El PSOE rechaza la petición de última hora de Podemos de apoyar la investidura si se hace con Trabajo

El partido de Iglesias ofrecía su apoyo a cambio de Empleo, Sanidad, Ciencia y una vicepresidencia social, Sánchez le ofreció esta última más Igualdad, Sanidad y Vivienda

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en pie en el Congreso de los Diputados.
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en pie en el Congreso de los Diputados.

Unidas Podemos ha hecho un movimiento de última hora para tratar de deslboquear la votación del debate de investidura de Pedro Sánchez ofreciéndose al PSOE a apoyar al candidato si se les ceden los Ministerios de Trabajo, Sanidad y Ciencia además de una vicepresidencia social, según han confirmado a este diario fuentes de la formación. Los socialistas la han rechazado.

La propuesta ha sido remitida a Ferraz esta misma mañana pero los socialistas no están dispuestos a hacer cesiones in extremis después de que su líder, y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, trasladara ayer al resposable de Podemos, Pablo Iglesias, su última oferta.

El candidato a la presidencia prometió a la formación morada los Ministerios de Vivienda y Economía Social; Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo; y el de Igualdad, así como una viepresidencia social de la que colgarían los tres departamentos, en una suerte de Ejecutivo dentro del Ejecutivo.

Así las cosas, a escasos minutos de que comience la sesión de investidura todo parece indicar que Sánchez perderá también esta segunda votación, en la que le bastarían más votos a favor que en contra, convirtiéndose en el primer candidato que fracasa en dos ocasiones.

En la primera vuelta, cuando el PSOE necesitaba el apoyo de la mayoría absoluta, 176 diputados, solo obtuvo 124, los de su propio partido más el del partido reginalista de Cantabria. Perder la votación de hoy dejará a Sánchez una última oportunidad de promover otro debate de investidura a la vuelta del verano.

Para entonces, sin embargo, necesitará los mismos apoyos que no ha sido capaz de recabar en esta ocasión y se arriesga a que ERC, dispuesta a abstenerse en la votación de hoy si había pacto PSOE-Podemos, vote en contra entonces si la sentencia del procés enardece a sus bases.

La situación, por tanto, tiene visos de desembocar en un nuevo adelanto electoral para el 10 de noviembre, con el riesgo para el PSOE de ver desmovilizada a la izquierda y para Podemos de cosechar unos resultados aún peores que los de los últimos comicios.

La negativa del partido de Iglesias a aceptar el ofrecimiento de los socialistas está pasando factura interna a la formación, en la que la facción de IU, liderada por Alberto Garzón, ya ha mostrado su descontento con esta estrategia.

Normas