Los fondos que cogen carrerilla este año

Tras las pérdidas generalizadas en 2018, el año comienza con rentabilidades de doble dígito para los mejores vehículos

CaixaBank Selección Tendencias sube el 11% después de cerrar el ejercicio pasado con minusvalías del 8,7%

Fondos nacionales pulsa en la foto

2018 fue, como mínimo, un año agridulce para los fondos de inversión, especialmente para los de Bolsa, que vieron cómo los buenos resultados de los primeros trimestres se borraban de un manotazo en las últimas semanas del ejercicio. Sin embargo, en este comienzo de año la recuperación está siendo vertiginosa y buena parte de ellos están logrando rentabilidades incluso de dos dígitos.

Empezando por el CaixaBank Selección Tendencias, un fondo que sube el 11% después de cerrar el ejercicio con minusvalías del 8,7%. La estrategia es identificar aquellas áreas de crecimiento global que obtendrán rendimientos atractivos y consistentes, independientemente del ciclo económico en el que nos encontremos.

Actualmente, el fondo se centra en cinco tendencias: longevidad y bienestar, nuevas clases medias, digitalización y conectividad, reto demográfico, “y acabamos de incorporar desarrollo sostenible”, según destacan desde CaixaBank AM.

Por ideas, “la inclusión el año pasado de la inteligencia artificial ha sido una de las más exitosas en esta entrada de ejercicio”. Esta idea invierte principalmente en semiconductores, “una industria que se había quedado atrás entre las tecnológicas, a pesar de que habíamos identificado un alto potencial de revalorización”.

CaixaBank Comunicaciones consolida la rentabilidad y Renta 4 Latinoamérica pasa de plano a ganar casi un 11%

La gestora también tiene entre los más rentables del año el CaixaBank Global Invest (10,2%), un mixto flexible con muy poco patrimonio (13 millones) y un clásico de los rankings, y el CaixaBank Comunicaciones, que añade al 4,3% que ganó en 2018 otro 8,6% que lleva en 2019.

De hecho, desde la gestora aseguran que “este comienzo de año tiene que ser mirado como una continuación a la estrategia que se ha ido implementado en los últimos años en el fondo. Nos sigue gustando la calidad y ahora con pinceladas de valor”.

En el caso del Renta 4 Latinoamérica, terminó el año plano gracias al acertado posicionamiento en Bolsa brasileña y gana ya casi el 11%.

“Los mercados latinoamericanos siguen contando con un enorme potencial en términos de valoración y se intuye cada vez más cerca un acuerdo entre Estados Unidos y China en materia comercial, que permitiría dar por concluida la guerra que tanto daño ha hecho a la economía global en 2018. Si estas expectativas se concretan, Latinoamérica en general, y no solo Brasil, podrán brindar nuevas alegrías a los inversores”, augura su gestor, Alejandro Varela.

La Bolsa estadounidense, protagonista en un tercio
de las estrategias que más crecen en el inicio de 2019

De la misma gestora es el compartimento Total Opportunity del Renta 4 Multigestión, una división centrada en valores europeos de pequeña y mediana capitalización y que, según su responsable, David Cabeza, debe su recuperación a la rentabilidad aportada por Mips, Spie, Ence y el fondo Renta 4 Small Caps Euro.

También viene de fuertes pérdidas el Metavalor Internacional, un fondo de Bolsa global gestionado con una filosofía de inversión en valor que tiene en la cartera a compañías como la sudafricana Naspers, Alphabet –matriz de Google– o la irlandesa Aercap.

Consistencia

Rentables. Entre los fondos que más ganan, pero sin un mínimo de tres estrellas de VDOS, destacan dos que siguen creciendo después de un 2018 en positivo. Se trata de otro compartimento del Renta 4 Multigestión, el Andromeda Value Capital, que en 2019 se anota un 13% tras el 5,4% el año pasado. En cuanto al Mutuafondo Tecnológico (crece un 12,2% en 2019 y un 0,6% en 2019), Jaime de León Calleja, gestor de renta variable de Mutuactivos, especializado en tecnología, explica que la clave está en “la selección de fondos en cartera ya que más de la mitad se han comportado mejor que su índice de referencia, lo cual es muy complicado en mercados alcistas.

Le siguen de cerca en rentabilidad el ING Direct Fondo Naranja S&P 500, que consigue subir un 9,43% gracias a su estrategia de replicar el índice estadounidense, y el Sabadell EE UU Bolsa (9,29%), donde está sobreponderado el sector bancario, “en el que los resultados están siendo buenos”, indican desde la entidad; confían en farmacia/salud y tecnología, ya que ”vemos un buen equilibrio entre crecimiento y visibilidad” y, por el contrario, “infraponderamos bienes industriales e inmobiliario”.

También se centra en el mercado estadounidense el Ibercaja Bolsa USA (8,6%). “Con la fuerte subida del mercado, nuestra estrategia quizás se volverá algo más conservadora, sobre todo tratando de buscar oportunidades en sectores más defensivos tipo alimentación, donde podamos ver valor”, adelanta su gestora, Beatriz Catalán.

Cierra la clasificación de los mejores fondos del año el Gestión Boutique/ Bissan Value Fund (8,6%), un compartimento mixto flexible global solo apto para inversores con alta tolerancia al riesgo.

La importancia de las comisiones en tiempos de corrección

Vera Castelló

Es una de las primeras reglas del buen inversor: fijarse siempre en la rentabilidad neta de las comisiones. Los gastos que se aplican a un fondo pueden convertir en apariencia un buen producto en uno malo en la práctica. Además, hay que tener especial cuidado en tiempos de correcciones, en los que a las pérdidas del mercado, ya de por sí dolorosas, hay que añadir ese coste.

¿Cómo saber si las que se aplican a su producto son adecuadas o no? Lo mejor es ver la media de la categoría a la que pertenece su producto. Como se observa en el cuadro, a medida que el riesgo es mayor y más necesaria es la pericia del gestor, los gastos pueden ser superiores.

“De forma intuitiva, puede entenderse que tiene más importancia en el caso de los fondos con menor rentabilidad por el tipo de activo en el que invierten –monetarios o renta fija corto plazo–, ya que la gestión suele requerir también menor atención por parte del gestor, especialmente en el caso de emisiones de renta fija o depósitos mantenidas hasta vencimiento”, explica Paula Mercado, responsable de análisis de VDOS.

“Son importantes sobre todo en los fondos monetarios y de renta fija, porque en estos momentos donde las rentabilidades de estos productos son tan bajas, una comisión elevada marca la diferencia”, indica Javier Niederleytner, profesor del máster en Bolsa y Mercados Financieros del IEB.

Para Josep Bayarri, director de análisis e inversiones de Arquia Banca, altas o bajas es siempre relativo, “ya que depende fundamentalmente del tipo de gestión que se aplique al fondo. Para uno de gestión pasiva, la comisión de gestión es un factor clave y una de las primeras métricas a la hora de comparar un fondo con sus competidores. En la activa esta afirmación pierde ­sentido, puesto que al fin y al cabo es la remuneración del servi­cio de gestión de la cartera y, si es bueno, el coste también debe ser alto”.

En cuanto a los gastos medios que aplican las diferentes gestoras, el tipo de activo que mayoritariamente gestionan influye bastante en las comisiones de administración. Si el patrimonio se focaliza en Bolsa, sus costes medios serán más elevados. También puede depender de lo activa que sea la gestión.

“Si un fondo está bien gestionado y obtiene buenos resultados, aunque aplique una comisión variable sobre los resultados positivos anuales del fondo, bien respecto a su índice de referencia o de forma absoluta, merece la pena aceptar ese coste de comisión”, resume la experta de VDOS.

Normas