Nace el primer ranking para elegir las mejores firmas en las que trabajar

El estudio se centra en organizaciones de más de 20 empleados

Nace el primer ranking para elegir las mejores firmas en las que trabajar

Por mucho que avance la tecnología, los despachos de abogados son, y seguirán siendo, en esencia, negocios de personas en los que contar con el mejor talento es un factor determinante para el éxito de la organización. Precisamente, para ayudar a las firmas a atraer a los más brillantes profesionales y, a su vez, sacar lo mejor de los que ya tienen, la consultora Great Place to Work ha presentado el primer ranking que evaluará cuáles son los mejores bufetes para trabajar del sector legal español. La consultora ha estudiado ya a más de 65.000 empresas alrededor de todo el mundo.

Participación

La parte más visible del estudio es el ranking que se publicará en junio de 2020. En él aparecerán todos los bufetes que se hayan presentado y, tras la evaluación, hayan obtenido más de un 50% de puntuación en el índice de confianza (o trust index). En la lista solo aparecerán las firmas reconocidas como los mejores sitios para trabajar; no se difundirá el nombre de aquellas cuya puntuación no llegue al aprobado (ni se sabrá que se han presentado al ranking). “No queremos buscar a quien lo hace mal, sino detectar y contar quiénes son aquellos que lo hacen mejor”, explicó el pasado jueves, en la presentación del ranking, Jaime de Nardiz, de Great Place to Work.

La consultora evaluará a cada despacho a través de una encuesta compuesta por 60 preguntas que se enviará a toda la plantilla (las respuestas de cada uno de los miembros de la misma tendrán el mismo valor, sin importar su posición en la estructura). Como describió Nicolás Ramilo, director general de Great Place to Work España: “No somos nosotros los que analizamos a la organización, sino que lo hacen sus propios empleados”.

El estudio permitirá tres cosas. En primer lugar, obtener la nota que facultará que la firma aparezca en el ranking de mejores lugares para trabajar y consigan una certificación que así lo acredite. En segundo término, el bufete recibirá un análisis individualizado de su situación (que será confidencial, solo él tendrá acceso al mismo), junto con cuáles son sus puntos de mejora y qué medidas puede desplegar para incrementar la satisfacción de sus empleados. Y, en tercer lugar, conocerá las prácticas que están poniendo en marcha el resto de actores del ámbito legal, así como las de organizaciones de otros sectores de actividad económica.

Podrán presentarse todos los despachos de abogados que cuenten con una plantilla superior a 20 trabajadores. Es probable, según los organizadores, que la publicación de los resultados requiera cierta segmentación en varios tramos por número de profesionales, pero la decisión final se adoptará cuando se tenga el listado completo de firmas inscritas.

“Que una empresa sea un gran sitio para trabajar no solo depende de los jefes o del área de recursos humanos, sino de cada una de las personas que forman parte de la empresa y de lo que puede cada uno puede aportar a la misma”, señaló Ramilo.

Voluntad de mejora

Tanto Ramilo como De Nardiz subrayaron que, según su propia experiencia, a pesar de que resultan lógicos los recelos, la propia voluntad de una organización de someterse a un examen de este tipo tiene un efecto positivo sobre la plantilla. Además, según sus datos, las empresas que cotizan en Bolsa que obtuvieron una nota en su índice por encima del 70% “crecen tres veces más rápido que sus competidoras”, aseveraron.

Junto con los representantes de Great Place to Work, durante la presentación, también tomó la palabra Cristina Sancho, directora de comunicación de Wolters Kluwer en España y Portugal, empresa que colaborará en la difusión del ranking. Tal y como subrayó Sancho, “la sociedad demanda, cada vez más, organizaciones más seguras, más justas y más transparentes” y “no solo enfocadas al cliente, sino al éxito del cliente”, por lo que mostró que una evaluación de este tipo puede ser un instrumento útil para “hacer mejor las cosas”.

Great Place To Work es una consultora con más de 30 años de experiencia en la evaluación de compañías de todo tipo y situadas en todas las áreas geográficas del mundo. El objetivo de sus informes es analizar cómo se gestiona el talento y, a su vez, dar instrumentos para que las compañías sean capaces de maximizar su potencial.

El bienestar, en datos

Trabajo atractivo. Promover un buen clima de trabajo y mejorar la satisfacción del abogado con el despacho no solo contribuye a proyectar una buena imagen al exterior, sino que impacta directamente sobre el negocio. Y es que al mejorar su reputación, la firma se convertirá en un destino atractivo para los jóvenes abogados.

Retención del talento. Además de captar nuevas promesas, fomentando la satisfacción del personal el bufete evitará que sus trabajadores talentosos se vayan a la competencia. Circunstancia especialmente relevante teniendo en cuenta que, según un informe de la norteamericana Fundación NALP, el 44% de los socios abandona su firma a los tres años. Este goteo de salidas les cuesta a los despachos entre 200 y 500 millones de dólares al año.

Nuevos clientes. Más allá de las repercusiones internas, el bienestar en los bufetes es un elemento que cada vez suscita más interés a las empresas. De hecho, desde la Association of Corporate Counsel (ACC), una organización que aglutina a in houses de empresas a nivel mundial, comentaron el pasado julio a este diario que las asesorías jurídicas internas están valorando incluir, entre los requisitos de contratación de un despacho, la efectiva implementación de medidas de bienestar.

Normas