Fidelity: “No vemos señales de sobrecalentamiento en la economía de EE UU”

Están comprando bancos y distribuidores de gas y petróleo

Su objetivo es generar unos retornos estables del 4-5% anual

Eugene Philalithis, gestor de fondos de Fidelity International.
Eugene Philalithis, gestor de fondos de Fidelity International.

Eugene Philalithis gestiona uno de los fondos más exitosos distribuidos por la gestora norteamericana Fidelity International, el Global Multi Asset Income Fund. Este vehículo tiene un tamaño por encima de los 8.200 millones de dólares (6.700 millones de euros).

Es un fondo mixto, de cinco años de antigüedad y tiene por objetivo generar ingresos de forma estable y predecible de entre un 4% y un 5% a lo largo de todo el ciclo de mercado. Además, sus gestores tratan de priorizar la preservación de capital y la baja volatilidad. La rentabilidad media anualizada en cinco ejercicios ha sido del 5,22%.

En la actualidad, el fondo tiene la máxima exposición a Bolsa desde su creación. La renta variable acapara el 50% de sus activos, la renta fija el 40% y los activos alternativos el 10%.

¿Las caídas bursátiles del primer trimestre son el principio del fin de este largo mercado alcista?

La situación macroeconómica sigue siendo positiva. Los indicadores apuntan a un crecimiento estable, inflación controlada… Es un entorno positivo para la Bolsa. El caso es que hay algunas partes del mercado bursátil que lo habían hecho muy bien, como la renta variable de Estados Unidos, especialmente las tecnológicas, y otras que se habían quedado rezagadas. Nosotros estamos llevando a cabo estrategias que priman estas segundas sobre las primeras. Ya a mediados de 2017 empezamos a ponernos cortos sobre la Bolsa estadounidense, y a comienzos de este año tomamos posiciones bajistas sobre las tecnológicas.

¿Ha sido más una corrección técnica que el final de un ciclo?

Cuando deshicimos los cortos en febrero, fue porque teníamos la impresión de que era una corrección muy técnica, muy ligada a los problemas de algunos fondos cotizados que tenían como subyacente la volatilidad. Pero lo que hemos visto desde entonces es que hay otros factores, como el anuncio de subida de tarifas entre Estados Unidos y China, o el caso Facebook, o el ataque del presidente Donald Trump sobre Amazon… que han acabado dañando al conjunto de la Bolsa de EE UU. Aun así, los fundamentos siguen siendo positivos.

¿La economía de Estados Unidos entrará en recesión en los próximos años?

No hacemos pronósticos de probabilidad de recesión. Lo que sí que creemos es que estamos en la parte final del ciclo económico. Estamos siguiendo con atención los indicadores que pronostican una recesión, como la inversión de la curva de tipos, la caída de la oferta monetaria. Pero en general, no vemos señales alarmantes. La Reserva Federal sigue con su política de normalización monetaria. La rentabilidad de los bonos sigue subiendo de forma moderada, hasta el 3% para los bonos a 10 años. Los spreads de crédito están en niveles razonables. Y las previsiones de evolución de beneficios son positivas. Así que creemos que la Bolsa de Estados Unidos cotiza a unos niveles razonables. No hay señales de que la economía esté recalentada. Lo que vemos es una ralentización del crecimiento.

¿Qué industrias se puede ver más perjudicada por la guerra comercial?

El comercio mundial representa unos 30 billones de dólares. Las importaciones y exportaciones de Estados Unidos son unos 5 billones y las de China 3,5 billones. Por ahora, hemos visto anuncios de que el aumento de aranceles va a afectar tan solo a 1.500 productos. Así que no creo que pueda llegar a dañar el crecimiento mundial. Si se recrudece la guerra comercial, sí que podría llegar a afectar, y a provocar desabastecimiento en las cadenas de suministro. En la lista hay productos muy variados, pero puede afectar a la industria del automóvil, a las compañías tecnológicas, sobre todo por cuestiones de propiedad intelectual. También a la industria de maquinaria.

¿En qué compañías estáis invirtiendo?

En la parte de Bolsa estadounidense tenemos bastantes bancos y aseguradoras. También tenemos exposición a empresas de consumo. En los últimos tiempos también hemos incorporado varias empresas de energía. Muchas compañías se vieron muy castigadas en 2016 y 2017 por el desplome del precio del petróleo y también por el derrumbe de los bonos de alta rentabilidad en empresas de shale gas. Nos gustan las empresas de distribución de energía con oleoductos o gaseoductos. El mercado se ha centrado demasiado en comprar compañías tecnológicas y ha dejado de lado este sector.

¿Y en Europa?

Estamos especialmente interesados en bonos emitidos por bancos, sobre todo bonos contingentes convertibles [deuda híbrida]. Creemos que los bancos tienen buen historial crediticio, con un notable desapalancamiento, y con mejoría en los ratios de morosidad en Italia y España. Esto va a mejorar la rentabilidad. Y los rendimientos que ofrecen los bonos son muy atractivos. A pesar de la volatilidad que hemos vivido en las últimas semanas, este activo ha funcionado muy bien.

Normas