Patricia Holguín: “No es lo mismo estar solo con tu lechuga que ir de la mano de alguien”

Dirige una escuela de reeducación alimentaria

adelgazar

En su mesa nunca faltan cuadernos y bolígrafos porque es de escribir más a mano que en el ordenador. Patricia Holguín (Madrid, 1972) es la propietaria de la escuela de reeducación alimentaria Dieta Perfecta, donde sus alumnos aprenden a comer sano y adelgazan con un método basado en el apoyo 24 horas unido a la dieta mediterránea. “La revolución de la escuela es la acogida, el acompañamiento y la motivación, algo que contrasta con el método de los endocrinos que te dan una dieta y, si no la cumples, te regañan”.

En la inmensa mesa de su escritorio (de 3 metros por 1,60), elaborada con madera de pino, hay un ordenador portátil, varias libretas y bolígrafos. “Cuando estoy en Madrid trabajo desde este despacho, contesto a todos los emails urgentes y después sigo formando equipos y coordinando altas nuevas”. Detrás de la silla de su oficina, hay una chimenea clausurada (donde antes había una cámara acorazada de un banco) y velas.

La fundadora de Dieta Perfecta estudió Derecho en la Universidad Complutense. Nunca ejerció como abogada porque se dedicó durante años a su gran pasión: su hijo Alejandro, tarea que combinó con estudiar Teología en la Universidad de Navarra.

La empresaria ha hecho muchos regímenes a lo largo de su vida. Pero en 2010 realizó el definitivo con ayuda de la clínica Ravenna. “Mucha gente me preguntó cómo había conseguido adelgazar y yo les remitía a este centro, el problema es que la mayoría no se lo puede permitir.” Por esta razón ayudó a un amigo suyo que pesaba alrededor de 130 kilos. “Me nació acompañar a esa persona que lo estaba pasando muy mal y consiguió perder 50 kilos”, explica Holguín. A partir de entonces se corrió la voz y la gente comenzó a pedirle ayuda.

En ese momento empezó a desarrollar una metodología basada en el acompañamiento intensivo. “No es lo mismo estar sola con tu lechuga y tu filete a la plancha que ir de la mano de alguien”. Al principio se lo tomó como una labor social: formó grupos de trabajo con los que quedaba en cafeterías y, después, los interesados proponían sus casas, que son lugares más cómodos para charlar.

Patricia Holguín ha creado una escuela online para ayudar a todo el mundo a alimentarse de una forma óptima. “Un kilo de grasa es un peso muerto que te está quitando peso vivo del alma y del corazón”, asegura.

En septiembre de 2017 inauguró The Club Dieta Perfecta, un espacio que evoca el salón de una casa donde, además de acompañar, hablar con psicólogos y estar con personas con el mismo objetivo, los alumnos pueden apuntarse a multitud de actividades, como estética, flamenco, cocina tradicional o hacer deporte con un entrenador personal. “Una hora diaria de ejercicio ligero es fundamental para mantenerse en forma”, concluye.

Normas