Cómo reducir los accidentes in itinere o ‘in misión’ en tu pyme

Plan de movilidad para pymes para reducir los accidentes laborales, tras los últimos análisis de siniestralidad.

siniestralidad laboral

El 93% de los españoles deben desplazarse cada día para desarrollar su actividad profesional, según datos de RACE. Y, de todos ellos, el 77% lo hace en un vehículo privado a motor. Además, otros muchos deben hacer desplazamientos durante la propia jornada laboral para visitas comerciales, técnicas, reparto de paquetes, etc. Los últimos datos de los informes de siniestralidad laboral, tanto in itinere como in misión, son alarmantes. De media, hay más de medio millón de accidentes laborales, si solo contamos los que tienen baja médica. Además de las consecuencias sanitarias, repercute directamente en las económicas. Según las estadísticas de RACE, en los últimos nueve años, la Seguridad Social ha perdido más de cien millones de euros a causa de estos accidentes laborales, poniendo de manifiesto la necesidad de implantar medidas urgentes.

Por ello, la Mutua Colaboradora de la Seguridad Social Umivale, junto al Ministerio de Trabajo, han publicado un plan de actividades preventivas. Una guía con las directrices necesarias para crear un plan de movilidad en la empresa, con el objetivo de reducir los accidentes.

Pasos para crear un plan de movilidad en una pyme

Un plan de movilidad es un documento donde se exponen las acciones puestas en marcha por la empresa para garantizar la seguridad y la salud de sus trabajadores cuando van y vienen del lugar de trabajo o durante sus desplazamientos durante la jornada laboral, si los hiciera. Estas acciones promueven desplazamientos sostenibles y deben revisarse de manera periódica.

Según se indica en la guía de Umivale, las pymes deben seguir estos cuatro pasos para la elaboración del plan de movilidad.

  1. Compromiso con la empresa. Para garantizar la seguridad con los trabajadores en dos niveles:
  • Interno. Los objetivos de seguridad vial más allá de la Prevención de Riesgos Laborales, y ampliar hacia la Responsabilidad Social Corporativa.
  • Externo. Debe basarse en la Carta Europea de Seguridad Vial. Se trata de una iniciativa de la Comisión Europea en la que se aportan medidas y buenas prácticas comunes para todas las entidades.
  1. Asignación de responsables. Se precisa crear un grupo de trabajo que se encargue de elaborar e implementar el plan de movilidad. Cada miembro del grupo se encargará de una serie de funciones diferentes:
  • Dirección. Los gerentes, en el caso de las pymes, que deberán liderar la iniciativa, otorgar al plan los recursos que necesite, designar las personas para el desarrollo, contactar con las organizaciones pertinentes y aprobar el plan.
  • Gestor. Lo designa la dirección, y se encargará de coordinar el equipo de trabajo y elaborar el programa. Será quien impulse y supervise el desarrollo del plan, así como proponer las mejoras que considere. También es la persona que lo presenta.
  • Comisión de seguimiento. Lo designa la dirección y este grupo de encargarán de participar en las fases de elaboración, asistiendo a las reuniones necesarias y plantear propuestas.
  • Trabajadores. En general todos los empleados de la empresa deben tener una participación activa en el plan. Además de cumplir con las medidas, deben informar al gestor sobre las posibles incidencias que haya.
  1. Descripción de la empresa. El plan debe contener los datos de la empresa. Además del nombre, la razón social, el CBAE o CIF, es necesario que se indique también una descripción de los centros de trabajo. La ubicación es uno de los datos más importantes, explicando las vías de acceso principales, medios de transporte disponibles, puntos negros (si los hay), etc. También se deberá exponer qué tipo de actividades se desarrollan, así como los horarios y turnos de la empresa. Por último, el número de trabajadores que hay en total y en cada horario.

       4. Programa de trabajo. El desarrollo en sí del plan, con lo pasos a seguir. Son cuatro: diagnóstico, desarrollo, gestión y evaluación.

Para el diagnóstico, se recopila toda la información posible de la empresa para tener un punto de partida. En este estudio ha de incluirse un análisis de la siniestralidad de la empresa, datos de movilidad de los trabajadores dela empresa (si van en coche, en transporte público, factores de riesgo, etc.) a través de entrevistas o cuestionarios a los empleados, se deberá recopilar toda esta información.

Desarrollo del plan de movilidad

Con toda esta información se procede al desarrollo del plan. En él, se exponen los objetivos, las medidas preventivas que se van a implantar, las acciones a llevar a cabo y los indicadores que se encargarán de evaluar y medir el plan para poder modificar si fuera necesario.

A continuación, se procede a la gestión. Es momento de ejecutar las acciones que se hayan desarrollado. Es el punto de implantación de las medidas propias del plan de movilidad. Para que la implantación sea correcta es necesario definir bien los canales de comunicación para los empleados y que haya un seguimiento.

Por último, la evaluación. Es momento de saber si el plan es eficaz o no. Para ello, se analizan las iniciativas y medidas puestas en marcha para ver si cumplen con los objetivos marcados. Así se podrá replantear o modificar en caso de que haya aspectos que no cumplan con las expectativas.

Normas