Johnson asegura que Reino Unido será el mejor país del mundo tras el Brexit

El nuevo primer ministro británico muestra su línea dura para la salida de la Unión Europea

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, en su primera comparecencia en el Palacio de Westminster.
El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, en su primera comparecencia en el Palacio de Westminster.

La relación entre el nuevo primer ministro de Reino Unido, el conservador Boris Johnson, y la Unión Europea no será nada fácil, según dejan traslucir las primeras declaraciones públicas del exalcalde de Londres. "El Brexit hará que Reino Unido sea el mejor país del mundo", ha asegurado Johnson en su primer día de Gobierno, tras ser investido este miércoles.

El líder conservador ha asegurado que Reino Unido abandonará el 31 de octubre -fecha que acordó su antecesora en el Ejecutivo británico, Theresa May, con la UE- sin ningún "pero" que valga. "Nuestra misión después del Brexit es lograr unificar y volver a energizar nuestro gran Reino Unido para lograr que sea el mejor lugar del mundo", ha apuntado este jueves. 

En una primera jornada llena de titulares por sus declaraciones, Johnson ha dicho que, como su Gobierno impulsará una política comercial independiente, "bajo ninguna circunstancia" hará ninguna nominación para que un británico ocupe uno de los comisionados de la Comisión Europea. Los 28 Estados de la UE cuentan con un comisario de cada país. En el caso de España, el actual comisario es el político del Partido Popular Miguel Arias Cañete, que lidera el área de Energía y Acción por el Clima.

Johnson ha afirmado que los funcionarios de su Gobierno no se focalizarán en trabajar para la UE o desde las instituciones comunitarias de las que pueden hacer uso hasta que abandonen la UE, sino que "el nuevo enfoque" que propone se centrará en buscar acuerdos comerciales "de inmediato".

El líder derechista, nacido en Nueva York hace 55 años, también se posicionó sobre uno de los puntos más conflictivos de la salida de Reino Unido de la UE, el backstop irlandés, es decir, una salvaguarda que tiene el objetivo de evitar una frontera dura entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte (que pertenece a Reino Unido). "El backstop debe ser eliminado", ha lanzado, al tiempo que ha agregado que "el camino hacia el acuerdo entre la UE y Reino Unido pasa por la abolición del backstop".

Moción de censura

Los liberales-demócratas, la tercera formación política de Reino Unido, ha pedido este jueves a Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, principal partido de la oposición, que presente una moción de censura contra el nuevo Gobierno de Johnson. 

El Partido Liberal Demócrata, proeuropeo y contrario al Brexit, ha asegurado que el primer ministro no tiene un mandato del pueblo para ocupar el Ejecutivo. La portavoz de la formación, Jo Swinson, ha añadido, además, que la postura de Johnson de un Brexit sin acuerdo "demuestra que no está preparado para dirigir el país". Corbyn, de momento, no se ha pronunciado al respecto.

Sin grandes cambios en el Consejo de Ministros

A pesar de que el Consejo de Ministros tendrá un perfil más conservador y favorable al Brexit duro, no se han producido cambios tan significativos respecto al Gabinete de Theresa May. Y, en la mayoría de los casos, volverán personalidades que formaron parte del Gobierno de May o continuarán los que ya ejercen altos cargos de representación. Tal vez el ejemplo más emblemático será el de Stephen Barclay, que continuará siendo el ministro del Brexit. Otros casos son el de Dominic Raab, quien fuera ministro del Brexit antes de Barclay, que volverá al Gobierno para ocupar el Ministerio de Asuntos Exteriores; y el de Sajid Javid, hasta este miércoles ministro del Interior, que pasará al ministerio de Hacienda después de que Philip Hammond haya anunciado que no iba a continuar si ganaba Johnson. Partidario de permanecer en la UE, aunque con una postura crítica, Javid se transformó tiempo después en un partidario de la salida de Reino Unido de la UE.

Normas