La liquidez del BCE deja en mínimos los tipos

Depósitos por 168.000 millones buscan destino

Depósitos por 168.000 millones buscan destino

La caída de tipos de interés al mínimo sin precedentes del 0,05%, hasta rozar el cero, ha tenido un implacable reflejo en la remuneración de los depósitos de la banca, que apenas rozan el 0,5% para la nueva producción. El precio oficial del dinero ha tocado fondo pero la rentabilidad de los depósitos de la banca promete seguir descendiendo a la vista de que las entidades financieras ya no necesitan de la captación de este producto para sostener sus fuentes de financiación, que garantiza el Banco Central Europeo.

Los depósitos fueron una auténtica tabla de salvación para la banca española cuando, tras la quiebra de Lehman Brothers y en los inicios de la crisis de la deuda soberana en la zona euro, el mercado interbancario se cegó y anuló las fórmulas tradicionales de financiación del sector. Fueron los tiempos de los depósitos al 4% a un año y de una guerra desaforada por captar clientela por parte de los bancos, que no dudaron en sacrificar sus márgenes de negocio.

Sin embargo, el entorno actual es radicalmente distinto y a los tipos de interés rozando el cero –referencia inevitable para el coste del pasivo– se añade el hecho de que la banca ya no tiene problemas de financiación, lo que elimina cualquier urgencia por captar depósitos. Es más, el BCE ha decidido inyectar liquidez al sistema por más de un billón de euros –en su programa de expansión cuantitativa–, lo que sin duda contribuirá a rebajar el coste de financiación de la banca y la necesidad de elevar la base de depósitos y de remunerarlos para garantizar su captación.

“El BCE ha rebajado a marchas forzadas el coste de la financiación mayorista”, señala Valentín Bes, director de producto de Bankinter, que recuerda además que tampoco hay presión para obtener financiación minorista, a través de los depósitos. Este es el contexto en el que este año vencerán los más de 168.000 millones de euros de depósitos a menos de un año contratados durante 2014 y que están condenados a una mínima rentabilidad.

La rentabilidad media de la nueva producción está en el 0,59% –según los últimos datos del Banco de España del mes de diciembre–, en contraste con el 1,21% de enero de 2014. “Con la abundancia de liquidez y ahora el QE, aún van a bajar más los tipos de los depósitos. No descartamos que este año caigan por debajo del 0,5% ó 0,4%”, señala Itziar Sola, analista de AFI. Para Manuel Nogueira, responsable de producto de Abanca, “la rentabilidad de los depósitos a plazo todavía se reducirá aún más este año, aunque el margen ya es muy pequeño”.

Con esta perspectiva de mínima remuneración sorprende sin embargo la resistencia del ahorrador tradicional en depósitos a asumir ligeras dosis de riesgo con las que aspirar a una rentabilidad algo mayor. Nogueira explica que entre el 80% y el 90% del ahorro en depósitos que vence se destina de nuevo al mismo producto, pese una rentabilidad menguante y a que la entidad ofrece alternativas, como un depósito estructurado –con todo el capital garantizado– que puede rentar el 2% TAE a 18 meses si las acciones de Telefónica e Iberdrola están al vencimiento a un nivel superior al de la contratación del producto. En Bankinter –que también oferta un depósito estructurado al 2% a 18 meses vinculado a las acciones de Telefónica e Inditex– explican que el 70% de los vencimientos va en la actualidad a la renovación del depósito y solo el 30% se destina a estructurados o fondos. “Hay ahorro a la espera de tomar decisiones, como posición de liquidez. Y el depósito es siempre lugar de refugio”, añade Valentín Bes.

Fuentes financieras señalan que tanto la remuneración como los volúmenes de nueva contratación de depósitos podrían tocar fondo este año, en un momento en que el crédito todavía no termina de despegar y los bancos necesitan elevar su margen de negocio. Así, la banca aprovechará la caída de tipos para remunerar en mucha menor cuantía los depósitos que vencen al tiempo que gestiona el diferencial que aplica a los créditos.