Josep Santacreu: “Sin reforma será difícil afrontar la demanda sanitaria futura”

El ejecutivo de DKV cree que hay que tomar medidas ante el envejecimiento y el alto coste de las nuevas terapias

Para la firma, el seguro privado complementa la oferta pública

Josep Santacreu, DKV
Josep Santacreu, consejero delegado de DKV Seguros

Este doctor en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de Cataluña, con licenciatura en Medicina, lleva más de 30 años en el sector sanitario. Primero, como directivo en el área hospitalaria público-privada, y después, en la de seguros.

Josep Santacreu (Guissona, Lleida, 1958) es consejero delegado de DKV Seguros, del grupo Ergo, desde que esta compañía alemana adquirió en 1998 la aseguradora Previasa, perteneciente al desaparecido empresario Publio Cordón, tras ser secuestrado por los Grapo, de la que también era primer ejecutivo. Desde su Observatorio de Salud y Medio Ambiente, el grupo analiza los efectos del deterioro ambiental en la salud.

En su último informe, el sexto que elabora con la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), avisa de que en 2050 las olas de calor causarán 120.000 muertes anuales en la UE, con un coste estimado en 150.000 millones.

¿Cuál es el impacto del cambio climático en la salud?

Incrementa la frecuencia e intensidad de los desastres naturales, las sequías e incendios, con un impacto directo en las personas. Las olas de calor afectan sobre todo a niños, mujeres y gente mayor, con enfermedades ya crónicas, o el aumento de parásitos e infecciones.

¿Supone un riesgo para las aseguradoras?

Aunque estamos enfocados en el seguro de salud, sí es cierto que este año ha sido una temporada mala en el Caribe, los tres huracanes [Harvey, Irma y María] han supuesto costes por 2,7 billones de euros, calcula Munich Re, y buena parte de estas pérdidas han tenido que ser cubiertas por los grupos aseguradores. Y, en España, hemos visto la combinación de sequía e incendio. Esto da una dimensión del tema.

¿Cómo va el negocio del seguro de salud?

Sin llegar a niveles precrisis, seguimos creciendo con buen tono tanto en primas como en número de clientes [DKV obtuvo en 2016 un resultado de 34,3 millones, un 28% más que en el ejercicio anterior, debido principalmente al aumento del 6% (526 millones) del ramo sanitario. Su facturación fue de 745 millones, una subida del 5%, tras vender 125.751 pólizas]. Eso demuestra que los ciudadanos valoran lo que les aporta el seguro de salud, pese a la crisis. 

El cambio climático eleva el riesgo de infecciones y parásitos en niños, mujeres y mayores

¿El deterioro de la sanidad pública está detrás del alza de las pólizas privadas?

Sinceramente, no hemos percibido que los nuevos clientes vengan porque ha habido un acelerado deterioro del servicio público. Los indicadores de opinión que tenemos muestran que la ciudadanía sigue teniendo una valoración alta del servicio de salud, similar a periodos anteriores.

¿Y por qué gana adeptos entonces?

El motivo principal es por conveniencia, facilidad de acceso, evitar listas de espera, poder disponer de habitación individual; es un complemento y una mejora respecto a la oferta pública. Es esa mejora, disponibilidad a un cuadro médico amplio sin restricción de horario ni de territorio y a un paquete de servicios más personal y a medida.

Pero reconoce que hay listas de espera.

No hay ningún servicio público del mundo que no tenga listas de espera.

¿Cómo ha afectado la entrada de las insurtech?

Poco. No hay todavía un jugador que esté tomando una parte significativa de las cuotas del sector. Pero las compañías estamos en vigilancia porque, en otros sectores, estos jugadores, apoyados en base tecnológica o en modelos de negocio nuevos, están entrando de una manera muy fuerte. Aunque no es fácil, intentamos anticiparnos.

¿Está trabajando con alguna startup?

Sí, tenemos programas de colaboración con centros de innovación y empresas que complementan nuestra actividad o nos apoyan en los desarrollos que estamos realizando.

Los servicios de medicina online se usan con mayor frecuencia en pediatría y dermatología

¿Puede poner un ejemplo?

Vamos a lanzar Digital Doctor, que estará disponible en enero. Es una app que chequea su situación de salud, los síntomas, y esa evaluación la hace la startup Mediktor. Después derivamos al paciente a un médico online por videoconferencia o chat. En menos de un mes, esta app está en pruebas desde el 21 de noviembre, ha habido 1.319 consultas: 284 por llamada, 382 por videoconsulta y 653 por chat. De ellas, el 87% son banales; el 4%, urgencias, y el 2,48%, emergencias.

Parece que los exámenes médicos online aumentan, ¿será tendencia?

Estamos en una fase piloto; no obstante, lo que sí sabemos es que este servicio es bien valorado por nuestros clientes y se usa con mayor frecuencia en pediatría y dermatología, donde la imagen facilita mucho la consulta. Pero su uso es general, en breve tendremos una estadística más amplia.

¿Es el momento de una reforma sanitaria?

No creo que haya en el plan de nadie una reforma sanitaria, me sorprendería mucho. En la situación de estancamiento, de mantener el statu quo actual, no veo ningún partido ni actor relevante que esté proponiendo un cambio sustancial de modelo.

Josep Santacreu: “Sin reforma será difícil afrontar la demanda sanitaria futura”

Pero ¿es necesaria?

En una sociedad que envejece, como demuestran los datos demográficos, y en la que encarecen los nuevos métodos diagnósticos y terapéuticos, probablemente sea conveniente tomar medidas de algún tipo para modular el incremento que se va a producir. Además, si el Estado tiene que reducir el déficit y el gasto público, sin reformas va a ser muy difícil poder hacer frente a la demanda que generará la ciudadanía en los próximos años. Todo el mundo está de acuerdo, el tema es cómo se hace, que no es fácil, o acaba pasando que no se hace nada.

¿Qué planes de expansión tiene la compañía para los próximos años?

No tenemos ninguna operación en la mente, aunque nuestra compañía siempre está abierta a explorar posibilidades de aumentar su presencia en España, si se da la oportunidad de integración de otras empresas. Pero no hay muchos candidatos ni opciones.

¿Y fuera de España?

Estamos viendo ahora, en fase de estudio, con interés la expansión a Latinoamérica.

Normas