Merkel, dispuesta a renunciar a la presidencia del BCE para obtener la de la Comisión

Ambos mandatos vencen en octubre del año que viene

Mañana se cierra el plazo para presentar candidatos a presidir el MUS

Merkel
El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann. REUTERS

La canciller alemana, Angela Merkel, quiere que un alemán ocupe la presidencia de la Comisión Europea a partir de octubre de 2019, cuando vence el mandato del actual Ejecutivo presidido por el luxemburgués Jean-Claude Juncker, según ha publicado hoy el diario alemán Handelsblatt. La opción de presidir la Comisión resta opciones a Jens Weidmann, clarísimo favorito, hasta esta mañana, para suceder a Mario Draghi al frente del BCE.

Alemania nunca ha tenido un presidente del BCE, y la llegada al sillón de Weidmann, actual presidente del Bundesbank y una de las voces más influyentes en Fráncfort, se daba casi por segura. No obstante, tradición europea de reparto de cargos entre países obliga a los líderes (incluso a los más poderosos) a elegir las bazas que quieren intercambiar. Según Handelsblatt Weidmann es visto con malos ojos por los países del Sur por su papel durante la crisis, y Merkel consideraría una señal de debilidad elegir otro candidato.

Además, no es la primera vez que se filtra que la canciller aceptaría renunciar al BCE. Ya en marzo la agencia Bloomberg publicó que Merkel estaría dispuesta a renunciar a esta baza a cambio de ventajas en otros aspectos de la integración europea. En caso de conseguir la presidencia de la Comisión, los candidatos serían Peter Altmaier, ministro de Economía, Manfred Weber, presidente del grupo popular en la Eurocámara y Ursula van der Leyden, ministra de Defensa.

Tanto el cargo de Juncker como el de Draghi vencen en octubre de 2019, y de hecho las instituciones europeas se renovarán casi totalmente de aquí a 18 meses: en diciembre de este año se renueva a la presidenta del supervisor de la banca (actualmente en manos de la francesa Danièle Nouy), en mayo de 2019 se abre el relevo del belga Peter Praet, miembro del comité ejecutivo del BCE y economista jefe del banco, en octubre el de Draghi y en diciembre el del francés Benoît Coeuré. También estarán vacantes las presidencias del Parlamento Europeo (Antonio Tajani, Italia), el Consejo de Europa (Donald Tusk, Polonia).

Precisamente mañana vencen los plazos para que los países miembros de la eurozona presenten candidatos suceder a Nouy al frente del MUS (Mecanismo Único de Supervisión para los bancos de la eurozona). Se da por hecho que un país no puede ostentar al mismo tiempo la presidencia del BCE y del MUS, por lo que la presentación de candidaturas es una decisión de gran carga política. Actualmente la número dos del MUS es Sabine Lautenschläger; si Alemania la selecciona estaría erosionando en gran medida las opciones de Weidmann, en línea con lo publicado por Handelsblatt.

Y, al contrario, la salida de Nouy del MUS da a Francia opciones en el BCE en caso de que Weidmann se retire de la carrera por el BCE. François Villeroy de Galhau es considerado el candidato número uno desde Francia. El juego de las sillas también afectaría a Italia, que perdería la presidencia del BCE y de la Eurocámara, si bien su gobierno euroescéptico puede restar el peso de Roma en el reparto.

Normas