Vuelo rasante para la cotización de Aena

La presentación de unos buenos resultados en 2019 no anima a las recomendaciones de compra del valor, frenado por el coronavirus y la baja expectativa de crecimiento.

Aena Pulsar para ampliar el gráfico

Aena presentó esta semana sus resultados de 2019 con 1.442 millones de euros de beneficio (el 8,6% más) en plena crisis del coronavirus, que se ha llevado más del 13% de su valor en Bolsa esta semana. En este mercado, temeroso de una caída de beneficios y que descuenta cada día más una desaceleración económica, un valor como Aena –principal operador del mundo por número de pasajeros– presenta una recomendación mayoritaria de venta según el consenso de Bloomberg.

Pero por los aeropuertos de Aena se movieron el año pasado 275,2 millones de pasajeros, generó caja por 2.114,3 millones de euros y además, ha prometido un dividendo de 7,58 euros por título que a los precios actuales (150 euros) supone una rentabilidad del 4,9%.
Estas son las características empresariales que buscan ahora muchos gestores en tiempos de incertidumbre.

Pero esta empresa, controlada por la pública Enaire con el 51% del capital, también soporta sus incógnitas. La más inmediata es el coronavirus, que impone la reducción de viajes y, por tanto, de su negocio. Pese a ello, Aena estima que se incrementará el 1,9% este año, previsión que para el analista de Banco Sabadell, Óscar Rodríguez Rouco, puede llegar a resultar demasiado optimista. “Aunque a nivel operativo la situación de la compañía es de clara estabilidad, el hecho de que el efecto del coronavirus continúe siendo una incógnita podría seguir lastrando al valor, pese a que en circunstancias normales el tráfico debería recuperarse rápidamente una vez que el brote vírico remita”, explica.

Las otras dudas sobre el valor nacen de la regulación pública de su actividad. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aprobó a finales del pasado año una reducción global del 1,44% en las tarifas de Aena que deberá aplicarse desde este mes de marzo. Una regulación que nace del Documento de Regulación Aeroportuaria (Dora) que finaliza en 2021 y que marcará nuevos objetivos para el periodo 2022-2026. Como indica el experto de Sabadell, en la regulación entran en juego muchas variables, por lo que es difícil prever su influencia en los ingresos futuros.

Otro camino para el crecimiento es la compra de nuevos aeropuertos. Actualmente, Aena posee dos de los diez aeropuertos más importantes de la UE en términos de pasajeros: Madrid y Barcelona, con otros 44 aeropuertos en nuestro país y 2 helipuertos. Entre sus inversiones en el exterior destaca el londinense de Luton, del que posee el 51% del capital. Además, está presente en aeropuertos de Brasil, México, Jamaica y Colombia. Óscar Rodríguez no descarta nuevas adquisiciones este año, que no serían de gran volumen.

Tras la publicación de los resultados de 2019, el banco estadounidense Goldman Sachs apunta que “nuestra opinión sobre Aena sigue siendo la misma: estimamos que la empresa está ganando demasiado en su negocio regulado. Una normalización en el gasto de capital combinado con una caída en precios desde 2022 (reglamentarios) o una caída en el tráfico (por ejemplo, relacionado con virus) provocarán una disminución en el rendimiento del capital y el cash-flow libre en los próximos años”. Así, mantienen su calificación de venta con un precio objetivo de 153 euros por acción.

Un beneficio operativo (Ebitda) y beneficio neto planos en Aena es la previsión del analista de Intermoney, Guillermo Barrio, para este 2020 en el que resalta los buenos resultados obtenidos el pasado ejercicio. “La ausencia real de crecimiento no es precisamente el mejor complemento a la gran incertidumbre global por la que pasamos. Mirando a largo plazo, incluso asumiendo cierto efecto de la crisis del coronavirus, señalamos que no vemos grandes problemas respecto al futuro DORA2 (2022-26), que esperamos que mantenga sin cambios relevantes la regulación actual, permitiendo a Aena generar crecimientos anuales de Ebitda del 3%. Confirmamos nuestra recomendación de mantener en Aena, así como nuestro precio objetivo de 170 euros por acción”, explica.

Bank of America es de las firmas que tiene un precio objetivo más bajo, en los 145 euros por título. Apunta como riesgos a la baja de Aena, una mayor desaceleración del crecimiento del tráfico, crecimiento de los costes, recortes arancelarios desde 2022 a medida que se ajustan los retornos permitidos o presiones en las ventas minoristas del aeropuerto debido a la competencia del comercio electrónico.

Muy lejos de los máximos

Una OPV inolvidable. Hace ahora cinco años, se estrenaba en Bolsa Aena con un precio de colocación de 58 euros, al desprenderse el Estado de un paquete del 49% del capital. En este periodo ha multiplicado su precio por 2,6 veces, siendo una de las operaciones de salida al mercado más rentables y de mayor calado. Aena ha dado grandes alegrías a los accionistas, tanto por subida como por dividendo. Ahora con 150 euros por título queda lejos del nivel de los 180 euros que rozó en abril de 2017 y de los 170 euros en los que cotizaba a finales del pasado año.

Mayores costes. La guía para 2020 que comentó Aena esta semana para explicar sus resultados ha dejado un poco fríos a los analistas, que no aprecian objetivos ambiciosos para 2020. Guillermo Barrio de Intermoney apunta que “de forma algo confusa, la operadora explica un aumento de costes operativos como medida para abaratar costes, sin que dé objetivos a largo plazo de esto último”. Así, prevé incrementos de gastos corrientes del 10%, incluyendo sueldos, seguridad, limpieza y otros que según este analista impedirán crecimientos del beneficio.

Normas
Entra en El País para participar