El INE y Eurostat, enfrentados por sus proyecciones de población Ampliar foto

El INE y Eurostat, enfrentados por sus proyecciones de población

Estadística recibe duras críticas por sus estimaciones demográficas

Bruselas prevé que la población española crecerá y el INE proyecta todo lo contrario

Las últimas proyecciones de población del INE estiman que, si se mantienen las tendencias demográficas actuales, la población española disminuirá en más de medio millón de habitantes en los próximos 15 años. A más largo plazo, las proyecciones indican que habrá 5,4 millones de españoles menos en 2066. Estas predicciones no solo plantean dudas acerca de la sostenibilidad del sistema de pensiones, sino que también implican que el crecimiento del PIB será cada vez menor, ya que este depende, entre otras cosas, de la cantidad de población activa. Sin embargo, las proyecciones de 2015 de Eurostat predicen un futuro significativamente distinto. El organismo europeo prevé que en 50 años la población española habrá aumentado en casi tres millones de habitantes. ¿Quién se equivoca?

En realidad, nadie. Como explica Amand Blanes, profesor del Centre d’Estudis Demográfics de Barcelona, todo depende de la forma en la que cada centro formula sus hipótesis. El INE estudia las tendencias demográficas del pasado más reciente y las proyecta en los 50 años que vienen. Estas variables son tres: la tasa de fecundidad, la tasa de mortalidad y las migraciones. Eurostat hace algo parecido, pero presenta diferentes escenarios futuros y utiliza hipótesis conjuntas, ya que estima que la tasa de fecundidad será creciente. La que según Blanes es la más problemática es la cifra de la inmigración, ya que “en España se proyecta cogiendo únicamente el dato del último año. Si en 2015 hubo 300.000 inmigrantes, se estima que en los próximos años ese número no cambiará”. A primera vista no parece un método muy complejo. Fuentes del INE comentan que estudiarán la forma en la que proyectan este dato, pero que no puede “coger los datos de hace más de 10 años, porque entonces entraban más de un millón de personas al año, y es evidente que eso no va a volver a suceder”.

En las últimas semanas, el INE ha recibido críticas por la metodología que utiliza. Las más recientes por parte de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que calificó sus proyecciones de “poco sofisticadas” y afirmó que dejarán de utilizarlas. Por otra parte, un alto cargo del Gobierno afirma que los técnicos de la Seguridad Social tampoco utilizan estas proyecciones, y que para diseñar la reforma del sistema de pensiones usarán las propias, que tienen en cuenta únicamente la evolución de pensionistas. Este alto cargo se muestra también crítico con la forma de proceder del INE, y comenta que sus estimaciones no forman parte de los estudios del Ageing Working Group de la Comisión Europea, encargado de estudiar la sostenibilidad de los sistemas de pensiones de los 27 países miembros. En su opinión, las proyecciones del INE son “demasiado simplistas” y en la Comisión utilizan las estadísticas EUROPOP, diseñadas por Eurostat.

“El simplismo podría ser aplicable a unas y a otras”, se defienden desde el INE. “Una proyección no es una previsión. No hay criterios subjetivos. El futuro está condicionado por el presente. Yo no puedo decir que la tasa de fecundidad va a aumentar a 1,7 hijos por mujer en 10 años, porque en la actualidad esa tasa es muchísimo más baja. Lo que tenemos es lo que tenemos y no podemos salirnos del guión”.

Las diferencias en los resultados que presenta Eurostat con respecto al INE se deben a que el organismo europeo ofrece varios escenarios posibles, mientras que Estadística realiza suproyección basándose únicamente en lo que ha sucedido en los últimos años. “¿Estamos condenados a tener siempre 1,4 hijos por mujer? ¿O podemos diseñar políticas sociales que aumenten la fecundidad a 1,7?” comenta Blanes. Eurostat diseña escenarios a partir de una tasa de fecundidad más alta que la que tenemos actualmente, en los que se contempla una recuperación económica o en los que la demanda de trabajo es alta y por lo tanto se recurre a la inmigración. Es decir, se tienen en cuenta las tendencias pasadas pero también se incorporan futuribles. El escenario más bajo de Eurostat, que cuenta con una inmigración igual a cero, es el único que prevé los mismos niveles de población futura que el escenario único del INE.

El Instituto no hace una reflexión comparando nuestra tasa de fecundidad con la de otros países europeos. Su forma de realizar las proyecciones le obliga a actualizarlas cada dos años, y vemos que hay diferencias relativamente grandes entre los estudios.”, comenta Amand Blanes. Los institutos de estadística de países como Francia, Alemania, Italia o Reino Unido sí utilizan diferentes escenarios a la hora de realizar sus proyecciones, y han tomado la decisión de hacerlo en consenso con sociólogos y demógrafos.

Las críticas que tachan al INE de poco complejo no son nuevas, y por ello en las proyecciones del año 2016 decidieron incluir un “análisis de sensibilidad” en el que amplían la horquilla de los posibles resultados en un determinado porcentaje por encima y por debajo del resultado central. No obstante, según Blanes, esto sigue difiriendo de los resultados planteados a partir de escenarios que maneja Eurostat.

“Lo relevante de las proyecciones es que el envejecimiento es imparable. Esto no es una catástrofe pero hay que tomar decisiones al respecto”, comenta María Miyar, profesora de la UNED. “Las proyecciones no intentan estimar el número de la poblacion sino su estructura. Es imposible acertar en horizontes de 50 años”, afirman desde el INE. La disparidad de los resultados de las dos instituciones indica que, a pesar de la incertidumbre, ambos horizontes son posibles. Todo dependerá de la capacidad de las políticas que se implanten para frenar la caída de la población española e impulsar el saldo migratorio positivo.

Radiografía de las proyecciones

Fecundidad. Un ascenso anecdótico es el que prevé el INE para la tasa de fecundidad, que pasaría de los 1,33 hijos por mujer actuales a 1,38 en 50 años. La otra causa que hace que se espere un descenso de los nacimientos de alrededor del 20% a medio plazo, es la reducción del número de mujeres en edad fértil. Desde el INE proyectan que el número de mujeres entre 15 y 49 años disminuirá en un 15% en 15 años.

Mortalidad. El INE prevé que en 15 años aumente la esperanza de vida en 3,3 años para mujeres y en 2,3 años para varones. A pesar de este aumento, el número de defunciones seguirá creciendo debido al envejecimiento poblacional. Por ello, en los próximos 15 años el INE predice un 12,7% más de defunciones que en el último período. De hecho, en España habría más defunciones que nacimientos en los próximos 50 años.

Migraciones. Se estima que el saldo migratorio sea positivo con el extranjero, ya que la emigración de españoles a otros países disminuirá en el futuro. No obstante, al realizar las proyecciones la inmigración se mantiene con el dato de 2015, debido a la alta incertidumbre que presenta. Si la inmigración provoca un aumento de la actividad económica o si es el crecimiento del PIBel que atrae a inmigrantes es una cuestión que los expertos no han resuelto todavía.

Normas
Entra en EL PAÍS