Este kit cabe en tu mano y convierte tu bicicleta tradicional en una eléctrica

Este kit cabe en tu mano y convierte tu bicicleta tradicional en una eléctrica

Un dispositivo que nos proporciona velocidades de hasta 24 km por hora.

El transporte está cambiando drásticamente, desde el desarrollo de los coches eléctricos, hasta los patinetes eléctricos que podemos ver en nuestras ciudades. Las bicicletas eléctricas son otro importante reclamo y un medio de transporte limpio que muchos utilizan a diario. Si además tenemos la posibilidad de contar en nuestra bicicleta con un motor eléctrico, las pendientes y desniveles se nos harán más sencillos de superar.

De la mano de un pequeño kit podemos convertir cualquier bicicleta convencional en una eléctrica, otorgando así un valor adicional a esta. Una manera de convertir nuestro día a día y promoviendo aún más el uso de un vehículo saludable como es la bicicleta.

Un kit bien equipado y completo

Este kit cabe en tu mano y convierte tu bicicleta tradicional en una eléctrica

El pequeño kit recibe el nombre Swytch, estando compuesto por un completo sistema denominado "Power Pack" que incluye; batería junto a controlador, un conector para utilizar en el manillar, una rueda con motor ya incluido y un sensor que colocaremos en el pedal. A pesar de poder parecer algo complejo de instalar, podemos seguir las instrucciones explicadas paso a paso, con las que nosotros solos o ayudados por un profesional, seremos capaces de otorgar a nuestra bicicleta el apellido de eléctrica.

Además de todo lo que hemos mencionado, también incluye una pequeña pantalla LED, lo que sería nuestro panel de control, el cual utilizaremos desde el conector del manillar y el que nos permitirá elegir entre los nueve niveles de potencia diferentes.

Disfruta de tu bicicleta, como nunca lo habías hecho

Este kit cabe en tu mano y convierte tu bicicleta tradicional en una eléctrica

Desde el momento en que montamos el kit, podemos comenzar a darle uso a este curioso producto, el sensor colocado en el pedal es clave para detectar el momento de que el usuario está pedaleando y con qué fuerza, para permitirnos comenzar a usar el motor y su asistencia con la pantalla que hemos mencionado anteriormente.

El proceso de adaptación no tiene nada que ver con los patinetes eléctricos, dado que la bicicleta sigue siendo la misma de siempre, solo que contaremos con una ayuda extra, un punto más a favor de aquellos que quieren circular por la gran ciudad en modo eco.

Sin lugar a dudas estamos ante un producto que ha muchos usuarios llamará la atención, pero el punto más importante, su precio, será decisivo. Comenzando desde los 560 euros al cambio aproximadamente, podemos encontrar un kit donde la autonomía llega hasta los 80 kilómetros recorridos. Aunque si necesitamos de más, podríamos comprar otra de las versiones ofrecidas por la propia empresa.

Normas