Gastronomía

El hotel María Cristina enseña a hacer pinchos

Cuenta con un espacio culinario, San Sebastián Food, de 500 metros cuadrados

Espacio de San Sebastián Food.
Espacio de San Sebastián Food.

El verdadero lujo, apuntan los expertos, se encuentra hoy día en la vivencia de una experiencia única. Es lo que ha buscado el majestuoso hotel María Cristina de San Sebastián, uno de los máximos exponentes del lujo en España, inaugurado en 1912, obra del arquitecto Charles Mewes, responsable a su vez del diseño del hotel Ritz de Madrid y de París. Precisamente, lleva el nombre de la primera persona que cruzó en julio de ese año su umbral, la reina regente de España. El María Cristina, a orilla del río Urumea y con vistas al mar, es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad y uno de los destinos favoritos de la realeza, la aristocracia, la alta sociedad y desde 1953, fecha de la inauguración del festival de cine de San Sebastián, de las estrellas de cine.

La belleza de su fachada y de su interior, que evoca la época de la Belle Epoque sirve de excusa, así como el exquisito servicio que ofrecen, pero en esa búsqueda por ofrecer experiencias únicas cuenta ahora con una escuela de cocina, denominada San Sebastián Food. Se trata de un nuevo servicio, tanto para clientes alojados en el hotel como para visitas externas, dirigido por Jon Warren.

Fachada del hotel.
Fachada del hotel.

El espacio tiene 500 metros cuadrados, destinados a impartir clases de cocina y donde todo aquel que lo desee puede sentirse un verdadero chef o sumiller: desde aprender a elaborar platos de la afamada cocina vasca, cocteles, gastronomía molecular, pinchos o a iniciarse en la delicada tarea del corte de jamón ibérico, entre otros. “El objetivo es ofrecer algo único y diferente para que el cliente viva una experiencia muy ligada a una ciudad tan gastronómica como esta”, señala el director general del hotel, Stijn Oyen.

Las clases se imparten en formato de medio día (cinco horas) o de jornada completa. Los precios, a partir de 165 euros, aunque dependiendo del formato pueden tener otro coste. Uno de los cursos de mayor aceptación es el de los secretos de los cocineros de las estrellas Michelin (175 euros, cinco horas), ya que cabe recordar que San Sebastián es la ciudad de España con más restaurantes con el máximo galardón de la Guía roja francesa: Arzak, de Juan Mari y Elena Arzak; Akelarre, de Pedro Subijana, y Martín Berasategui, en Lasarte. Otro de los más demandados es el curso sobre pinchos (165 euros), esos pequeños bocados que han convertido a esta ciudad en referente, desde la simple gilda, por otro lado, el más popular, hasta elaboradas creaciones en miniatura que se inspiran en la cocina de vanguardia.

También se enseñan, de la mano de un plantel de cocineros, los trucos para hacer una paella pero también el pulpo a la gallega, la tortilla española, un gazpacho o un guiso. Ofrecen además clases privadas de cocina para quien lo desee y rutas por los sitios más famosos de pinchos de la zona vieja de la ciudad.

Los cursos, que se imparten también en inglés, incluyen las clases con un chef experto, aperitivo, guía culinario, clase práctica, comida con maridaje, recetario y un regalo. Cuentan con una bodega privada con una amplia selección de vinos, finos, sherrys, y licores, donde se ofrecen donde se ofrecen degustaciones, seminarios y catas.

La exlusiva suite de Bette Davis

Suite de Bette Davis.
Suite de Bette Davis.

Un botón del ascensor del hotel María Cristina de San Sebastián indica una parada especial y única, que sorprende al visitante, y que anuncia una parada en la planta en la que se encuentra la suite que lleva el nombre de la actriz Bette Davis.

Se trata de la misma habitación en la que pernoctó la actriz estadounidense, protagonista de películas como Eva al desnudo o Qué fue de Baby Jane, en 1989 durante su estancia en la ciudad donostiarra. Un homenaje a la musa del hotel. Por todos los rincones de la suite, los huéspedes descubrirán una colección personal de imágenes de la actriz durante su estancia en la ciudad, así como algunas de sus cintas más relevantes. La habitación tiene 78 metros cuadrados, vistas al río Urumea y a la ciudad, así como una cama de la colección luxury, selección de almohadas, un salón, sistema de sonido Bang & Olufsen, dos televisores Samsung y productos de tocador de Loewe. El precio de la mítica suite, a partir de 700 euros. El hotel María Cristina cuenta con otras suites y habitaciones, a partir de 200 euros la noche.

Normas