El impacto de las falsificaciones sobre el pequeño comercio ¿Puede ser peor?

Los artículos falsos, una lacra para el pequeño y mediano comercio en España, que generea pérdidas millonarios y pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo.

falsificaciones pequeño comercio

La venta de artículos falsificados cuesta ya al pequeño comercio cerca de 6.175 millones de euros al año en pérdidas, lo que se traduce en un 9,3% del volumen total de ventas. Estos datos se han hecho públicos este miércoles por parte de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), con motivo del Día Mundial contra las falsificaciones.

Si extrapolamos estas cifras por habitante, el resultado nos dice que son 133 euros los que cuestan las falsificaciones de artículos a cada uno de nosotros.

Desde la Confederación Española de Comercio (CEC) y desde ANDEMA (Asociación para la Defensa de la Marca) han emitido un comunicado con la intención de “insistir en que los productos falsificados no pasan ningún tipo de control de calidad y seguridad”, lo que afecta directamente a los intereses y garantías de los consumidores.

“La venta de falsificaciones incide seriamente sobre las ventas del pequeño y mediano comerci. Pero los perjuicios no van solo hacia las ventas, sino que en España cada año algo más de 40.000 empleos se ven afectados por esta actividad ilícita”; ha señalado el secretario general de la CEC.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo en Europa y la Oficina de la Unión Europea para la Propiedad Industrial destacan que el comercio mundial de falsificaciones se eleva a 338.000 millones de euros al año, lo que representa el 2,5% del comercio mundial. “La importación de productos falsos equivale ya al 5% de las importaciones de la Unión Europea”, expresan.

Desde la Comisión Europea ya se elaboró un informe en el que se señaló que la distribución y venta de falsificaciones constituye una de las actividades predilectas del crimen organizado, y que disminuye los ingresos en impuestos debido a la caída de las ventas declaradas y legales.

“Para ambas asociaciones, la solución para terminar con la venta de falsificaciones pasa por una voluntad política a todos los niveles, pero también por la concienciación”, se indica en el comunicado.

José Antonio Moreno, director general de ANDEMA, afirma que "debemos ser consumidores responsables, comprando en comercios lícitos que generan empleo y pagan impuestos".

Normas