente falso. Fue un rumor que surgió sacado de contexto. Lo que sí es cierto es que como compañía ambicionamos estar en las primeras posiciones. El negocio cloud es estratégico y prioritario para Google, porque es el que más fácilmente va a ayudar a diversificar los ingresos de la compañía. Todavía el 80% proviene de la publicidad, pero en la última presentación de resultados desglosamos por primera vez el negocio cloud, que ya suma 10.000 millones de dólares de facturación, con un crecimiento del 57%. Google es el challenge de esta industria, el que viene desafiando, porque hemos sido el último de los tres grandes en comercializar nuestras soluciones de centros de datos. Pero llevamos 22 años haciendo cloud. Hemos construido datacenters eficientes para gestionar productos tan demandantes como Youtube, Android y Gmail. Google tiene decenas de servicios, pero nueve con más de 1.000 millones de usuarios diarios. Y ese activo, que primero construíamos para nosotros, ahora lo ofrecemos a clientes. El 68% de las firmas del Ibex ya usan Google Cloud y estamos ganando clientes como Sabre, el Amadeus americano, una de las firmas con mayores necesidades de computación del mundo.

"España forma parte del plan de Google para desplegar infraestructuras cloud"

¿Y cuáles son las fortalezas de la oferta de Google Cloud?

Estamos contratando el mejor talento. Hemos fichado como CEO a Thomas Kurian (ex presidente de Desarrollo de Producto de Oracle), a Rob Einslein (miembro del consejo de SAP) como responsable mundial de ventas, y a Chris Ciavri (exvicepresidente para Europa de Salesforce) como presidente para Europa. Además, somos muy fuertes en big data e inteligencia artificial (con TensorFlow), en containers (la nueva tecnología para llevar las aplicaciones a entornos portables), en open source y en multicloud, algo clave pues el 80% de los clientes no va a querer atarse a un solo proveedor. Han aprendido del pasado, cuando esa política les costó precios muy altos. En Google, además, no tenemos legacy como Microsoft, y estamos convencidos de que la infraestructura (por donde nació Amazon) no es lo que más valor da en el mundo del cloud; son las nuevas posibilidades de analítica avanzada, big data e inteligencia artificial, y por eso clientes como MásMóvil, Edreams, Mutua, Liberbank, Vodafone o Carrefour nos están eligiendo.

¿El futuro pasa sí o sí por la nube? ¿Y qué hay del tema de la sostenibilidad?

La nube es la solución; obviamente, no a todos los problemas, pero en 10 años todo será nube, y nube pública. Las nubes privadas e híbridas solo están jugando un papel de transición. Respecto a la sostenibilidad, este es un punto crítico, aunque se conoce poco. Google lleva siendo neutral en emisiones de dióxido de carbono en la nube desde 2007, y somos el mayor comprador de energía verde del mundo. Ejecutar un correo dentro de los servidores de una empresa puede ser 50 veces menos eficiente desde el punto de vista de la sostenibilidad que hacerlo en la nube. Además, hace unos días se conoció un informe que afirma que en los últimos años la capacidad de computación del planeta ha aumentado un 550%, mientras la energía necesaria para generar toda esa computación solo ha crecido un 6%. Es una excelente noticia para el planeta. Más si, además, la energía que se consume es toda verde. Así que sí, la nube es otra herramienta potente que tienen las empresas cuando quieren ser mucho más responsables y quieren reducir drásticamente sus emisiones de carbono.

¿Cómo ve la propuesta de Bruselas para posicionar a Europa en la economía de los datos?

“Europa no debe dar la batalla por la infraestructura en la economía del dato sino coger la computación que ya hay y ponerla a producir valor para sus industrias”

Creo que la actitud es correcta, porque en la batalla que hay entre EE UU, Europa y China por la computación en la nube y la gestión masiva de datos para generar inteligencia vamos rezagados. Los europeos tenemos que pensar que tenemos que seguir redoblando nuestros esfuerzos en innocavación, pero no tengo claro el cómo se está haciendo. Aquí todo se construye por capas, se han sumado tecnologías que lo que han hecho básicamente es democratizar el acceso a una capacidad de computación infinita. Es una cadena, y uno no puede ser experto en todo. Europa no debe dar la batalla por la infraestructura, muy dura e intensiva en capital. Lo más inteligente sería coger la computación que ya hay y ponerla a producir valor para las empresas. Crear algoritmos que mejoren industrias, como la salud y el turismo, para que sean más potentes internacionalmente.

¿Se han convertido Amazon y Google en rivales de SAP, Salesforce y Oracle, porque hace poco Amazon anunció que dejaba de utiliza las bases de datos de Oracle para usar las suyas propias?

Yo diferenciaría entre empresas. SAP y Salesforce son grandes socios nuestros. Google no tiene ERP ni CRM, cosa que Microsoft sí, con Dymanics. Nosotros somos neutros, y SAP y Salesforce son clientes de nuestros centros de datos. El caso de Oracle es distinto, y hay áreas donde colaboramos y otras donde competimos, porque ellos sí se han metido en el negocio de la infraestructura de bases de datos y en determinado tipo de cloud computing. Ese es otro gran diferenciador de Google frente a otros proveedores cloud, que quizás se sienten más autosuficientes. Nosotros trabajamos con grandes integradores como Accenture, Deloitte, Indra o Everis, porque entendemos que nuestro papel es el de las infraestructuras, pero el resto lo hacemos de la mano de otras empresas.

Normas
Entra en El País para participar