El Banco de España insta a la banca a recuperar cédulas y titulizaciones

Apunta cambios regulatorios que van a dar más solidez y transparencia a estos productos

Su diseño será más homogéneo a nivel europeo

Banco de España
Javier Alonso, subgobernador del Banco de España.

El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, ha avanzado hoy los cambios regulatorios en dos vías de financiación básicas a las que podrá regresar con intensidad la banca española ante el final de la barra libre de liquidez del BCE de la que ha disfrutado en los últimos años. En las jornadas financieras organizadas hoy por Abanca y Cinco Días, Alonso ha señalado novedades normativas en las cédulas hipotecarias, títulos de deuda de máxima calidad y a los que la banca española ha recurrido con frecuencia, y en bonos de titulización, que se están recuperando del duro estigma que les impuso la crisis de las subprime y que los erradicó del mercado.

 Alonso ha explicado que hay iniciativas de la Comisión Europea para hacer el mercado de estos dos productos más eficiente y profundo, de modo que para los inversores sea más fácil evaluar el riesgo que asumen. En materia de cédulas hipotecarias, de fuerte implantación en Alemania, Francia, Dinamarca y España, se busca avanzar en su homogeneización a nivel europeo, con la creación de la etiqueta de european covered bond. Así, en el momento actual, la regulación de este producto financiero difiere de unos países a otros. Por ejemplo, las cédulas hipotecarias españolas están respaldadas por toda la cartera hipotecaria del banco que las emite, pese a lo que no están consideradas de mayor calidad crediticia frente a activos similares, como las cédulas alemanas.

En cuanto a los bonos de titulización, Alonso ha señalado que pueden contribuir a “mejorar la gestión del riesgo y a trasladar la financiación a la economía real”. La UE aprobó el pasado diciembre un reglamento específico para hacer las denominadas titulizaciones simples, transparentes y normalizadas (STS, por sus siglas en inglés). Así, deberán ser homogéneas en el tipo de activo y el riesgo de crédito de los subyacentes y se exigirán requisitos mínimos de información para dotarlas de más transparencia. Esta nueva norma será de aplicación a partir de 2019.

El subdirector del Banco de España ha destacado la importancia de trasponer esta regulación para dar más solidez a ambos productos de financiación y ha instado al sector a ir adaptándose a estos cambios regulatorios. "No perdamos de vista los retos que suponen las nuevas tecnologías, pero tampoco aspectos relacionados con la financiación tradicional de las entidades que recobrarán importancia a medida que vaya llegando a vencimiento la liquidez otorgada por el BCE", ha señalado.

Normas