Foro Cinco Días

Las pensiones, a debate: Báñez defiende el sistema público “para el presente y para el futuro”

Los participantes coinciden en la importancia del Pacto de Toledo


Cinco Días ha organizado la jornada "El sistema público de pensiones: aportaciones a un debate", que se celebra hoy, 14 de febrero, en la Sala de Conferencias Mutua Madrileña con un aforo limitado. El evento está patrocinado por Mutua Madrileña y Liberbank.

Tras una breve presentación del director de Cinco Días, Ricardo de Querol, en la que ha insistido en la necesidad de reformar el sistema de pensiones porque "no hay otro camino que la reforma y no se puede mirar hacia otro lado", ha intervenido el consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, uno de los patrocinadores de la jornada. Ha puesto de relieve las características demográficas de España, como el envejecimiento de la población, lo que, a su juicio, es un factor que debe invitar a la reflexión.

A continuación, el otro patrocinador del acto, el presidente de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda, ha asegurado que en los tiempos que corren "la aportación del sistema privado es inexorable e imprescindible". Ha señalado que en España hay 100.000 millones en fondos de pensiones y apuesta por darles más atractivo desde el punto de vista de la rentabilidad y la liquidez porque es "un activo financiero más". Así, ha estimado necesario disponer de una fiscalidad de salida más ventajosa para los planes de pensiones. La tributación debería tener consideración de renta de capital y no de renta del trabajo, como sucede ahora, ha señalado.

Antes de entrar en materia, Javier Fernández, presidente de Asturias y de la gestora del PSOE, ha honrado la figura de Luis Martínez Noval, antíguo ministro socialista de Trabajo y homenajeado de la jornada.

  • Primera parte

El evento se divide en dos partes. En la primera, el debate se centra en la situación actual y en cuáles son las perspectivas del sistema español de pensiones públicas. Participan el expresidente del Gobierno, Felipe González; el presidente del Consejo Económico Social, Marcos Peña; Antonio Roldán, diputado y portavoz de Economía de Ciudadanos, y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, por ese orden. El moderador de esta mesa, Miquel Roca, ha comenzado diciendo que "el problema de las pensiones requiere consenso".

Por su parte, Felipe González, ha dicho que el debate del sistema de las pensiones es el mismo que el de hace años y ha incidido en que está en favor de un sistema público de pensiones, pero "depende de la voluntad colectiva que esto perdure". Opina que no se puede afirmar "categóricamente" que el sistema esté garantizado para los próximos 30 años para tranquilizar a la sociedad y le inquieta el futuro de las pensiones, de manera que es "uno de los grandes desafíos para este país". Así, admite estar alerta sobre las posibles soluciones.

González cree que se tendrá que discutir sobre la viabilidad del sistema de pensiones, algo sobre lo que ya se empezó a discutir en el año 85, dentro de algunos años otra vez, dado que "los gurús que creen que está solucionado simplemente mienten o están vendiendo una mercancía averidada con otros propósitos". Al expresidente le inquieta que "se esté acabando la hucha" y que la solución esté en aportaciones privadas. Así, coincide con Roca en que "el consenso es el fruto del diálogo y hay que poner razonamientos y compromisos para evaluar y hacer previsible el futuro sistema de pensiones".

En su turno, el presidente del Consejo Económico Social, Marcos Peña, ha recordado "la importancia de la voluntad política". Por eso, ha abogado por ampliar incluso con nuevos interlocutores el Pacto de Toledo, que ha considerado fundamental para avanzar en las pensiones que actualmente reciben 9,5 millones de personas en España, con una pensión media de 1.333 euros (el doble que en el 2000). Cree que el sistema público de pensiones se va a arreglar con más empleo, aunque el “problema es que está habiendo un cambio categorial en el empleo”.

Considera que el primer reto es el "pánico demográfico, que es complejo". Ha avanzado que en el año 2040 tendremos 15 millones de pensionistas y ante eso "no existe solución definitiva", lo que significa que "es necesaria una conducta reformista permanente en financiación, organización y gasto". Ha concluido aseverando que la clave es la "voluntad política y el entendimiento".

Ha proseguido Antonio Roldán, diputado y portavoz de Economía de Ciudadanos. Considera que el debate que les ocupa tiene que salir del cortoplacismo y apuesta por recuperar el Pacto de Toledo sin echarse "los trastos unos a otros". Ha destacado uno de los principales problemas que compromete al sistema, como es la baja tasa de natalidad, y está convencido de que la "reforma esencial" pasa por una reforma educativa y abordar la formación en el empleo. "Hay que formarse de manera permanente porque hay que adaptarse al nuevo mundo en el que juegan un papel muy importante las nuevas tecnologías".

Cerrando la primera parte, Fátima Báñez, ministra de empleo, ha definido el sistema de pensiones como un instrumento de solidaridad entre generaciones y territorios en España, del que se ha sentido orgullosa porque "el sistema público de reparto es una buena solución para el futuro y el presente de la sociedad española".

Ha reconocido que es un sistema que se ha puesto a prueba pero ha salido fortalecido. "Estamos pagando más pensiones y a más pensionistas que nunca". Ha puesto en valor la puesta en marcha de iniciativas como un complemento de maternidad para favorecer a las mujeres que trabajan y contribuyen a la natalidad, "lo que aporta no solo a la población sino también al sistema". Báñez ha subrayado que "estamos haciendo reformas permanentes e incrementando la protección a los colectivos más vulnerables durante la crisis". No obstante, no ha negado los problemas que existen y que "afrontarlos de cara, con transparencia y honradez intelectual".

Ha recordado la dureza de la crisis pero también la recuperación que se ha producido en el empleo en los últimos años. "Por cada nueva pensión que entra en el sistema hay cinco nuevos empleos", ha apuntado, sin obviar que hay que aspirar a ser europeos en ocupación y productividad. Así, la ministra ha recordado que la “mejor” manera de garantizar un sistema público de reparto de pensiones es con empleo y productividad. Y Báñez ha coincidido con el resto de ponentes en la relevancia de preservar el Pacto de Toledo y en un "diálogo constructivo".

Cree que el Gobierno ya ha puesto sobre la mesa algunas de las soluciones para el sistema de pensiones, como ampliar las vías de financiación con el pago vía cotización o vía impuestos. Ha enumerado también otros caminos, como la revisión de las bonificaciones a la contratación, que está en la mesa del diálogo social aunque ha apuntado que esto “no significa que se vayan a eliminar”. También hacer un análisis honesto de cómo está contribuyendo cada ciudadano a cada uno de los regímenes de la seguridad social, y el envejecimiento activo porque "el talento no tiene edad".

  • Segunda parte

La segunda parte está enfocada a exponer la situación financiera y demográfica relacionada con nuestro sistema. En este segundo panel participan Tomás Burgos, secretario de Estado de la Seguridad Social; Luis Garrido, catedrático de Sociología de la UNED; y Octavio Granado, exsecretario de Estado de la Seguridad Social. El panel está moderado por Jaime Montalvo, vicepresidente de Mutua Madrileña y catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social.

Juan Luis Rodríguez-Vigil, presidente del “Memorial Luis Martínez Noval”, ha sido el encargado de hacer la introducción en la que ha agradecido la participación de las "autoridades en el saber" del sistema de las pensiones en España. Después, el moderador, Jaime Montalvo, ha subrayado el beneficio de poder contar con "una generación de compromiso" en uno de los grandes problemas que afectan a la sociedad española, "que tiene que solucionar y puede solucionar dessde estudios serios, análisis de la realidad y rechazo de cualquier planteamiento partidario-exlcuyente".

Octavio Granado, exsecretario de Estado de la Seguridad Social, ha repasado la situación actual de la Seguridad Social, que afirma es heredera de la crisis, y que llevó al año 2011 a ser el primero en terminar en déficit. La consecuencia fue una devaluación competitiva, de salarios y una merma de ingresos para la Seguridad Social. Esto, ha dicho, se ha traducido en que hoy en día se tienen menos cotizantes que a finales de 2011. En cuanto a gastos, la crisis trajo consigo la jubilación anticipada que ha impedido que se notara la ampliación de la edad de la jubilación. En resumen, lo que a su juicio ha sido "una tormenta perfecta" ha hecho pasar de un déficit del 0,15% en términos de contabilidad nacional en 2011 al 0,167% de 2015 y 2016 acabará probablemente con un 0,18%. Así se ha multiplicado por 12. Granado cree que lo que hay que hacer es hacer posible la sostenibilidad de las cuentas públicas partiendo de la base de que algún día subirán los tipos y la inflación.

Ha señalado que "lo más gordo" del problema demográfico todavía no ha llegado, sino que estima llegará a partir de 2027. Así, ha dado sus recetas para anticiparse a esta situación: descarta compatibilizar el trabajo y la pensión y pide frenar las jubilaciones anticipadas excepto en colectivos especiales. Opina que el peso del trabajo para financiar la protección social debe aumentar y se debe flexibilizar el sistema de la Seguridad Social, con cotizaciones adhoc para personas que encadenan trabajos temporales y a tiempo parciales y no tienen continuidad.

"Los interlocutores sociales tienen que tener capacidad para acordar un modelo para garantizar el sistema", ha finalizado.

En su discurso, Luis Garrido, catedrático de Sociología de la UNED, ha dicho estar orgulloso del sistema de pensiones español al que le ve futuro. Ha comentado que a sus 67 años se encuentra "mejor que nunca" y no cree que a los 65 haya que cortarle la vida laboral a nadie, aunque entiende que haya personas "que están peor que yo". Cuestiona el hecho de que se ligue la aceleración del progreso tecnológico con la pérdida del empleo y apuesta por compatibilizar pensión y salario. "No hay que prohibir trabajar", ha exhortado, y ha destacado que el acortamiento de la vida laboral (incorporación más tardía al mercado y menos empleo en los últimos años de cotización) está comprometiendo los ingresos de la Seguridad Social.

Para terminar, Tomás Burgos, secretario de Estado de la Seguridad Social, ha explicado que los principios del sistema público, de reparto, contributivo y solidario han venido conformando los diferentes acuerdos que a nivel parlamentario se han producido en España en los últimos tiempos. Así, piensa que la confluencia de todas la fuerzas políticas en el modelo que hay que preservar "es serio". Recuerda que el sistema ha perdido tres millones de cotizantes desde la crisis y ha incorporado un millón de personas que hay que proteger, y la esperanza de vida ha crecido casi un año en este periodo, lo que implica 14 pagas adicionales para cada uno de los pensionistas.

El sistema de Seguridad Social "es mucho más que un sistema de protección", ha defendido, y siempre ha estado ahí, por lo que piensa que hay que "sentar la base" de que sobre este modelo hay un acuerdo social y que el sistema tiene recorrido.

Burgos cree que el actual modelo es fruto del consenso y que a partir de él se deben tomar nuevas medidas. "El sistema tiene recorrido, pero tenemos que ser conscientes de que no será la última reforma que sufrirá". Sostiene que depués de las cinco reformas de pensiones acometidas, el sistema es más fuerte y ha traspasado las fronteras de la crisis económica y sin retroceder "un ápice" en el sistema de cobertura. Por eso, recalca la importancia del "valor del consenso" que se consiguió en el Pacto de Toledo y que "toca volver a hacerlo".

Afirma que la "demografía es clave pero no hay que dejarse arrastrar por el determinismo" de la demografía. Cree que el sistema está mejor que hace unos años con un país en crecimiento y recuperando empleo. "Los ciudadanos quieren más Seguridad Social", ha manifestado, pero, añade, los ingresos no van a caer del cielo, así que hay que determinar si es posible con acuerdo el origen de esos recursos. Asegura que los esfuerzos deben provenir tanto del Estado cpmo de los propios cotizantes, sobre todo de las bases máximas del sistema, por lo que hay que acordar las contribuciones, la relación entre las bases mínimas y máximas y la equidad.

Para disponer de la agenda del evento, pinche aquí

Normas