El mercado pone en cuarentena la subida de tipos de diciembre en EE UU

Expectación ante el discurso del presidente de la Fed, Jerome Powell, en Jackson Hole, bajo la presión de Trump

Los futuros de la Fed contemplan la posibilidad de que los nuevos acontecimientos tengan efectos en las decisiones futuras de los miembros de la Fed

Subida tipos EEUU pulsa en la foto

Las vacaciones de verano de los banqueros centrales tocan a su fin en los últimos días de agosto. Como cada año, en estas fechas tiene lugar un tradicional encuentro –se lleva celebrando desde 1978 organizado por la Fed de Kansas- que reúne no solo a banqueros centrales de todo el mundo sino también a académicos y expertos económicos. Se trata del simposio de Jackson Hole, un paradisíaco valle resguardado por las Montañas Rocosas en Woyming (EE UU), que arranca el jueves.

Aunque aún no es pública la agenda del simposio, se presume que el encuentro de este año en Jackson Hole volverá a contar con personalidades económicas relevantes de todo el mundo y además se trata del primer encuentro en el que participará Jerome Powell como presidente de la Reserva Federal. Cada año, el encuentro de Jackson Hole tiene una temática central. Aunque después las discusiones de los asistentes a la cumbre giren en torno a los asuntos de actualidad, cada ejercicio hay un gran tema marco de las conferencias y discusiones.

Este año el tema de la conferencia es ‘Cambiando la Estructura de Mercado y las Implicaciones para la Política monetaria’. La celebración del encuentro no puede llegar en un momento más agitado para las Bolsas ya que está en desarrollo la guerra comercial y porque podría estar en ciernes una crisis en los emergentes de la que Turquía podría ser sólo el pistoletazo de salida. Por eso el principal foco de atención estará en el discurso de Jerome Powell.

Los futuros de la Fed están reduciendo la probabilidad de dos subidas de tipos este año a favor de una sola. No obstante las dos subidas siguen siendo el escenario más probable. En la reunión de septiembre, se espera que la Fed eleve los tipos de interés por octava vez desde finales de 2015. Los futuros de fondos federales adelan una probabilidad del 93,6% de un alza. Sin embargo, una posible cuarta alza del año en diciembre es menos segura, con solo el 61.3%.

Este es el escenario que manejan los analistas de la Citi, que confían en cuatro subidas de tipos en este ciclo, lo que implica llevar las tasas a un rango entre 2,75 y 3,00%. Ayer, las actas de la última reunión de la Fed, en la que la institución mantuvo el precio del dinero, apuntaron que los miembros de la Fed ven apropiado realizar una nueva subida "pronto". Muchos sugirieron que  si la marcha de la economía se mantiene como en la actualidad, se debería avanzar en la retirada de estímulos económicos.

Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio (grupo Unicaja) explica que Powell “podrá lanzar mensajes de que el contexto internacional (Turquía, China, Sudamérica, guerra comercial, etc..) puede reducir expectativas de crecimiento y condicionar el calendario de subidas de tipos prevista”.

Parece que efectivamente los inversores, a través de los futuros de la Fed, contemplan la posibilidad de que los nuevos acontecimientos tengan efectos en las decisiones futuras de los miembros de la Fed.

“El mercado se mantiene expectante ante la comparecencia de Powell el viernes. EE UU reiterará su hoja de ruta, aunque quizás algo menos firme con respecto a futuras subidas de tipos, a tenor de las últimas declaraciones de Trump”, consideran los expertos de Bankinter, tras el nuevo “ataque” del presidente de EEUU, Donald Trump, a la Reserva Federal (Fed) por su “insistencia” en seguir subiendo las tasas de interés oficiales. Según Trump, esta política podría terminar penalizando el crecimiento económico. Las palabras del presidente de EE UU están teniendo su reflejo en la cotización del dólar que, ayer marcó un cambio contra el euro de 1,1529 unidades.

“Esta no es la primera ocasión que Donald Trump arremete contra la entidad y ya en el pasado criticó el hecho de que el banco central estadounidense elevase el precio oficial del dinero en un momento en el que tanto sus homólogos, principalmente Europa (BCE) y Japón (BoJ), mantienen sus tipos de referencia en niveles próximos a cero o incluso en territorio negativo. De este modo, Trump reclamaba al banco de bancos estadounidenses su apoyo para seguir impulsando la economía, algo que no está entre los mandatos de la entidad, cuyos principales acometidos son el control de la inflación y un mercado laboral en situación de pleno empleo”, explica Aitor Mendez, de IG.

Por su parte, Paz, de Unicorp Patrimonio, considera que “Powell deberá demostrar la independencia de la Fed” . Aún así, el gestor cree que “si efectivamente la aceleración de la economía de Estados Unidos es sólo temporal y provocada por la reforma fiscal, entendemos que lanzarán un mensaje menos agresivo del que viene mostrando el nuevo presidente de la Fed. El resto de economías tanto desarrolladas como emergentes están desacelerándose los últimos meses. Esto, unido a que ya han pasado dos trimestres desde la reforma fiscal, debería penalizar las expectativas de crecimiento económico de Estados Unidos los próximos trimestres.”

Normas