BBVA y CaixaBank lanzan bonos por 4.000 millones para lograr liquidez del BCE

Incluirán en balance los títulos para canjearlos en la próxima TLTRO; el límite para acudir a la nueva operación será el 11 de diciembre

BCE Pulsar para ampliar el gráfico

Los bancos se preparan para acudir a la nueva megasubasta de liquidez del BCE. El plazo límite para pedir el dinero concluirá el próximo 11 de diciembre, y algunas entidades están creando colateral para llevar al Banco Central, que acepta varios tipos de activos como garantía del efectivo que les prestará. BBVA ha lanzado bonos de titulización de hipotecas por 1.800 millones de euros y CaixaBank, por 2.132 millones. Se trata de colaterales específicos para llevar al BCE que los bancos se quedan en balance, no se venden entre inversores.

La tercera edición de inyecciones de liquidez a largo plazo teledirigidas para prestar dinero (TLTRO III, en la jerga) mantiene la ventaja de que los bancos recibirán por esa liquidez por la que obtendrán un interés del 0,5%, siempre que cumplan determinadas condiciones vinculadas a que inyecten ese dinero en la economía real. Si no, el tipo será del 0%. El organismo que preside Christine Lagarde ha tomado medidas para evitar el fracaso de la subasta celebrada en septiembre.

Ningún banco español acudió entonces y en general la asistencia fue mínima, con peticiones totales por tan solo 3.400 millones de euros, muy lejos del importe de la subasta anterior de este tipo, de marzo de 2017, en la que se solicitaron 233.470 millones. Tan escasa demanda se explica en parte en el hecho de que hasta el 30 de octubre no entró en vigor el sistema de tiering por el que el BCE libera en parte de penalización el exceso de liquidez de la banca (seis veces el importe de sus reservas mínimas). Así, las entidades habrían preferido no acumular más liquidez en espera de que se activara ese mecanismo. Pero, además, subyace el hecho de la menor demanda de crédito que impone la desaceleración económica, ante lo que la banca se inhibe de pedir al BCE un dinero que quizá no va a llegar a prestar.

Los últimos datos conocidos revelan que en España los ciudadanos están apretándose el cinturón y prescinden de los préstamos si es posible. Por primera vez desde el segundo trimestre de 2013, las peticiones de crédito se redujeron en el tercer trimestre en todos los ámbitos: crédito a empresas, al consumo e hipotecas. Para incentivar que se solicite la liquidez, el BCE mejoró en septiembre las condiciones de la nueva ronda TLTRO III, ampliando el plazo de dos a tres años. La disposición a acudir de las entidades españolas es discreta aunque sí más decidida que en septiembre. Fuentes financieras señalan que BBVA acudirá con toda seguridad en esta ocasión. En la titulización mencionada se especifica que el objetivo es “disponer de activos líquidos que puedan ser utilizados como garantía en operaciones con el eurosistema”. También es el escenario más probable para Bankia, mientras que Santander y CaixaBank están analizando la oportunidad.

La entidad que pilota Gonzalo Gortázar, además del colateral creado recientemente, contaba con un colchón de este tipo de activos por 33.000 millones a cierre de septiembre. CaixaBank tenía entonces un saldo deudor en el BCE de 14.773 millones de euros, tras haber devuelto 13.410 millones de las subastas previas. Desde la entidad señalan, en todo caso, que la última titulización por más de 2.000 millones de euros no se ha creado ad hoc para la próxima subasta.

Los cálculos de UBS revelan que quedarán libres del pago unos 800.000 millones de euros hasta ahora penalizados (véase gráfico). La liquidez total depositada en el BCE a cierre del pasado viernes era de 1,79 billones de euros. Los bancos habían abonado a la institución más de 7.000 millones en intereses a julio, según Moody’s.

Los bancos que más han empleado la caja fuerte del BCE, que ha ido encareciéndose paulatinamente, son los alemanes, con cerca de 800.000 millones de euros, seguidos de los franceses, con alrededor de 500.000. Los españoles se sitúan en la parte baja de la tabla con menos de 100.000 millones de euros.

Sabadell no irá a la subasta de diciembre

Para 2020. Sabadell no acudió a la primera subasta de liquidez TLTRO III del BCE del pasado septiembre y tampoco lo hará en la siguiente, en el presente mes. Fuentes de la entidad reconocen que este año no van a acudir a esta ronda de liquidez condicionada a la concesión de crédito aunque sí apuntan que será una posibilidad de cara a 2020, ya que los términos de la subasta son atractivos. La entidad asegura sentirse cómoda en su posición de liquidez y a finales de octubre cerró su programa de emisiones de deuda del año con una colocación de 500 millones a seis años.

Repagos. A cierre del tercer trimestre, Sabadell aún contaba con 13.500 millones de euros de financiación de la anterior ronda de liquidez TLTRO II, de los que 3.000 millones tienen vencimiento en el segundo trimestre del año próximo y el resto, en el primer trimestre de 2021. En el tercer trimestre, repagó 2.000 millones de euros en líneas TLTRO II. La entidad tiene depositados en el BCE 10.300 millones de euros.

Normas