¿Tablet o portátil? Intel muestra un sorprendente ordenador con pantalla plegable

¿Tablet o portátil? Intel muestra un sorprendente ordenador con pantalla plegable

Se trata de un concepto que mezcla portátil y tablet.

Aunque el año pasado ya empezamos a ver cómo las pantallas plegables comenzaban a hacerse un hueco dentro del territorio de los teléfonos móviles, en este 2020 parece que esa fiebre se va a exportar a otros ámbitos de la tecnología como son los tablets, los ordenadores portátiles, etc. E Intel, desde el CES 2020 de Las Vegas, ha mostrado cómo ve el futuro próximo.

El nombre de este dispositivo se las trae, porque es el de Horseshoe Bend (curva de herradura), en honor a esos accidentes geográficos que crea la Naturaleza en algunos cursos de los ríos, y que da una idea clara del concepto que permite a este dispositivo doblarse para ocupar menos espacio cuando lo transportamos. 

Pantalla OLED plegable para el ordenador

Este portátil presentado por Intel cuenta con una pantalla OLED con apariencia de 12 pulgadas que se transforman en 17,3 (extendida) y una relación de aspecto 4:3, es decir, como los iPad de Apple y las viejas televisiones de tubo que eran más cuadradas que las actuales 16:9 que tenemos en casa. Aún así, hablamos de un ordenador que se sitúa en los límites que le separan del territorio tablet...

Horseshoe Bend de Intel.
Horseshoe Bend de Intel.

Estamos ante un ordenador que se puede utilizar apoyado en la mesa y completamente abierto, como si fuera una tableta, pero que también podemos doblarlo para que tome la forma de un portátil y, una vez así, decidir si la parte inferior la queremos utilizar como zona para mostrar contenido o para el teclado virtual que aparecería en pantalla.

Como podéis ver por el GIF que os hemos dejado justo encima, su uso parece realmente intuitivo y, muy importante, no parece que la pantalla tenga irregularidades en la zona de plegado que impidan utilizarlo deslizando (por ejemplo) el dedo desde la parte superior hasta la inferior del panel. Este es, precisamente, uno de los mayores reparos que provoca la tecnología de pantallas plegables en los usuarios: saber si esa zonas, con el paso de los meses y los años, se resentirán o se mantendrán como el primer día.

Sea como fuere, este Horseshoe Bend de Intel funciona con Windows 10 y un procesador Tiger Lake de 7nm. que facilitará la fabricación de ordenadores (¿o tablets?) muy, muy finos aunque con potencia suficiente como para llevar encima un hardware eficiente capaz de rendir con programas de cierta exigencia. De momento no hay datos sobre una posible comercialización, especificaciones de hardware o precio.

Normas
Entra en El País para participar