Solo dos marcas de coches están listas para la transición energética... y una es china

Tesla y Beijing Automotive lideran la carrera del vehículo eléctrico, según Moody's. Salvo BMW, la industria europea va a la zaga de la asiática

Solo dos marcas de coches están listas para la transición energética... y una es china pulsa en la foto

Solo dos fabricantes de automóviles están listos para aprovechar la transición energética en ciernes. Uno es nativo eléctrico y el otro, chino. Tesla (pese al fiasco del vidrio blindado del Cybertruck) y Beijing Automotive encabezan el pelotón en la carrera por el título mundial de constructores menos contaminantes, según un informe publicado a comienzos de mes por Moody’s.

Aunque BMW obtiene un meritorio tercer puesto, la clasificación general deja mal parada a la industria europea y refleja el ascenso de la escudería china, que coloca dos representantes entre las nueve marcas que van en el grupo de avanzada, Geely Automobile y Dongfeng Motor.

El estudio de Moody’s evalúa qué tan preparados están los 20 fabricantes de coches más grandes del mundo para beneficiarse de un futuro más restrictivo con las emisiones de gases contaminantes.

El análisis toma en cuenta una serie de consideraciones, como la proporción de vehículos eléctricos o híbridos producidos o en desarrollo, los acuerdos con proveedores para asegurarse el suministro de baterías, y su exposición a las políticas medioambientales en sus principales mercados.

La agencia aclara que los resultados no son calificaciones crediticias ni guardan relación directa con la solvencia de las empresas, si bien señala que el riesgo de perder cuota de mercado a causa de la transición energética ya es uno de los muchos criterios que sus analistas recogen en sus informes.

La agencia de calificación señala que la mitad de los 20 primeros fabricantes no están listos para una economía baja en carbono

En una escala del 1 al 10, el estudio da a las 20 compañías una puntuación promedio de 6, lo que indica “un posicionamiento moderado”.

Esto significa que aproximadamente la mitad de los fabricantes “no están en una posición sólida para manejar la transición energética”, para lo cual, según la agencia, haría falta “un cambio radical”, tanto en la estrategia de producción como de la venta de vehículos eléctricos, así como en el nivel de inversión en nuevas tecnologías.

Moody’s concluye también que será necesario que la mitad de las compañías analizadas incrementen fuertemente su gasto de capital para que se cumpla el deseo de la Agencia Internacional de la Energía de que el 25% de los vehículos que circulen por las carreteras en 2030 (22 millones) sean ecológicos.

El informe agrupa a las marcas en cuatro categorías según su capacidad para adaptarse a una economía baja en carbono. Solo dos muestran un posicionamiento avanzado: Tesla, una empresa que nació en Silicon Valley para impulsar el transporte sostenible, y Beijing Automotive, compañía estatal con sede en Pekín y holding de varios fabricantes chinos, entre ellos Arcfox, marca especializada en eléctricos.

ECF Arcfox
Presentación del ECF, un concept car eléctrico de Arcfox, filial de Beijing Automotive, en el Salón de Ginebra de este año.

Otras dos firmas chinas, Geely Automobile y Dongfeng Motor, figuran en el grupo de posicionamiento fuerte, junto con BMW, Honda, Toyota, Nissan, Kia, Volvo (filial de Geely desde 2010) y Jaguar Land Rover (propiedad de la india Tata). Entre las casas europeas, Daimler y Renault exhiben avances moderados y Volkswagen, Peugeot y Fiat, deficientes.

“Las empresas chinas todavía tienen mucho margen para crecer localmente. Su demanda interna es difícil de abastecer y eso les hace perder apetito por otros mercados. Pero llegará el día que decidan dar el salto y las marcas tradicionales van a sufrir”, advierte Miguel Valldecabres, CEO de QEV Technologies, firma de electromovilidad con sede en Barcelona.

“Ya hay SUV 100% eléctricos muy decentes por debajo de los 20.000 dólares sin subvenciones en China, como es el caso del GX5 de Zedriv”, apunta. Y recuerda que el paradigma de lo chino como producto barato se está acabando: “El mercado ya sabe que hasta el iPhone está hecho allí”.

Discrepancias

Volkswagen ID.3
Un empleado limpia el logo de Volkswagen durante la presentación del eléctrico ID.3, en Zwickau, Alemania, el 4 de noviembre pasado. Reuters

Scope, servicio de inteligencia de mercado del Automotive Intelligence Center (AIC) de Bizkaia, discrepa de Moody’s. La firma concede a Tesla y BAIC el segundo y tercer puesto en producción de eléctricos por debajo de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi y prevé que para 2025, el top ten estará dominado por marcas occidentales, con Volkswagen escalando al segundo lugar. La única china en su ranking será Geely, matriz de Volvo, y Lotus, que ocupará el sexto puesto.

"Para 2025 irrumpe con mucha fuerza, escalando de manera fulgurante hasta la segunda posición el grupo Volkswagen, gracias a que es el fabricante que más está invirtiendo en el lanzamiento de vehículos eléctricos puros", destaca Jaime Balaguer, analista coordinador de Scope.

Recuerda que el grupo alemán aprovechó la presentación de su plan de inversiones para actualizar su calendario de lanzamientos. Así, anunció que en 2029 dispondrá de al menos 75 modelos 100% eléctricos y 60 híbridos.

"Para entonces, Volkswagen habrá vendido cerca de 26 millones de coches eléctricos, de los cuales 20 millones serán modelos basados en la plataforma MEB [bloque de construcción modular de propulsión eléctricay otros 6 millones en la PPE [Plataforma Premium Eléctrica] de Audi y Porsche. Los híbridos, por su parte, se quedarán en unos 6 millones de unidades", indica.

En el análisis de Moody's, el fabricante alemán pasa de tener una posición deficiente en 2018 a una fuerte en 2023. 

Normas