Joseph Little: “La Bolsa asiática es la oportunidad táctica de inversión más obvia”

Descarta una recesión en 2019 y cree exagerado el actual pesimismo en el mercado

Reconoce que el año ha sido difícil para la gestión de activos pero tiene claro que 2019 tendrá que ser mejor y que los actuales temores a un cambio de ciclo y a la llegada de la recesión son exagerados. Para Joseph Little, estratega jefe de HSBC Global Asset Management, ni los indicadores económicos ni los resultados empresariales muestran actualmente señales de recesión, lo que abre sin duda oportunidades de rentabilidad. La más clara para los próximos meses está en los mercados emergentes, en especial Asia, una vez que se haya frenado el avance del dólar y se confirme un paso más lento de la Fed en las alzas de tipos.

Little lanza además otra advertencia: la llegada de una nueva recesión no tiene por qué ser tan abrupta como cuando estalló la Gran Crisis en 2008. Los cambios de ciclo también pueden ser más lentos y llenos de matices.

Los gestores pensaban que 2018 iba a ser un buen año para la inversión pero el balance es negativo, en gran parte por el ruido político. ¿Qué lecciones deja lo sucedido en este ejercicio?
Ha sido un año decepcionante. La rentabilidad en términos generales de casi todos los activos es cero o negativa, en renta fija y en renta variable. Veníamos de un mercado muy fuerte en 2017 y en comparación con las expectativas de muchos inversores, 2018 ha sido un año más difícil. Los inversores deben acostumbrase a los acontecimientos políticos y no va a haber una rápida solución para muchas de las cuestiones ahora abiertas. El desafío es mirar más allá del ruido político.

¿Cree que 2019 será el año del fin del ciclo económico alcista?

No creo que sea significativo, honestamente, hablar del final del ciclo. Estoy de acuerdo en que estamos en un momento tardío del ciclo pero todos los indicadores económicos que analizamos muestran que la economía global está bastante bien. Aunque ya no estamos en el momento álgido de la economía de 2017, con un crecimiento global sincronizado, el entorno es lo bastante bueno para sostener unos resultados empresariales y un crecimiento razonables, en los niveles actuales. El sentimiento de pesimismo es exagerado y la economía no se ha deteriorado tanto como la gente teme.

¿Qué probabilidad le da entonces a una recesión en EE UU el próximo año?

Muy baja, aunque lo importante es si es alta o baja en función de lo que está pensando el mercado actualmente. Y hay mucha preocupación, muchos economistas están inquietos con el aplanamiento de la curva de tipos de EE UU.

"Para la parte defensiva de la cartera, apostamos por bonos de EE UU a 3 y 5 años y corporativos”

¿Puede el nerviosismo de los inversores acelerar la llegada de un mercado bajista?

Puede ser. Es lo que hemos visto en los mercados emergentes este año, en el tercer trimestre ha habido una especie de espiral de desconfianza en la que se han deteriorado los fundamentales, las condiciones financieras y las tendencias de crecimiento e inflación. Es un riesgo real. Pero creemos que el crecimiento global, aunque no es excelente, es bueno y rondará entre el 3% y el 3,5% el próximo año. Y en los emergentes el año próximo va a ser bueno. La inflación no va a ser un problema, el mercado de bonos va a descontar un escenario de endurecimiento monetario adecuado en EE UU, sin un shock en los tipos ni en el dólar. Y el precio del petróleo ha caído mucho. Todos estos factores son muy favorables para la Bolsa asiática, para los emergentes en general. No serán necesarias muchas buenas noticias para crear un mejor entorno para los inversores en 2019.

¿Van a ser los emergentes la sorpresa positiva de 2019?

Sí, totalmente. Ahora, por primera vez desde la crisis financiera, el mercado de bonos no está de acuerdo con la Fed en cuanto al escenario futuro para los tipos de interés. Esto es muy importante porque sugiere que el alcance para otro movimiento importante al alza del dólar es limitado.

¿Cuál es su cartera para 2019?

Nuestra estrategia está en mercados con crecimiento a un precio razonable, que para nosotros están en Asia y los emergentes, dentro del espectro de activos de riesgo. Probablemente América Latina es más interesante que Asia en renta fija, aunque la renta variable de los emergentes asiáticos es la oportunidad táctica más obvia actualmente. Hay buenos fundamentales y valoraciones relativamente atractivas. Y para la parte defensiva de la cartera, estamos mirando especialmente a la parte corta de la curva de tipos de EE UU, en bonos entre tres y cinco años. Y también deuda corporativa estadounidense.

¿Cómo ve la inversión en Europa?

Estamos infraponderados en Europa, los indicadores económicos de la zona euro han sido decepcionantes durante casi todo el año y es probable que el BCE suba tipos más allá de 2019. En general, tendremos que ser más activos de lo que lo fuimos en el pasado. No significa que nos vayamos a poner en liquidez ni a salir huyendo de la renta variable, sigue habiendo oportunidades. Pero no es fácil, tenemos que encontrar valoraciones atractivas que hagan la cartera más resistente.

Normas