El ‘tax free’ en España, un mercado aún desatendido

El viajero, cada vez más tecnológico y digital, conoce sus derechos y no está dispuesto a perder su dinero.

El turismo llega a España atraído por el sol y la playa, por su gran herencia cultural, por su gastronomía, porque es un país accesible y acogedor… Y también porque, cada vez más, se convierte en un destino de compras, especialmente para los viajeros que provienen de fuera de la Unión Europea. Un aliciente más que beneficia a nuestra economía y, sin duda, tanto a los grandes retailers como al pequeño comerciante.

Para estos viajeros nuestro país no sólo resulta barato en según qué productos, sino que además, según el Real Decreto 1075/2017, los visitantes extracomunitarios tienen el derecho a reclamar la devolución de impuestos por sus compras. Por su parte, los comercios están obligados por el Estado, que a su vez está obligado por la Unión Europea, a ofrecer y emitir este reembolso digitalmente. Pero, ¿se hace, realmente? Es muy probable que de los cerca de 12 millones de turistas extracomunitarios que nos visitan cada año, algunos desconozcan que tienen este derecho; otros, tal vez, piensen que no les merece la pena realizar el proceso, y seguro que hay muchos que lo ha intentado sin éxito. Porque, no nos engañemos, el pequeño comercio, sobre todo fuera de los centros turísticos de grandes ciudades, no está preparado para ofrecer este servicio de forma digital: necesitan formación, idiomas y, ahora también una plataforma digital que permita realizar el proceso. ¿Se han planteado que esto se traduce, en última instancia, en ventas que se pierden?

Porque este viajero, cada vez más tecnológico y digital, conoce sus derechos y no está dispuesto a perder su dinero. Hablamos de visitantes asiáticos, en su mayoría, pero también procedentes de países árabes y, probablemente muy pronto, del Reino Unido (con el Brexit).
En total, calculamos que en estos momentos existe un mercado desatendido de 270 millones de euros de IVA y 1.540 millones de euros de compras, en devoluciones no reclamadas. Los clientes lo exigen, y el perjuicio no sólo redunda en nuestra buena imagen, sino que estos establecimientos están perdiendo oportunidades de vender más, al no ofrecer el tax free como un ‘descuento’. No es una elección del comerciante, sino una obligación y un derecho del cliente.

La solución más directa y sencilla es la tecnología. Ya existen plataformas en el mercado que son capaces de realizar todo este proceso sin implantaciones de software, sin complicaciones ni para los comercios ni para los turistas: sólo escanear el ticket de compra con el móvil y listo. El desarrollo tecnológico que hay detrás se encarga del resto.
Recordemos que el turismo es la primera industria de nuestro país, y que representa una importante fuente de ingresos para todo el sector servicios. Velando por los derechos de los turistas estaremos también apostando por fortalecer nuestra economía.

Abel Navajas es Cofundador y coCEO de Woonivers

Normas