Informe Merco Personas 2014

Los retos de los empleadores: salario, motivación y conciliación

Estudiantes, trabajadores y directivos de recursos humanos quieren formar parte de organizaciones éticas que potencien el desarrollo personal de sus empleados y que generen orgullo de pertenencia

Los retos de los empleadores: salario, motivación y conciliación Ampliar foto

Además de los rankings, Merco Personas 2014 incluye análisis de diferentes aspectos relacionados con la atracción de talento en las organizaciones, de las que aquí se presenta una selección de tres cuestiones.

En primer lugar, se compara la importancia que el conjunto de trabajadores y responsables de recursos humanos dan a las variables de Merco Personas 2014, así como el nivel de satisfacción que tienen de cada una de ellas.

Al analizar las variables más importantes y aquellas con menor satisfacción desde la óptica de trabajadores y responsables de recursos humanos, se aprecia una importante coincidencia entre ambos, ya que tres de ellas (valores éticos y profesionales, desarrollo profesional y promoción interna, y el orgullo de formar parte de la empresa) aparecen entre las cuatro más importantes. A estas, los responsables de recursos humanos incorporan la reputación directiva, mientras que los trabajadores añaden la motivación y el reconocimiento.

Por tanto, la expectativa de unos y otros es lograr una empresa ética, que potencie el desarrollo de sus personas y genere orgullo de pertenencia. Ese es el reto de las empresas españolas y de toda la sociedad para mejorar compromiso, satisfacción y competitividad.

En cuanto a los problemas o las variables donde la satisfacción es más baja, también hay una coincidencia en tres de ellas: la motivación y el reconocimiento, las acciones de conciliación de la vida personal y profesional y el salario. Nuestras empresas pagan menos de lo deseable, no motivan suficientemente y no permiten una buena conciliación.

Los analistas de Merco apuntan que es significativa también la insatisfacción de los directivos a la hora de valorar la capacidad de esas compañías para atraer talento, demostrando que la apuesta por este es vital para el futuro de la organización.

Merco Personas profundiza también en las fortalezas y debilidades de las empresas españolas desde la perspectiva de los estudiantes universitarios de los últimos años de carrera, es decir, aquellos que están en vísperas de incorporarse al mercado laboral.

Las grandes preocupaciones que estos trasladan sobre sus posibles empleadores, sobre los lugares en los que quieren trabajar, son en primer lugar, que las oportunidades de desarrollo sean las mismas para hombres y mujeres, lo cual evidencia que la igualdad es todavía un reto para unos universitarios donde las mujeres son mayoría.

Empleados y directivos coinciden: nuestras empresas pagan menos de lo deseable

En segundo lugar está la conciliación: nuestros jóvenes aspiran legítimamente a conciliar su vida personal y laboral y no creen que esa aspiración se pueda ver satisfecha adecuadamente en la empresa española.

En tercer lugar están empatados los valores éticos y profesionales, la identificación de los trabajadores con el proyecto empresarial, y el orgullo de formar parte de la empresa, déficit este último que pone sobre la mesa el alejamiento o recelo de los futuros trabajadores respecto del mundo empresarial, bien por falta de cultura o por la escasa traslación de estos valores por parte de las compañías.

En cuanto a las fortalezas o principales atractivos para captar talento, los estudiantes valoran el éxito de la empresa, el salario, y el potencial de desarrollo profesional que pueden encontrar en ella.

Al igual que en el caso de los estudiantes, resulta interesante conocer también la percepción que los empleados tienen de cuáles son las principales fortalezas y debilidades de las compañías españolas.

Cuando los trabajadores eligen las empresas donde les gustaría trabajar, señalan como principales fortalezas la posibilidad de desarrollo profesional y promoción interna, el éxito y la imagen de la empresa, el atractivo del sector, la reputación de los directivos, el orgullo de pertenencia, y la identificación de los trabajadores. El mensaje es: Queremos trabajar en lugares de éxito, que permitan crecer y que generen identificación y orgullo.

Cuando se pregunta por las debilidades que caben esperar en esas empresas aparecen los siguientes factores: el salario, las acciones de conciliación de la vida personal y laboral, y la relación con los mandos intermedios, retos que prácticamente todos los públicos plantean para la empresa española y que aparecen como una de las llaves para captar el talento que se requiere.