“En el Mediterráneo, la subida del nivel del mar vendrá con sequías”

El fenómeno en España llegará acompañado de aridez y falta de agua

Anny Cazenave.
Anny Cazenave.

Me apasionan todas las investigaciones relacionadas con el clima”, comenta Anny Cazenave (Draveil, Francia, 1944), geodesista espacial francesa (experta en la representación de la Tierra, de su forma, superficie y fondo oceánico), que acaba de recibir este mes el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Cambio Climático, junto al australiano John Church y al británico Jonathan Gregory.

Lo aportado, a tres bandas, constata lo que ya es una evidencia: el nivel del mar aumenta; y, además, demuestra que la tasa a la que está creciendo se acelera “sobre todo debido a la expansión térmica del océano y el deshielo de casquetes polares y glaciares, provocados por el calentamiento global antropogénico”, concluye el acta del jurado.

Miembro de la Academia de Ciencias de Francia, de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, medalla William Bowie de la Unión Americana de Geofísica, la científica llegó a la ciencia del clima por medio de la teledetección. “Previamente usaba satélites de altimetría para estudiar la física de la Tierra y la geofísica marina y conforme fueron precisándose las mediciones me centré en la subida del nivel del mar; un campo de investigación novedoso para mí”, recuerda Cazenave, doctora también en Geofísica por la Universidad de Toulouse (Francia).

Entre sus responsabilidades actuales, es directora de Ciencias de la Tierra en el Instituto Internacional de Ciencia del Espacio, en Berna (Suiza); miembro del comité mixto del Programa Mundial de Investigaciones Climáticas (WCRP) y autora principal del cuarto y quinto Informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC).

En zonas costeras y de alta población hay que intensificar la vigilancia para evitar el impacto social

¿Considera a España más sensible por el riesgo que corre su zona mediterránea?

El impacto en la subida del nivel del mar no será uniforme. Todas las zonas costeras, incluidas las españolas, se verán afectadas por este fenómeno antes que otras regiones. En España, el lento proceso de incremento del nivel del mar irá acompañado de aridez, sequías y escasez de agua, que sí afectarán bastante a la región del Mediterráneo en las próximas décadas.

¿Podría reseñar el aporte individual de los tres galardonados y explicar el engranaje de sus trabajos?

No puedo hablar por ellos. Sin embargo, creo que Gregory destaca por los modelos climáticos y las proyecciones del nivel del mar y John Church por los cálculos y el conocimiento de este mismo asunto en diferentes escalas temporales. Han hecho contribuciones excepcionales en sus respectivos dominios. En cuanto a mis aportaciones, estas afectan a las mediciones mediante satélites de altimetría tanto a escala global como regional. De ahí que los últimos ocho años haya estado al frente del Climate Change Initiative de la Agencia Espacial Europea. Aprovecharé este premio para seguir investigando y contratar posdoctorados.

El 93% del exceso de calor se concentra en los océanos por las emisiones de efecto invernadero

Cada nueva medición del aumento del nivel del mar rebasa a la anterior. Según diversos estudios, ocho centímetros de incremento durante los 25 años en los que se viene estudiando y previsión de que en 2100 oscilemos entre los 52 y 98 cm, según las zonas. ¿Está de acuerdo con la amenaza que arrojan estos datos?

Sí, en términos globales, desde 1992, fecha de las primeras observaciones de satélite, el nivel del mar ha crecido ocho centímetros. No obstante, como la subida no es uniforme y eso es una media, hay medidas muy por encima, como las de regiones del oeste tropical del Pacífico donde se alcanzan los 25 cm desde ese año.

No podemos extrapolar a futuro desde las observaciones actuales, porque será clave el comportamiento de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida y porque tampoco conocemos la evolución de las emisiones de gas efecto invernadero, principal causa del calentamiento global. Pero con las simulaciones numéricas desarrolladas sí se pueden hacer predicciones bajo diferentes escenarios para así poder estar preparados. Las observaciones son esenciales para detectar cambios, validar los modelos del clima y realizar las proyecciones futuras.

Entonces, puesto que no hay marcha atrás, ¿al menos podemos modificar la velocidad de avance del riesgo?

Claro. A menos emisiones de efecto invernadero, menor subida del nivel del mar, es proporcional. Sin embargo, los océanos actualmente acumulan el 93% del exceso de energía y calor provocado por esas emisiones y aunque mañana mismo se frenaran las derivadas de los combustibles fósiles relacionados con el petróleo, la subida continuaría durante siglos; eso sí, de forma más moderada. Ello debido a la larga duración del CO2 en la atmósfera.

Una cuarta parte de la población mundial vive en las costas. ¿Qué mensaje les puede enviar?

Es difícil enviar un mensaje específico, porque no todas las zonas costeras son igual de vulnerables a las crecidas, los huracanes, la contaminación, los tsunamis, hundimientos del terreno o la erosión del terreno. Pero es importante que los esfuerzos hacia una vigilancia sistemática, desde el espacio, se vayan implementando y se intensifiquen, sobre todo en regiones de escasa elevación y alta densidad de población, para comprender así y cuantificar mejor los posibles impactos sociales. Sin duda, para países menos desarrollados la adaptación será más problemática y en islas pequeñas la única solución solo será emigrar.

Los países desarrollados tienen la capacidad de adaptarse a la subida del nivel del mar. Sirvan de ejemplo algunos proyectos, como MOSE en Venecia, la barrera Thames en Reino Unido o la construcción de diques y presas en Holanda.

Normas