Marie Owens Thomsen: "No hay señales de que el ciclo alcista en EE UU esté llegando a su fin"

Alerta del riesgo que supone para los mercados que el bono americano a diez años supere el nivel del 3%

Prevé que la renta variable global acabe el año con una subida media del 10%

Marie Owens Thomsen
Marie Owens Thomsen, economista jefe de Indosuez Wealth Management.

Veterana economista y estratega con experiencia en importantes grupos bancarios internacionales, como HSBC y Merrill Lynch, Marie Owens Thomsen, es economista jefe en Indosuez Wealth Management desde 2011. Se codea a diario con medio centenar de especialistas en inversiones de todo el mundo para construir la estrategia de inversión del banco y satisfacer las necesidades de sus clientes. Le encanta explorar oportunidades de inversión originales y diversas, sin perder de vista la calidad, al tiempo que dedica gran parte de su día a día a transmitir su pasión por las finanzas.

Hay cierto temor a que el actual ciclo alcista vaya a finalizar y la desaceleración empiece en Estados Unidos.

En este momento no hay señales de que el ciclo alcista en EE UU esté llegando a su fin. Sigue habiendo un crecimiento sólido y todo apunta a que va a continuar, aunque es cierto que el país está funcionando casi a plena capacidad, con una tasa de desempleo muy baja, lo que sugiere que sí será difícil que se acelere el crecimiento económico. Europa, con una tasa de paro del 8,7%, podría tener varios años más de ciclo alcista comparado con EE UU. A nivel mundial, el ciclo empresarial no va a crecer más tras haber pisado el acelerador en 2017. Este año se mantendrá estable y quizá un poco más lento en 2019 y 2020.

Algunos culpan a los riesgos inflacionistas de las recientes correcciones en Bolsa. ¿Va a subir mucho la inflación o es una falsa alarma?

Todos observamos que la inflación está subiendo tras un largo periodo de deflación y desinflación, pero no creo que el miedo a la inflación haya sido la causa de las caídas de las Bolsas. Las expectativas de inflación están bastante planas. El mercado se volvió loco pensando que la inflación es un problema, pero yo echaría más la culpa a los indicadores de sentimiento. En enero los mercados subieron rápidamente y estaban en un punto de euforia, y desde el punto de vista de la contratación esa es una señal muy clara de que hay que vender y recoger beneficios.

¿Crees que la Reserva Federal acelerará el alza de los tipos de interés?

La Fed empezó a subir los tipos a finales de 2015 porque pensaban que a final de 2016 la inflación podría acercarse al 2%, dado que hay un retardo de unos 12 meses entre la acción a nivel de política monetaria y el efecto que se refleja en el mercado. Seguirá subiendo los tipos porque no quiere que se supere demasiado ese objetivo. Ahora la inflación está en el 2,1%. Pensamos que hará tres subidas este año y otras dos en 2019 para que ese ejercicio las tasas se sitúen en el 2,7%. En Europa todavía no sabemos cuándo el BCE cree que la inflación llegará al 2%. Nosotros pensamos que en 2020, lo que sería compatible con que elevara tipos a finales de 2019 y empezar a retirar estímulos a finales de 2018 y no en septiembre.

¿Tendrán los inversores que aprender a convivir con la volatilidad?

El régimen de volatilidad va a cambiar y a subir porque venimos de años de volatilidad excesivamente baja. Habrá que ser más cautos, selectivos y rotar activos. Lo que será muy importante este año para los mercados son las valoraciones relativas entre distintos tipos de activos. Hay un nivel psicológico del 3% en la mente de los inversores para el bono estadounidense a 10 años. Cuando se supere, se habrá eliminado la ventaja de valoración relativa de la renta variable.

Entonces, ¿va a ser 2018 un buen año para las Bolsas?

El año pasado los mercados se beneficiaron enormemente de la aceleración del crecimiento mundial y las Bolsas subieron de media un 20%. Pensamos que este año el crecimiento permanecerá estable, por eso el ejercicio será la mitad de bueno para las Bolsas globales, que podrían acabar con un 10% de revalorización media.

En España en concreto, ¿seguirá pesando la cuestión catalana?

Creo que Cataluña va a seguir influyendo y, si en opinión de los inversores internacionales tienes un hándicap, entonces no queda más remedio que hacer las cosas mejor que aquellos países que no lo tienen. Aunque la situación política siga siendo complicada, debería ser un incentivo para que España realice más reformas estructurales con las que atraer a los inversores. España hizo muchas y muy buenas reformas que aceleraron el crecimiento incluso por encima de lo esperado, pero luego dejó de hacerlas. Si no hay nuevas reformas, la tendencia de crecimiento en el país será a la baja.

¿Y las elecciones en Italia son un riesgo?

Teniendo en cuenta que el Movimiento Cinco Estrellas ha dicho que no va a hacer coalición con nadie, no creo que haya ningún resultado en las elecciones italianas que pudiera dar lugar a una nueva crisis europea o del euro. Los mercados están protegidos del riesgo político por la solidez del ciclo empresarial. Si auguramos que se puede desacelerar en 2019 o 2020, entonces aumentará la importancia de los acontecimientos políticos. En España justo esos años hay elecciones.

Normas