El primer borrador del 'brexit' provoca un choque frontal de Bruselas y Londres

La CE aprueba el proyecto de acuerdo sobre el abandono del club del Reino Unido

La primera ministra británica rechaza enfurecida la propuesta

La primera ministra británica,Theresa May  AFP PHOTO  Tolga AKMEN
La primera ministra británica,Theresa May / AFP PHOTO / Tolga AKMEN

La Comisión Europea ha aprobado este miércoles el primer borrador del Acuerdo de salida del Reino Unido de la UE, un histórico texto de 118 páginas y 168 artículos que ha desencadenado un choque frontal con Londres.

"Ningún primer ministro británico podría nunca aceptarlo", ha advertido la primera ministra británica, Theresa May, tras publicarse un documento que recoge la posibilidad de mantener en el mercado interior a la provincia británica de Irlanda del Norte.

Londres ha interpretado como una declaración de guerra diplomáticos la solución planteada por el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, que pretende evitar la aparición de una frontera física entre la República de Irlanda (socio de la UE) y el resto de la isla,

"Este borrador, si se aplicara, socavaría el mercado interior del Reino Unido y amenazaría la integridad constitucional del Reino Unido estableciendo una frontera aduanera y reguladora en el mar de Irlanda", ha advertido May ante el Parlamento británico poco después de que Barnier presentase el texto durante una rueda de prensa en Bruselas.

Los mercados han encajado con aparente indiferencia la nueva complicación del brexit, confiados tal vez en que se trata de un tropiezo más en una larga y procelosa negociación. Barnier, sin embargo, ha subrayado que "estamos en un momento clave del proceso" y ha urgido a acelerar la negociación porque el tiempo se agota.

Nunca voy de farol, advierte el negociador jefe de la UE. Estamos preparados para el peor escenario

 

El texto aprobado este miércoles da forma legal, por primera vez en la historia de la UE, a los términos de salida de uno de sus socios. La propuesta debe ser revisada por el Consejo de Ministros de la UE y por el Parlamento Europeo antes de remitirla a Londres para su negociación, aunque la postura de May ya anticipa que el texto deberá ser modificado si se quiere evitar una ruptura brutal y sin acuerdo cuando el 29 de marzo de 2019 se consume el brexit.d

Barnier rechazó también las sugerencias que llegan desde el lado británico del canal de la Mancha sobre un posible brexit a la carta, que permitiría a Reino Unido participar solo en las políticas comunitarias que le conviniesen. "Eso va contra la esencia de lo que es la UE desde hace 60 años", zanjó el francés. "Y Reino Unido debería saberlo porque lleva 44 años con nosotros".

Pero Barnier no parece arredrarse ante esa amenaza. "Nunca he ido de farol", ha advertido este miércoles tras defender la lógica de sus propuestas. "Y desde el principio he dicho que nos estamos preparando para todas las situaciones", señaló en referencia a la posibilidad que no se logre un acuerdo con Londres en los 13 meses que faltan para que concluya la negociación.

Reino Unido ingresó en 1973 en la entonces llamada Comunidad Económica Europea, como parte de la primera ampliación de un club iniciado en 1958. Desde el principio, Londres apostó por una mera integración económica y se mostró a cualquier tipo integración política.

El distanciamiento entre Bruselas y Londres se agrandó con el nacimiento de la zona euro en 1999 y la conversión de la moneda única en el símbolo de una unión política cada vez más estrecha. El gobierno británico, con el conservador David Cameron al frente, decidió jugarse a cara o cruz la continuidad en el club, en un referéndum consultivo celebrado el 23 de junio de 2016. Ganaron los partidarios de salir con el 51,9% de los votos, un resultado que desencadenó una de las negociaciones más complejas y laboriosas en la historia de la UE.

 

Normas