Christian Mueller-Glismann (Goldman Sachs): “Aconsejamos comprar Bolsa española y vender italiana ”

Sobrepondera con cierta prudencia la renta variable, con el mercado británico como favorito. Cree que EE UU no será en 2020 el mercado seguro y de fuertes rentabilidades de años atrás por el riesgo político

Christian Mueller-Glismann, director de asignación de activos de Goldman Sachs
Christian Mueller-Glismann, director de asignación de activos de Goldman Sachs

El responsable de la asignación de activos de Goldman Sachs, recomienda sobreponderar este año la renta variable, si bien también muestra cierta inquietud ante un excesivo apetito por el riesgo entre los inversores. Christian Mueller-Glismann tiene una visión neutral para la Bolsa estadounidense, que estará este año sujeta al riesgo político de las elecciones. El mercado bursátil británico es su favorito y aconseja además jugar la carta de la Bolsa española frente a la italiana. No ya por que se haya despejado la incertidumbre política con la formación de Gobierno sino por factores fundamentales, como un alza de los tipos de la deuda que beneficiará a la banca.

Después de un año bursátil tan bueno como 2019, ¿qué espera para este ejercicio?

Sobreponderamos la renta variable. Pensamos que una modesta sobreponderación de la Bolsa tiene sentido porque, a diferencia de lo que sucedió en 2018, existe el apoyo de los bancos centrales. Las rentabilidades de los bonos son muy bajas o negativas, lo que significa que la prima de riesgo de la Bolsa es superior a lo que era hace dos años. Los inversores quizá son demasiado alcistas en el corto plazo, es cierto que el posicionamiento actual en Bolsa es un poco preocupante aunque la renta variable dejará los mayores rendimientos entre los distintos activos este año. 

¿Por qué estar preocupado por ese nivel de exposición al riesgo cuando aconsejan sobreponderar la renta variable?

Si miras la rotación desde los bonos a la Bolsa, el mercado está un poco por delante de los datos macroeconómicos y eso eleva el riesgo de una decepción a medio plazo. Hay muchas cuestiones que pueden asustar al mercado. Por ejemplo, que los salarios del mercado laboral estadounidense repunten con fuerza, que el mensaje sobre la guerra comercial sea menos positivo, que el resultado de las elecciones en EE UU de este año sea menos favorables para los inversores… Hay muchas cuestiones que, en un momento de posiciones tan alcistas, pueden provocar una ligera corrección. La asignación media de los hogares estadounidenses a la Bolsa está en récord. Si tienes un shock en la Bolsa, dañaría gravemente la confianza del consumidor estadounidense. La vía por la que EE UU entraría en recesión no son las manufacturas, que son una porción menor de la economía frente al consumo.

"Los inversores son quizá demasiado alcistas a corto plazo. El mercado va por delante de los datos macroeconómicos”

¿Y qué previsión tiene para la economía global?

El factor clave para este año es el crecimiento. Nuestro escenario base es que habrá una ligera recuperación gracias a la guerra comercial, que está relajándose, al igual que el Brexit, a mejores datos de la actividad manufacturera y a una increíblemente saludable confianza del consumidor en
EE UU. Nuestra estimación es un crecimiento del PIB global este año del 3,4%, frente al 3,1% de 2019. Habrá una aceleración a lo largo del año, porque el avance real de ahora está por debajo del 3,1%. Y eso es lo que le gusta a la Bolsa y a los activos de riesgo, la aceleración en el crecimiento. No esperamos que la macro decepcione de forma significativa, con alzas de tipos o un shock geopolítico. No vemos nada de ese tipo que nos lleve a ser neutrales en Bolsa.

¿Puede ser un año más difícil para la Bolsa de EE UU ante las elecciones presidenciales?

En nuestra asignación de activos para este año vemos que EE UU puede que no sea un lugar tan seguro para la inversión. Este año puede ser algo diferente ya que el riesgo político está ahí. Por un lado el actual presidente ha sido muy favorable para el mercado, al margen de la guerra comercial. Por otro lado tienes candidatos demócratas con políticas no tan favorables a la inversión y que incluyen alzas de impuestos y cambios en sectores que precisamente han propiciado que Wall Street se comporte mejor que otros mercados en la última década. En nuestras recomendaciones tenemos menos preferencia por EE UU, estábamos habitualmente sobreponderados y ahora estamos más neutrales, también en crédito estadounidense. No esperamos que la revalorización del dólar continúe, a lo que contribuirá el riesgo político. Y no hay que olvidar que el impacto positivo del alza de impuestos ha empezado a disiparse.

¿Prefiere la Bolsa europea?

En 2019 estuvimos neutrales en Bolsa europea y seguimos estándolo. El riesgo político en Europa se está estabilizando, hay muchos inversores que por primera vez en mucho tiempo ven más riesgo político en EE UU que en Europa. Pero la zona donde somos más alcistas es Reino Unido, es nuestro mercado favorito. Muchos inversores han evitado Reino Unido por el riesgo político y ahora están volviendo, es una buena oportunidad. Otra cuestión importante es la expansión fiscal. Con un crecimiento débil estructuralmente, una de las pocas cosas que puede animar a los inversores es el impulso fiscal. Trump ha sido un ejemplo de ello, Japón también y Reino Unido puede ser uno de los principales países desarrollados que impulse los estímulos fiscales.

"Es posible que la falta de Gobierno penalizara al Ibex en 2019 pero sobre todo fueron los bajos tipos y el peso de la banca”

¿Cómo ve el mercado español ahora que ya hay Gobierno?

Es posible que la ausencia de Gobierno contribuyera a que el Ibex lo hiciera peor el pasado año pero la principal causa fueron los bajos tipos de interés y el peso de los bancos en el índice. Nuestra previsión es que el bund se acerque al cero a finales de año, con lo que el entorno para los bancos es un poco mejor. La Bolsa española fue peor en 2019 por muchas razones, también hay que tener en cuenta su exposición a mercados emergentes, mucho mayor que la italiana. Y ahora vemos una mejora en los mercados latinoamericanos. Las valoraciones se han quedado atrás y eso hace que efectivamente nos guste la Bolsa española. De hecho, nuestra recomendación para 2020 es ponerse largos de Bolsa española y cortos de italiana. Es una de nuestras recomendaciones clave y la política no es una razón fundamental, no es la base de nuestro posicionamiento.

¿Hay alguna oportunidad en la renta fija?

La infraponderamos. Hay mucho riesgo de pérdidas en caso de que decepcione el crecimiento económico. El potencial de rentabilidad de la renta fija es el peor de la última década aunque no esperamos subidas de tipos en Estados Unidos ni tampoco fuertes ventas de bonos.

Normas
Entra en El País para participar