Ned Naylor-Leyland : “Invertir en oro carece de riesgo pero tampoco genera beneficios”

El gestor de Merian Global Investors afirma que el metal es el único valor refugio

oro inversión
Ned Naylor-Leyland, gestor de Merian Global Investors.

El oro acumula una subida del 16% en el año, después de tocar máximos de 2013 en septiembre, al llegar a los 1.552 dólares por onza. Aunque todas las señales indican que la incertidumbre provocada por la guerra comercial, el Brexit o el impeachment contra Trump son los responsables de la huida hacia valores refugio como el metal dorado, Ned Naylor-Leyland, gestor de Merian Global Investors, considera que el desencadenante de este rally es otro. "Entre estos eventos y el precio del oro, está el mercado de bonos", con lo que el metal solo fluctuará si este último registra movimientos. "Lo que importa es la política monetaria y las tendencias de gasto público" y ante la incertidumbre actual, los bancos centrales están anunciando la vuelta o el mantenimiento de medidas acomodaticias que impulsan el precio del metal dorado.

El gestor afirma que las "fuertes promesas" realizadas por la Reserva Federal en los últimos cinco años han "contenido" el valor del oro y la plata, pero el cambio de estrategia de los últimos meses, con recortes de los tipos de interés, ha impulsado ambos metales. De hecho, Naylor-Leyland subraya que mientras que el oro ya ha despuntado en euros o en libras, "aún tiene margen" para hacerlo en dólares debido a estas promesas incumplidas de la Fed, que le permitirán llegar a los 2.000 billetes verdes por onza.

No obstante, el experto llama a no hablar de rally de los metales, pues lo que en realidad está ocurriendo "no es que el oro esté subiendo, es que el euro y el dólar están cayendo".

Asimismo, frente a la tendencia del mercado de huir hacia activos refugio, como las divisas, la renta fija o los metales en momentos de volatilidad del mercado, Naylor-Leyland subraya que el único valor refugio que carece totalmente de riesgo es el oro. "Si guardas 100 euros bajo la cama, sabes que a los 10 años no tendrán el mismo valor, pero el oro, sí, puesto que el metal es dinero mientras que los euros son créditos", explica.

Y es este nivel de riesgo cero la razón por la cual los "bancos centrales poseen en torno al 70% de sus reservas en este metal". El Banco de España sería una excepción en este sentido, explica, pues se limitan al 13%, después de que durante los años previos a la crisis económica, la institución se deshiciera de casi la mitad de sus reservas. El hecho de que en un momento dado el oro comience a resurgir entre los inversores, como está ocurriendo en la actualidad, se debe a un "cambio de percepción" en el momento en el que el riesgo de la renta fija se hace más evidente y "recuerdan" la posibilidad de apostar por el oro.

No obstante, advierte de que el hecho de carecer de riesgo supone que tampoco genera beneficios. Por ello, como alternativa propone la inversión en plata, una "versión más volátil del oro" –que acumula una revalorización del 13% en lo que va de año y se sitúa en niveles de 2016– o en compañías mineras.

De hecho, el 80% de la cartera del fondo que gestiona, el Merian Gold and Silver Fund, lo componen estas empresas, mientras que solo un 9% de su apuesta inversora está dirigida al oro como materia prima.

Diversificar y evitar el mercado europeo

Si el inversor quiere aprovechar el rally del oro o la plata, que suma un 13% en 2019, Naylor-Leyland apuesta por la diversificación, aunque con límites geográficos. El Merian Gold and Silver fund evita exponerse a mineras asiáticas, africanas o rusas e invierte tan solo en valores australianos o americanos por la experiencia de las mineras latinoamericanas en este sector o el desarrollo de las infraestructuras, entre otras cuestiones.

Asimismo, el gestor también evita los valores europeos. "Incluso aunque encuentres un valor atractivo, tu capacidad para explotarlo es casi imposible debido a las regulaciones y los lobbies", subraya.

Normas