Sánchez pierde la votación de investidura al abstenerse Unidas Podemos

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno fracasa al lograr solo 124 votos a favor frente a 155 en contra y 67 abstenciones

Pedro Sánchez y Carmen Calvo durante la sesión de investidura de hoy jueves.
Pedro Sánchez y Carmen Calvo durante la sesión de investidura de hoy jueves. AP

Pedro Sánchez, candidato socialista a la presidencia del Gobierno, cargo que ocupa ahora mismo en funciones, acaba de sufrir su segunda votación fallida en la nueva sesión debate de investidura que celebra hoy el Congreso de los Diputados. A la espera de acontecimientos, España continúa por tanto sin nuevo Ejecutivo, con el equipo anterior ejerciendo en funciones.

La incapacidad de PSOE y Unidas Podemos para lograr un acuerdo de formación de Gobierno de coalición, a cuenta de los sillones que cada fuerza quería para sí en el Consejo de Ministros, ha decantado a la formación morada por la abstención lo que matemáticamente ha dejado sin posibilidades de victoria a Sánchez.

Al candidato le bastaba con obtener más votos a favor que en contra, en lugar de la mayoría absoluta que se le exigía en la votación del pasado martes. Sin embargo, el PSOE solo ha obtenido los apoyos de sus 123 diputados y el del partido regionalista cántabro.

Los 42 de Unidas Podemos se han abstenido, como también los seis de PNV y los cuatro de EH Bildu. También se han abstenido los 14 representantes de ERC (el decimoquinto, Oriol Junqueras, está preso por el procés), como gesto, pues habían prometido abstenerse solo si había pacto entre PSOE y Unidos Podemos.

Como estaba previsto, a su vez, han votado en contra de PP (66), Cs (57), Vox (23), Coalición Canaria (dos), Navarra Suma (dos) y Junts per Catalunya (cuatro, pues otros tres están presos). En total, 124 votos a favor, 155 en contra y 67 abstenciones.

A partir de aquí, Sánchez podría tener una segunda oportunidad en septiembre, cuando tiene margen para impulsar otro debate de investidura. Aunque hay tiempo para armar una negociación más ambiciosa con Unidas Podemos hasta entonces, que incluya compromisos programáticos y no solo puestos en el futuro Gobierno, lo cierto es que al final el pulso volverá a centrarse en las sillas.

Si de nuevo no hubiera acuerdo, posibilidad que gana peso teniendo en cuenta que para entonces la sentencia del procés podría complicar que ERC se abstenga, la opción que baraja el PSOE es convocar elecciones el 10 de noviembre.

El discurso de Sánchez

“Aspiro a presidir el Gobierno de España, pero no cualquier Gobierno”, ha defendido Sánchez, afeando a Pablo Iglesias que nunca haya estado preocupado de pactar un programa progresista, sino solo interesado en lograr más sillas en el Consejo de Ministros.

“Entre fuerzas de izquierdas, las investidura debería haber estado garantizada”, ha dicho durante su discurso de apertura de la sesión, en el que ha hecho públicos sus ofrecimientos a Podemos para alcanzar un acuerdo.

Aunque nunca ha escondido que aspiraba a gobernar en solitario con apoyos puntuales, como ocurre en Portugal, Sánchez ha dicho que ofreció a Iglesias cargos intermedios en el nuevo Ejecutivo en primer lugar; la presencia de independientes relacionados con Podemos, después; y finalmente asientos en el Consejo de Ministros para la cùpula de la formación morada excluyendo solo a Iglesias.

A partir de ahí, el candidato socialista ha criticado al líder de Podemos por haber dicho que las propuestas socialistas humillaban a su partido. El PSOE, ha revelado Sánchez, les ha llegado a ofrecer una vicepresidencia social y los Ministerios de Vivienda, Sanidad e Igualdad.

En cuanto a la oferta final de Podemos de apoyar la investidura si se les daba el Ministerio de Trabajo -más la vicepresidencia, Sanidad y Ciencia- para impulsar la derogación de la reforma laboral de 2012 y para elevar el salario mínimo, Sánchez ha advertido a Iglesias que para ello hace falta el visto bueno del Consejo de Ministros y del Parlamento.

El candidato ha criticado que Iglesias llegara a pretender controlar Hacienda, es decir, el 100% de los ingresos públicos, a la vez que quería gestionar el 80% del gasto social, sin que sus miembros, por la "jueventud" del partido, tengan experiencia para gestionar semejantes carteras.

La réplica de Iglesias

“Es difícil negociar en 48 horas lo que no se ha querido negociar en 80 días, es difícil negociar a contrarreloj y en tiempo real, mientras se filtra todo a los medios de comunicación. Es evidente que las cosas no se debe hacer así”, ha criticado por su parte Iglesias en su intervención.

“Mi grupo había decidido abstenerse y tenderle la mano para que los próximos días seamos capaces de hacer lo que usted no ha querido hacer, negociar”, ha avanzado Iglesias, para lanzar luego un último ofrecimiento.

“Renunciamos a Trabajo si nos ceden las competencias en políticas activas de empleo”, ha dicho Iglesias, matizando su última oferta de acuerdo, emitida esta mañana, en la que Podemos pedía una vicepresidencia social más las carteras de Trabajo, Ciencia y Sanidad.

La propuesta ha sido recibida con una negativa gestual de Sánchez desde su tribuna, si bien Iglesias ha dejado la puerta abierta a que el PSOE se pronuncia. Si rechazan este órdago final, ha avanzado, Podemos mantendrá su oferta para seguir negociando en las próximas semanas.

Las críticas de la oposición

El líder del PP, Pablo Casado, al que Sánchez ha venido pidiéndole la abstención ha criticado la fallida negociación impulsada por el candidato socialista."Ustedes solo se alían para destruir", le ha espetado, ironizando con que el llamado Gobierno Frankenstein ha acabado convirtiéndose en "una parodio del jovencito Frankenstein".

"Usted y yo tenemos mucho que hacer para recuperar la centralidad", ha dicho Casado a Sánchez, conminándole primero a "renunciar a hacer del independentismo" un aliado y a "renunciar a tener al radicalismo como socio preferente" si quiere que ambas fuerzas comiencen a entenderse.

"Ustedes han tratado España como un botín", ha denunciado por su parte Albert Rivera, líder de Ciudadanos, aseverando que "Sánchez y su banda" no han logrado ponerse de acuerdo para repartírselo.

"Usted tenía el mandato del Rey de formar Gobierno y no lo ha conseguido", ha subrayado Rivera, criticando que PSOE y Unidas Podemos no hayan sido capaz de alcanzar un consenso como el que él ha logrado con el PP (y Vox, aunque no lo ha mencionado) en Andalucía. "Muchos españoles piensan que Sánchez es un mal presidente para España", ha concluido avanzando que se opondrá a su Gobierno, lo forme ahora o en septiembre.

Santiago Abascal, responsable de Vox, ha salido a la tribuna para señalar que su partido nunca apoyará a un Gobierno deseado por los partidos independentistas y que ejercerán una "oposición frontal, sin cuartel" a "su marioneta" si logra el poder, ha dicho en referencia a Sánchez.

ERC y PNV reprochan la falta de pacto

“Se arrepentirán. Nos arrepentiremos todos”, ha dicho por su parte el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, lamentando el fracaso de la izquierda a la hora de ponerse de acuerdo. “Hablan de septiembre”, ha dicho, en referencia a la puerta abierta a negociar que PSOE y Unidas Podemos dejan para una segunda tentativa de investidura.

“Pero septiembre nos complica la vida a todos”, ha dicho Rufián, asegurando que el regalo que hace hoy su grupo absteniéndose difícilmente se repetirá. Aunque no lo ha mencionado, el problema es que tras el verano podría publicarse la sentencia del procés, haciendo difícil que las bases del partido apoyen al Gobierno.

Rufián ha dicho a Sánchez que se equivocó ventando a Iglesias, y a este último le ha reprochado que rechace cuatro ministerios, liderando una formación de cuatro años. “Es extraordinario”, ha dicho.

En esta misma línea se ha pronunciado el portavoz del PNV, Aitor Esteban. “Aquí todo el mundo tiene culpa”, ha dicho, criticando a Sánchez por dejar la negociación para la última semana y no haber dado más cariño a sus socios potenciales en sus intervenciones, y a Iglesias, por no aceptar entrar en un Gobierno.

Esteban ha pedido a ambas partes que negocien y que propicien la formación de un Gobierno, a ser posible en agosto antes que en septiembre. El ofrecimiento final de Podemos sobre las políticas activas de empleo, ha dicho, puede ser buen punto de partida aunque no se logre en la sesión de hoy, El PNV, ha avanzado, se abstendrá en esta votación y facilitará la investidura si logran ponerse de acuerdo en los próximos meses.

Normas