Convenios colectivos

Los empresarios no admitirán que los salarios suban un 4%

El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, argumenta que los salarios reales, incorporada la inflación negativa, han crecido un 6% en los últimos 12 años

El presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) y vicepresidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en un acto.
El presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) y vicepresidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en un acto.

El vicepresidente de CEOE y presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, ha advertido hoy que la patronal quiere que se mantenga la moderación salarial actual y así lo defenderán los empresarios en la negociación que mantienen con los sindicatos dentro de la comisión de seguimiento del III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). Por ello, el dirigente empresarial ha dejado claro que la patronal no aceptará un incremento de salarios del 4%, reclamado por UGT, porque es "una exageración" e “irrealizable”.

Así lo ha señalado durante su intervención en un desayuno informativo organizado por Club Diálogos para la Democracia, unos días después de que la patronal y los sindicatos iniciaran los primeros contactos para negociar el incremento salarial para 2017 y fijaran una próxima reunión para el 20 de octubre.

Garamendi, ha justificado las demandas de moderación salarial de los empresarios argumentando que el crecimiento real de los salarios en los últimos 12 años ha sido del 6%, sumando el incremento salarial y la inflación negativa.

Asimismo, ha recordado que en el día a día, las empresas están subiendo los salarios incluso por debajo de lo recomendado por las cúpulas patronales y sindicales. Así ha explicado que en España hay 5.000 mesas de negociación que versan sobre la variación salarial “todos los días” y que en el primer año del AENC se acordó un incrementó salarial del 1% que finalmente se situó en el 0,8%, al tiempo que para este año se había fijado una banda de hasta el 1,5% de subida, que finalmente se está situando en torno al 1,05%.

“Voy a defender la moderación salarial, es la base y baza por la que las exportaciones están funcionando”, ha subrayado Garamendi, que ha abogado por la contención de los salarios en aras de ganar competitividad.

Elevados costes laborales

Respecto a la petición de subir los salarios realizada por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, Garamendi ha apuntado que “el trabajador ve lo que le llega a casa pero el empresario lo que le cuesta y hasta dónde puede llegar”.

En esta línea, ha enfatizado también que las empresas españolas y especialmente “muchas” todavía están compensando las pérdidas derivadas de la crisis. “El famoso empresario de puro y tirantes ha dejado de existir hace mucho tiempo”, ha añadido. Así, ha dicho ver “muy bien” la petición de Draghi de subir los salarios porque conllevaría un aumento del consumo, si bien ha supeditado dicha subida a la supresión de las cotizaciones sociales.

De esta forma, ha hecho hincapié en el problema que supone para los empresarios los costes laborales, que si se bajaran, “posiblemente los salarios subirían algo”, y ha criticado que las cotizaciones sociales en España sean un 30% superiores a la media de los países europeos, por lo que ha pedido que se alineen, así como los “elevados” costes energéticos.

“Nos pegaron una subida del 20% o del 30% de los costes laborales”, ha recordado Garamendi en referencia a cuando se fijó la obligación de cotizar por los vales de comida y el transporte. En cualquier caso, ha matizado que las variaciones salariales también dependerán de cada sector específico, ya que habrá “algunos donde posiblemente pueda haber un ajuste mayor y otros menor”.

Preguntado sobre si se podrá alcanzar un acuerdo sobre el incremento salarial para 2017 antes de final de año, Garamendi ha avisado de que “si se va a hablar del 4% es que directamente alguien no se quiere sentar en la mesa” --en clara referencia a UGT-- aunque ha puntualizado que si la propuesta es “razonable”, se alcanzará un acuerdo, algo “importante para España” de cara al exterior al ser un “ejemplo de sociedad civil”. Desde CC OO son más partidarios de que las subidas ronden el 2%.

Por otra parte, en materia de formación ha mostrado su discrepancia con el modelo de formación dual puesto en marcha por el Gobierno de Mariano Rajoy, ya que, en su opinión, la formación tiene que acordarse “a través del diálogo, de la negociación colectiva y del diálogo social”.

En esta línea, ha pedido que se cuente con la opinión de los empresarios que “conocen la realidad”, al emplear al 90% de los trabajadores frente al 1% que coloca el Servicio Público de Empleo (SEPE), para mejorar el modelo. Aunque ha dicho que tienen la “mano tendida” al Ejecutivo, al que apelan al diálogo sobre este asunto, especialmente después de que la Audiencia Nacional haya anulado el plan de formación del Gobierno de 2014 y de que patronal y sindicatos hayan recurrido la convocatoria para los planes de este año.

 

Normas