El Foco

‘Start-ups’, con la mente en la nube

Silicon Valley es célebre por haber sido un centro de innovación y desarrollo de nuevas tecnologías desde los años cincuenta. Buena parte de estos avances han sido posibles gracias al fácil acceso a la tecnología, y a profesionales de gran talento en un entorno con los canales de financiación necesarios que han posibilitado el desarrollo orgánico y sostenible de una amplia comunidad de start-ups. A lo largo de los últimos años, hemos asistido a una transformación protagonizada por la aparición de varios casos de éxito similares en Europa. Han surgido centros de innovación como Berlín, Londres y Barcelona donde se fomenta la innovación y el florecimiento de comunidades de start-ups. Gran parte de este crecimiento ha sido posible gracias a la computación en nube y al acceso a recursos tecnológicos bajo demanda en pago por uso.

La no necesidad de una inversión inicial hace que si una idea no prospera la compañía no afronte un lastre

La computación en nube no es una tecnología nueva, Amazon Web Services (AWS)comenzó a ofrecer sus servicios en nube a las empresas en 2006. Sin embargo, lo que sí es novedoso es la capacidad que la computación en nube brinda a las start-ups para crecer rápidamente y expandir sus servicios globalmente, todo ello mientras pagan únicamente por los recursos que utilizan. La nube iguala la capacidad de competir de pequeñas y grandes empresas pues permite acceso en la pequeña empresa a los recursos que necesitan para competir con las grandes de formas que, hasta ahora, eran muy costosas y a menudo inaccesibles para ellas. Gracias a la computación en nube, emprendedores y start-ups cuentan con la capacidad de obtener los recursos que necesitan para plasmar sus ideas en la práctica. El hecho de no requerir una inversión inicial brinda la ventaja de que en caso de que una idea no prospere la compañía no se verá lastrada con inversiones tecnológicas desaprovechadas permitiendo trabajar desde cero en ideas nuevas. Esto también implica que, cuando la idea de una start-up tiene éxito, la nube permite a la compañía crecer rápidamente globalmente.

Así, las start-ups ya no tienen por qué limitarse a ofrecer sus servicios en sus comunidades locales. Gracias a la nube, pueden lanzar sus negocios a escala global y atraer a clientes de todo el planeta, todo ello con una inversión mínima. Tomemos como ejemplo Social Point, una compañía de juegos sociales con sede en Barcelona. Valiéndose de la computación en nube, Social Point se ha convertido en una de las compañías de diseño de videojuegos más importantes del mundo. Desde su fundación en 2008, Social Point ha pasado a ofrecer sus servicios a más de 43 millones de jugadores cada mes. Los juegos sociales han experimentado un crecimiento espectacular por su propia naturaleza social y, en ocasiones, este crecimiento puede producirse en cuestión de días o incluso de horas. Para soportar el rápido crecimiento de sus juegos más célebres, Dragon City, Social Wars y Social Empires, Social Point se vale de la computación en nube. La escalabilidad de la nube permite a Social Point adaptar sus sistemas al incremento de tráfico que conlleva el lanzamiento de un juego nuevo. Como resultado de ello, Dragon City es ya el quinto juego en popularidad en Facebook, con más de seis millones de jugadores diarios. Sin la nube, escalar sus sistemas hasta este nivel habría supuesto unos costes prohibitivos para Social Point.

Ser un emprendedor implica probar ideas nuevas o, en el caso de Social Point, juegos nuevos, sin temor al fracaso. Al reducir el coste del fracaso, estamos contribuyendo a que esta mentalidad emprendedora prospere. La computación en nube es un gran ejemplo de este planteamiento. A medida que hemos ido reduciendo el coste del fracaso para nuestros clientes, hemos asistido a un número cada vez mayor de compañías experimentando y explorando ideas que hasta ahora no eran posibles. Una mayor experimentación fomenta una mayor innovación y, en última instancia, estimula la aparición de más centros de innovación como el de Barcelona. En AWS a lo largo de los últimos ocho años hemos reducido nuestros precios 45 veces, a pesar de no tener presión alguna por parte de nuestra competencia. Al recortar nuestros precios y, por consiguiente, el coste del fracaso para nuestros clientes, hemos visto como muchas nuevas empresas experimentan y florecen y dan sus primeros pasos, tanto en España como en el resto del mundo. Tomemos Spotify como ejemplo.

Spotify utiliza la soluciónde almacenamiento enla nube S3 de Amazon para almacenar toda su música

El servicio de música online es un caso de éxito entre las start-ups europeas. La compañía se creó en 2008 y desde entonces ha experimentado un rápido crecimiento, con más de 40 millones de usuarios activos y 10 millones de suscriptores de pago, ofreciendo acceso instantáneo a más de 20 millones de canciones bajo licencia. Spotify publica nuevos discos constantemente e incorpora más de 20.000 pistas nuevas a su catálogo cada día. Para poder sostener este crecimiento a escala global, Spotify necesitaba una solución de almacenamiento que pudiera asumir sus necesidades muy rápidamente sin incurrir en prolongados plazos de implementación de sistemas. Para ello, recurrieron a la nube. Actualmente, Spotify utiliza la solución de almacenamiento en la nube S3 de Amazon para almacenar toda su música, lo que le permite el rápido escalado cuando es necesario, algo que no es posible sin la nube.

Lo mejor de la nube es que dar los primeros pasos resulta sencillo. Las start-ups españolas que quieran experimentar la computación nube pueden comenzar a operar de forma gratuita. AWS Activate es un programa diseñado para ofrecer a las start-ups los recursos que necesitan para comenzar a ofrecer sus servicios en la nube y acceso gratuito a recursos de formación y asistencia técnicas, así como el soporte directo de técnicos expertos. Además, incluye AWS Free Tier, que ofrece a las start-ups acceso a recursos tecnológicos gratuitos, de los que podrán valerse para poner sus proyectos en marcha sin coste ninguno.

La nube permite a empresas de todos los tamaños el acceso a soluciones de almacenamiento, computación, bases de datos y otras muchas tecnologías siguiendo un modelo de pago por consumo, desde cualquier punto del planeta. Cualquiera que cuente con conocimientos básicos de informática, una idea y una tarjeta de crédito puede conseguir acceso a infinitos recursos de computación y almacenamiento bajo demanda, pagando exclusivamente por lo que consuman a través de internet. España cuenta con una gran cultura empresarial que está incubando start-ups y ayudándolas a crecer y expandirse a escala mundial, con la ayuda de la computación en nube. Esperamos ver muchas más empresas españolas floreciendo en los próximos años, gracias a esta tecnología.

Antonio Alonso López es director de Amazon Web Services para el sur de Europa.