restaurantes Ampliar foto

La mejora del consumo atrae a gigantes de la restauración internacional

Una docena de grupos de restauración anuncian en menos de dos años su desembarco en España

El turismo, el crecimiento económico y el gusto del consumidor español por nuevas ofertas elevan el interés de las marcas

La semana pasada abrió sus puertas en plena Gran Vía madrileña la cadena de hamburgueserías estadounidense Carl’s Jr. Apenas un año antes, en la misma arteria comercial de la capital inauguraba Five Guys su primer local. Son solo dos nombres de una creciente lista de empresas internacionales de restauración que han fijado su mirada en el mercado español.

A ellos se unió la semana anterior el anuncio del grupo alemán Vapiano, que ha elegido el centro comercial Diagonal Mar de Barcelona para tener su primer restaurante en España, tras haber buscado durante más de un año una ubicación para su estreno en el país. Además, otras cadenas como Wagamama, Papa John’s o Tim Hortons, con un importante número de restaurantes a nivel internacional, han anunciado en los últimos dos años su posicionamiento en el mercado español.

Octavio Llamas, presidente de la patronal de la restauración organizada, Marcas de Restauración, asegura que España es un mercado muy interesante para esta actividad, principalmente gracias a la recuperación del consumo y el crecimiento de la economía española. “El PIB español crece por encima de la media europea y el sector de la restauración organizada lo hace al doble de ritmo”, apunta. Además, las cifras turísticas de récord que se encadenan en los últimos ejercicios suponen un estímulo a este sector.

Por otro lado, el desarrollo y ampliación de algunos centros comerciales, como Diagonal Mar en Barcelona, y la apertura de ejes comerciales como Gran Vía en Madrid, para la hostelería, producen oportunidades de ubicación a estas nuevas marcas en ejes de gran afluencia de gente.

El sector crece al doble de ritmo que el PIB

Por último, el atractivo español para las empresas del sector reside también en los gustos de los consumidores españoles. Llamas señala que el cliente en España está abierto a probar nuevos conceptos y sabores, más que en otros mercados.

La hamburguesa tiene una importancia central en la entrada de nuevos actores. Este segmento del sector ha vivido en los últimos años una revolución, abriéndose a actores más allá de los tradicionales McDonald’s y Burger King. Así, se han unido Carl’s Jr., que cuenta con más de 2.000 restaurantes a nivel mundial, Steak & Shake o Five Guys, que se hizo internacionalmente conocida por el expresidente Barack Obama.

Pero como señala Llamas, el cliente está demandando nuevos conceptos. Es ahí donde entran ofertas distintas, como el caso de Wagamama. Esta cadena, de origen británico, ofrece lo que llama cocina “panasiática” y ya ha abierto cuatro restaurantes en España. Otro caso es el de Blue Frog, que hace el recorrido inverso: comida occidental desde la visión asiática. Nacida en Shanghái, hoy es propiedad de AmRest Holding, dueño en España de La Tagliattella.

“Aunque la hamburguesa es la categoría más importante, el consumidor español ha mostrado interés por todos los segmentos. Le gusta comer fuera y probar cosas nuevas”, señala el directivo de la organización empresarial, en la que se integran empresas como Vips, McDonald’s, Telepizza o Restalia.

Algunas cadenas seleccionan el mercado español como una vía de entrada en Europa Occidental

Tal es la apertura del consumidor español hacia nuevas ofertas que algunas cadenas han seleccionado este mercado para su primer local en Europa. Es el caso de la ya citada Blue Frog, que se ha situado en el centro comercial Parquesur, o del NBA Café. La cadena de locales de la liga estadounidense de baloncesto entró en Barcelona y ha comentado recientemente que busca otro en Madrid. También Carl’s Jr., que prevé alcanzar los 100 locales en cinco años en España, ha elegido este país como primer paso para su expansión por la Europa Occidental.

Algunos de los nuevos operadores llegan a segmentos complicados con gran dominio te otro competidor. Es el caso de las pizzerías. En un mercado donde Telepizza tiene una posición de dominio, Papa John’s entró en 2016 y ya ha abierto más de una treintena de locales. También la italiana Da Michele y la francesa Le Kiosque à Pizzas buscan un hueco en la categoría.

Batalla por el café

Además de la batalla por liderar en hamburguesas o en pizzas, el café también va a vivir un aumento en la competencia. Se trata de un segmento con un peso predominante de las cafeterías independientes. Sin embargo, a la creciente posición de Starbucks, que lleva 15 años en España, se unió en 2014 la británica Costa Coffee, y en los últimos dos años la apuesta al alza de McDonald’s.

La última, hasta la fecha, en anunciar su llegada a España ha sido Tim Hortons. La cadena, propiedad de Restaurant Brands International –propietaria de Burger King–, ha anunciado su entrada en España. Aunque todavía no ha concretado la ubicación se su primer establecimiento, se hará previsiblemente antes de fin de año. Para ello, ya cuenta con un equipo liderado por Sebastián Martínez, nombrado la semana pasada.

Muchas de las cadenas que han llegado a España se encuentran en sus primeros pasos de expansión en el país. Solo Papa John’s tiene ya más de una treintena de locales, pero la mayoría cuentan con planes de crecimiento más allá de Madrid y Barcelona, las dos ciudades que han copado todos los estrenos.

Pero no son las últimas en llegar las únicas que tienen planes de expansión en España. Cadenas ya consolidadas en el país como Burger King, que abrió la puerta hace más de 40 años a la comida rápida en España, prevé alcanzar los 1.000 restaurantes en este mercado, unos 300 más de los actuales. Por su lado, McDonald’s anunció en 2015 un plan para incorporar 100 restaurantes nuevos hasta este año. Otra marca estadounidense, Domino’s Pizza, ha abierto 12 locales en España en apenas dos meses.

La llegada de nuevas marcas está sirviendo además a empresas españolas a aumentar su cartera de franquicias. Es el caso de Beer & Food, el propietario de Gambrinus o Cruz Blanca, que será la responsable de la expansión de Carl’s Jr. Por su lado, el grupo Vips es el encargado de la expansión de Wagamama, que prevé tener 20 restaurantes en España y Portugal en cinco años y 1.000 empleados. Por último, la llegada de Tim Hortons, prevista para antes de fin de año pero sin haber concretado ubicación y planes, supone un refuerzo a la sociedad que gestiona Burger King en España, una joint venture creada en 2016 entre el gigante estadounidense y su principal franquiciador en España, Quick Meals Ibérica.

Pese al importante número de grupos y marcas de restauración organizada que operan en España, Llamas defiende que todavía hay espacio para el crecimiento. “Hay cabida para nuevos operadores”.

“Un momento dulce para el sector de la restauración organizada”

El sector de la restauración organizada, que incluye a las cadenas de establecimientos hosteleros, vive “un momento dulce”, según Octavio Llamas, presidente de Marcas de Restauración, tras haber vivido unos años complicados por el desplome del consumo fuera del hogar, que también lastró al conjunto de la hostelería.

Llamas remarca que esta actividad apunta a un crecimiento del 6,5% para el cierre de este año. La patronal que dirige tuvo que ampliar sus previsiones de inicio del año –de en torno al 4,5% de alza– debido al buen arranque del actual ejercicio. Según los datos de la Federación Española de Hostelería y Restauración que maneja Marcas de Restauración, las cadenas de restauración tienen en torno a un 12% del conjunto de la hostelería, con una facturación conjunta de unos 10.700 millones de euros.

La llegada de nuevas cadenas y el crecimiento que están viviendo las ya instaladas hacen que Marcas de Restauración prevea que se cierre el año con más de 720 restaurantes nuevos en España por parte de estas empresas y que se cree un 10% más de empleo. Llamas señala, además, que algunas de estas nuevas enseñas que aterrizan en España están llamando a la puerta de su organización, donde hay en torno a 35 empresas, para incorporarse.

Normas
Entra en EL PAÍS