Madrid pierde la carrera por atraer empresas de la City frente a Fráncfort y París

Cataluña y la fiscalidad lastran los esfuerzos de la CNMV

Dublín arrasa como destino alternativo a Londres

Madrid pierde la carrera por atraer empresas de la City frente a Fráncfort y París
Reuters

La City londinense observa esperanzada los recientes avances que han surgido en las negociaciones de ruptura entre Reino Unido y sus todavía socios de la UE. El 29 de marzo de 2019 sigue ahí como fecha del divorcio sin que hasta ahora haya habido apenas avances para evitar un Brexit duro, pero el Gobierno británico anunció este miércoles que espera haber alcanzado un pacto el próximo 21 de noviembre. Se habría desbloquedado el problema de la frontera irlandesa y además habría un acuerdo para que las empresas financieras británicas conservaran el acceso al mercado europeo, según avanzaba ayer el diario The Times, aunque siempre que la regulación financiera británica se mantuviera alineada con la UE.

El propio Ejecutivo británico rebajó ayer expectativas y matizó que el acuerdo para el acceso de la City al mercado de la UE no está completo y el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, directamente lo desmintió. La posibilidad de un Brexit duro por tanto sigue ahí, con Theresa May cercada por el ala más euroescéptica de su partido, y las empresas financieras asentadas en Reino Unido mantienen sus planes de contingencia, y de mudanza a otras capitales europeas de la UE, sin que Madrid tenga un lugar preferente. Así, Dublín es sin duda el destino principal de las compañías que han decidido recolocar su actividad fuera de Reino Unido, seguida de Fráncfort. 

Según un estudio de EY, hasta el pasado 10 de septiembre el 35% de las compañías de servicios financieros había confirmado o manifestado su intención de reubicar operaciones y plantilla del Reino Unido a Europa. Un 25% de las compañías reconoce de hecho haber hecho ya al menos una reubicación en el continente, frente al porcentaje del 19% de cierre de 2017.

El éxodo fuera de la City no está siendo masivo y las empresas ofrecen cierta resistencia a reconocer un Brexit duro. “Es raro que una compañía apueste abiertamente por otro país como alternativa a la City, se está optando más bien por una especie de goteo”, reconocen en una entidad financiera. Pero en esa mudanza silenciosa, Madrid apenas ha logrado atraer empresas desde Londres.

Según apunta EY, Dublín destaca como principal destino alternativo, ya que 21 empresas de servicios financieros se han comprometido a trasladar operaciones o plantilla a la capital irlandesa desde el referéndum de junio de 2016. En segundo lugar aparece Fráncfort, que ha atraído a 15 empresas, seguido de Luxemburgo y París con 14 y 10 empresas respectivamente.

“La crisis política en Cataluña ha hecho mucho daño a la imagen de España y no ha habido un impulso público-privado para captar negocio como ha sucedido en Francia o Alemania”, aseguran fuentes financieras. Junto al desafío independentista catalán, en contra de España han jugado también otros elementos como el fiscal. El atractivo de la ley Beckham –que permite a los desplazados a España y residentes fiscales en nuestro país tributar como no residentes al 24% durante los primeros seis años– no habría sido suficiente, según señalan en el sector financiero.

Los esfuerzos realizados por la CNMV –iniciados en diciembre de 2106– por atraer empresas desde la City afrontan ahora aún más dificultades ante el alza de impuestos a las rentas altas propuesto por el Gobierno en sus Presupuestos y por polémicas como la surgida recientemente por el impuesto a las hipotecas.

American Express, que ha elegido España para prestar servicios a toda Europa, y la aseguradora británica Admiral, que ha trasladado a España sus operaciones en la Europa continental son algunos de los escasos ejemplos. Credit Suisse también ha decidido trasladar a Madrid a unos 50 empleados para reforzar banca de inversión y mercado de capitales.

Qué deciden los gigantes de EE UU y Suiza

Citi. Ha abierto una sucursal del bróker en Francfort para realizar la actividad de mercados de capitales que no se pueda hacer desde Londres, una decisión que afectaría a apenas 150 personas. En España el banco no tendría previsto un traslado significativo.

Goldman Sachs. Su apuesta alternativa a Londres es Fráncfort. La ciudad alemana presenta el atractivo de su cercanía al BCE, que ha ejercido como un imán para el traslado de la actividad de back office y regulación financiera de entidades globales amenazadas por el Brexit. Goldman Sachs, que ha vendido la sede corporativa que se había construido en Londres, apenas ha trasladado plantilla a España.

Credit Suisse. Prevé mudar a Madrid a unos 50 empleados para reforzar banca de inversión y mercados de capitales.

Normas