Mercados

¿Qué esperar ahora? Bajadas de tipos y tensión con China hasta las elecciones en EE UU

Los expertos advierten que subir las tarifas a Pekín del 10% al 25% puede desencadenar la recesión y descartan una caída agresiva del yuan

¿Qué esperar ahora? Bajadas de tipos y tensión con China hasta las elecciones en EE UU pulsa en la foto

La decisión de China de dejar caer el valor del yuan más allá de las 7 unidades por dólar, un mínimo no visto en la última década, ha abierto la caja de los truenos y ha puesto sobre la mesa el poder devastador que la guerra comercial que mantienen Pekín y Wahisngton puede tener sobre la economía mundial. El gigante asiático ha respondido con una medida, la depreciación de su divisa, que ha provocado fuertes caídas en las Bolsas mundiales -y la peor sesión del año en Wall Street-, a lo que la Casa Blanca ha replicado con una acusación formal hacia China de manipular su divisa.

La posibilidad de un acuerdo entre ambas potencias para resolver sus diferencias en materia comercial parece haber quedado enterrada ante la escalada de tensión de las últimas horas, aunque los mercados se toman cierto respiro en la sesión de hoy tras conocer que el Banco Popular de China no ha decidido ahondar más en los mínimos del yuan -tiene margen para establecer fluctuaciones en la divisa del 2% diarias al alza o la baja- y que además, emitirá 30.000 millones de yuanes ( unos 3.780 millones de euros) el próximo 14 de agosto para drenar liquidez y velar por la estabilidad de la divisa. Después de todo, un yuan débil puede ser desencadenante de una salida de capitales muy perjudicial para la economía china, que ya empieza a verse castigada por los aranceles estadounidenses a sus exportaciones.

Los expertos apuntan a nuevas caídas del yuan –Barclays prevé que se deprecie a las 7,25 unidades por dólar en 2020- , aunque sin esperar que Pekín vaya a utilizar la debilidad de su divisa como arma contra Estados Unidos.  "Esperamos que las autoridades chinas mantengan la moneda relativamente estable en torno a los niveles actuales, no una devaluación masiva ejecutada activamente", explica Esty Dwek, responsable de estrategia global de mercado de Dynamic Solutions, una división de Natixis IM.

En UBS también descartan el inicio de una devaluación competitiva por parte de China para estimular sus exportaciones. Y desde Citi recuerdan que, de no ser por el hecho de tratarse de una divisa intervenida, el yuan cotizaría a un nivel muy inferior. "La decisión del Banco de China es un aviso, en el sentido de que si no hubiera estado interviniendo antes para proteger el yuan, el mercado lo habría llevado a un nivel muy inferior. No va a darle argumentos a Trump con más devaluaciones", sostiene Francisco de Haro, responsable de Divisas de Citi en España.

En Citi sí contemplan que Estados Unidos eleve del 10% al 25% el arancel que ha anunciado recientemente sobre productos chinos por 300.000 millones de dólares, tan pronto como en septiembre, lo que ocasionaría un daño en el crecimiento chino de 75 puntos básicos. En UBS advierten que tal medida llevaría probablemente a una recesión en Estados Unidos y a China, a crecer por debajo del 6%. No en vano, esta tarifa se aplicaría en esta ocasión sobre productos de consumo minorista en Estados Unidos, como textiles, ordenadores o teléfonos móviles. "Mientras creemos que las empresas pueden absorber unas tarifas del 10%, ya sea en sus márgenes o con alzas de precios, aranceles del 25% podrían dejar sin rentabilidad algunas actividades y provocar cambios en la cadena de suministro", explican en UBS. El banco suizo advierte que tal medida podría provocar una caída de entre el 10% y el 15% en la Bolsa estadounidense y de entre el 15% y el 20% en la china.

Para Goldman Sachs, la escalada de tensión provocará más bajadas de tipos en EE UU. El banco espera ahora un recorte de 25 puntos básicos en septiembre, a lo que da un 75% de probabilidades, y una rebaja de otros 25 puntos básicos en octubre, a lo que concede un 50% de probabilidades. "No esperamos un acuerdo comercial antes de las elecciones presidenciales de 2020", sostiene Goldman Sachs.

De hecho, Trump tiene en su disputa con china una jugosa baza electoral, aunque no exenta de riesgos. Por lo pronto, la decisión de Pekín de no adquirir productos agrícolas estadounidenses puede llegar a restar votos a Trump en el mundo rural. Además, la caída de Wall Street se le puede volver en contra si tensa en exceso la cuerda con China. "La clave es que no se llegue a una crisis de confianza global. La guerra comercial es una baza comercial siempre que Wall Street no se dé la vuelta", apunta De Haro.

"Por el momento, vemos pocos incentivos para que Trump deje de ser duro contra China. Lo que es más, parece estar contando con que la Fed mitigará los riesgos económicos con mayores recortes de tipos, añadiendo más margen de actuación para su disputa comercial", añaden desde Dynamic Solutions.  

Normas