El protocolo para el apagón nuclear vincula a las eléctricas hasta 2035

Endesa necesita la autorización de su consejo y lo rubricará el martes,12, día en que los socios de Almaraz deben acordar la prórroga de su explotación

El protocolo para el apagón nuclear vincula a las eléctricas hasta 2035 pulsa en la foto

Como adelantó ayer CincoDías, las cuatro grandes eléctricas (Iberdrola, Endesa, Naturgy y EDP España) acudirán hoy junto con Nuclenor (sociedad titular de la central de Santa María de Garoña) a la sede de Enresa para firmar un protocolo de acuerdo sobre el calendario de cierre del parque nuclear español entre 2027 y 2035 a cambio de un incremento máximo de la actual tasa de gestión de los residuos radiactivos y el desmantelamiento de las centrales del 20%.

 Aunque está previsto que a la firma del documento acudan hoy los responsables del negocio nuclear de estas compañías, aquel será rubricado por todos menos el de Endesa. Aunque la eléctrica que dirige José Bogas y sus dos principales competidoras, Iberdrola y Naturgy, han escenificado ciertas discrepancias sobre el pacto, lo cierto es que Endesa también lo firmará, pero el martes 12.

Por razones estatutarias, ya que el acuerdo tiene efectos contables para la compañía, en el caso de Endesa la firma requiere de la autorización de su consejo de administración. Precisamente, el lunes 11 se celebra una reunión extraordinaria del mismo para la convocatoria de la junta anual en la que será relevado su actual presidete, Borja Prado.

La urgencia del Gobierno, Enresa y las empresas del sector de firmar un documento vinculante sobre el cierre y desmantelamiento de las siete centrales nucleares, han llevado a acelerar la firma sin esperar a Endesa, que, por su parte, tampoco puede adelantar su consejo.

Según fuentes empresariales, una vez autorizada la firma, Endesa la estampará al día siguiente, el martes 12, justo antes de la asamblea de Almaraz I que, a su vez, está prevista para ese día. En ella, los socios (junto con Endesa, Iberdrola y Naturgy) deben acordar la solicitud de prórroga de explotación de la central cacereña, cuyo plazo termina el 31 de marzo.

Y lo harán ya conforme al calendario de cierre pactado previamente con Enresa, en el que figura que el primer grupo de Almaraz echará sus puertas en 2027, una vez cumplidos los 44 de vida efectiva. Al año siguiente lo haría su grupo gemelo. Las últimas en cerrar serán Vandellós y Trillo, a lo largo de 2035.

Las negociaciones con Enresa se cerraron la semana pasada y, pese a las supuestas reticencias de Endesa y a la creencia de que es un calendario abierto, “el acuerdo está totalmente cerrado, en cuanto a las fechas de cierre, las inversiones y la tasa”, señalan fuentes empresariales, “lo que lo hace vinculante”.

Endesa, que amortiza sus activos nucleares a los 50 años quiere cumplir a rajatabla el compromiso de que las centrales no se cerrarán nunca antes de lo establecido en el calendario. Iberdrola y Naturgy, no quieren que se cierre despues, lo que las obligaría a realizar inversiones extra. Algo que no será necesario pues cerrarán al final de su vida efectiva (una media de 45,5 años), esto es, descontada de su vida útil los periodos de recarga y las paradas no programadas.

Fondos para desmantelar y construir el ATC

El acuerdo para el apagón nuclear tiene tres patas: la fecha del cierre de cada central (Endesa no permitirá que se adelante y Naturgy e Iberdrola no consentirán que se retrase); las inversiones (al haber calculado la edad descontando los periodos en que no han funcionado,es como si cerraran a los 40 años, y no se les exigirán inversiones extras) y la tasa de Enresa.

Respecto a esta tasa que pagan las empresas, que no subirá mas del 20% (hasta 7,9 euros MWh producidos), fuentes conocedoras del proceso aseguran que generará los fondos suficientes para desmantelar las plantas y construir un ATC (Almacén Temporal Centralizado) para albergar los residuos.

Normas