Moderniza el interiorismo y la carta
Espacio decorado por Sandra Tarruella y Ricard Trenchs
Espacio decorado por Sandra Tarruella y Ricard Trenchs

Cinco Jotas se renueva en la calle de moda

Una reforma integral, tanto en diseño, del que se ha ocupado la interiorista Sandra Tarruella y su socio Ricard Trenchs, como en concepto gastronómico. Es el gran cambio acometido en el restaurante Cinco Jotas Madrid, en el Callejón de Puigcerdá, uno de los rincones más atractivos de la ciudad, en plena calle Jorge Juan, una de las zonas más representantivas en estos momentos en cuanto a restauración se refiere.

Tartar de presa ibérica 5J con cigalas y yema de huevo.
Tartar de presa ibérica 5J con cigalas y yema de huevo.

Del anterior Cinco Jotas, perteneciente al grupo Osborne, apenas queda rastro, salvo por el jamón cien por cien bellota y algunos platos ya considerados clásicos en este establecimiento, como el salmorejo con picadillo o los huevos con jamón. En la carta, hay bastantes guiños al sur, en las fritura en homenaje al Puerto de Santa María, como el cazón en adobo y lima; también, la clásica ensaladilla con ventresca y mejillones y emulsión de su escabeche. Entre las novedades y para compartir, bombas de secreto en tempura, con un toque picante, sashimi de secreto con algas o unas alcachofas rellenas de chipirones en su tinta con alioli de tomate.

De cuchara, garbanzos guisados con bogavante, arroz meloso de setas con queso Payoyo de la Sierra de Cádiz, o medallones de manitas y parmentier de apio nabo. Las carnes, procedentes de las fincas onubenses donde se crían los cerdos de Cinco Jotas, son la pieza principal, con elaboraciones sofisticadas como el secreto glaseado y ahumado con maderas de encina y patata confitada y puerros.

La hamburguesa la sirven con foie e higos confitados, el tataki de presa con berenjena a la llama con chutney de shitake y la pluma a la milanesa con patatas y huevos de codorniz. También hay piezas de vaca y un breve apartado de pescados, donde se ofrece lomo de bacalao con cremoso de Idiazábal y tomate confitado, o merluza de pincho. La carta de vinos es clásica. Todos se pueden tomar por copas, ya que se extrae de la botella con el sistema Coravin, sin necesidad de descorchar. Precio:45 euros.

Cinco Jotas Madrid: Callejón de Puigcerdá. Tel. 911 734 397.