Moody’s cree que la parálisis del Gobierno puede dañar el rating

La agencia valora positivamente la gestión del Gobierno

Alerta del alto nivel de endeudamiento de algunas entidades

Jorge Rodríguez-Valez y Sarah Carlson, analistas de Moody's.
Jorge Rodríguez-Valez y Sarah Carlson, analistas de Moody's.

La expectativa de una próxima subida de tipos no preocupa a Moody’s, aunque sí pone el foco de riesgo en agunas entidades altamente endeudadas. En España, la agencia de calificación financiera valora positivamente la gestión del Ejecutivo y mantiene que las medidas que se han tomado aislan al país de un posible shock. Advierte, no obstante, de que los desencuentros con Cataluña y la consecuente parálisis política pueden tener un coste en el crecimiento económico y en el rating español, pero no adelanta si revisará su nota en la siguiente actualización, prevista para abril.Moody’s se muestra tranquila ante el escenario de una próxima subida de tipos del BCE.

La agencia de calificación insiste en que la medida va en línea con la esperada normalización de la política monetaria y añade que se producirá de manera muy gradual. Además, se trata, según dice, de un escenario esperado sobre el que los bancos centrales han hecho suficiente hincapié. “No creemos que [unos tipos más altos] vayan a tener un carácter desestabilizador en los mercados porque, puestos en perspectiva, van a seguir siendo muy bajos durante un largo periodo de tiempo”, señala Jorge Rodríguez-Valez, vicepresidente de Estrategia de Crédito de la entidad. Aunque matiza que sí existen ciertos riesgos derivados “del alto grado de endeudamiento de algunos emisores”. Rodríguez-Valez añade que la capacidad de afrontar una financiación más cara dependerá de la manera en que las empresas de cada sector hayan aprovechado el periodo favorable, que ahora toca a su fin, para moderar su nivel de deuda.

El actual impasse en el conflicto catalán puede tener un impacto macroeconómico negativo

Para Moody’s, España, al igual que la mayoría de países europeos, ha hecho los deberes y ha tomado las medidas adecuadas para estar preparada: “España ha aislado de su balance contable los riesgos de la subida de tipos mediante la emisión de bonos más a largo plazo [esta semana, el Tesoro ha colocado deuda sindicada a 30 años con un demanda récord], lo que le ha permitido disminuir su stock de deuda”, indica Sarah Carlson, vicepresidenta de Riesgo Soberano de la firma de rating. Esta analista ve positiva la gestión del Ejecutivo, “gracias a las medidas tomadas durante este tiempo por el Gobierno español, el riesgo está controlado”, sostiene.

Pese al buen desempeño en ese ámbito, Moody’s todavía no ha revisado el rating español, cuyo anuncio se pospuso en octubre pasado por la inestabilidad en Cataluña. Precisa que el hecho de tener marcadas determinadas fechas para anunciar revisiones no implica que tengan que pronunciarse necesariamente, y tampoco da detalles sobre la previsión de la próxima cita: “La siguiente fecha en el calendario es en abril y ya veremos en ese momento si la usamos o no”, zanja Carlson.

A pesar de haber anunciado en otras ocasiones que el riesgo de una posible independencia en Cataluña es “muy poco probable”, Moody’s no descarta que la situación de inmovilismo pueda perjudicar a la nota española. “El actual impasse entre el bloque proindependentista y el Gobierno central puede tener un impacto macroeconómico negativo e implicaciones sobre el rating”, avisa Carlson. El bloqueo político y falta de aprobación de los Presupuestos de este año, en parte debidos al contencioso catalán y en parte al Gobierno en minoría del PP, ofrecen, para esta experta de Moody’s, un panorama poco alentador y “difícil de resolver”.

Normas