Guía con los productos más rentables del sector

Los mejores planes de pensiones para la jubilación

BBVA y La Caixa presentan un buen desempeño en planes de renta fija mixta

Por termino medio, los planes no han logrado batir a la inflación

Los mejores planes de pensiones para la jubilación Ampliar foto

El proyecto de reforma del sistema público de pensiones –que ahora analizará el Pacto de Toledo, antes de sustanciarse en un cambio normativo– ha puesto de relieve la inexorable merma que sufrirán las pensiones públicas debido a cuestiones demográficas, económicas y políticas. Ante este panorama, donde los trabajadores que se retiren pueden ver recortada su pensión pública entre un 5% y un 15%, los expertos vuelven insistir en la importancia de buscar fórmulas de ahorro para completar los ingresos tras la jubilación.

Los planes de pensiones han sido durante muchos años el producto estrella para el ahorro-previsión y siguen presentando ventajas fiscales respecto a otras alternativas aparecidas más recientemente. Aunque en el periodo 2008-2012 su rendimiento ha sido muy escaso (negativo, en muchos casos), el buen tono de los mercados durante los últimos 10 meses les ha permitido recuperar parte del terreno perdido.

“Los planes de pensiones son el producto más adecuado para constituir un ahorro para la jubilación”, explica José Ángel Barriga, director gerente de Ibercaja Pensión. “Hasta la jubilación, el considerable ahorro fiscal que proporciona facilita la consecución del objetivo principal: acumular un capital con el que atender nuestras necesidades futuras de complementar la pensión pública. Tras la jubilación, los planes de pensiones ofrecen fórmulas de disposición muy flexibles que se adaptan a nuestras necesidades como rentas financieras o rentas aseguradas”.

Al contratar un plan de pensiones hay que tener en cuenta diversas variables: cuántos años faltan hasta la edad de retiro, cuál es la aversión al riesgo del ahorrador, la experiencia de gestión de la entidad... pero uno de los factores más importantes para rentabilizar al máximo el ahorro es contratar un producto que presente una rentabilidad histórica atractiva en comparación con otros productos de la misma categoría.

Planes de renta fija

Los planes de pensiones que centran su inversión en activos de renta fija –aquellos con un perfil más seguro– son los que atraen buena parte del dinero destinado a estos productos. Sus rentabilidades son menores que las que ofrecen aquellos productos que destinan parte de su cartera a renta variable pero, a cambio, registran devaluaciones menos acusadas en tiempos de convulsión financiera. Entre ellos, cabe destacar la gama de productos ofrecida por La Caixa. Su plan Delegación PPI, catalogado como renta fija mixta, ha logrado un rendimiento anual medio del 4,72% durante los últimos 10 años (incluyendo gastos y comisiones), convirtiéndose así en el mejor de su categoría, de acuerdo con los datos facilitados por la patronal del sector, Inverco. 

Teniendo en cuenta la rentabilidad obtenida exclusivamente durante los últimos cinco años, el producto Plancaixa 10 Seguridad vuelve a encabezar el ranking (con un rendimiento del 4,77%), aunque también destacan varios productos de BBVA, como Argentaria Crecimiento, que presenta un retorno muy similar al primero del ranking.

Estos dos gigantes financieros, BBVA y La Caixa, dominan la categoría intermedia de la renta fija mixta. En cambio, en renta fija pura, ya sea a corto o largo plazo, aparecen más jugadores al valorar los productos más rentables. Algunos de ellos de un tamaño muy pequeño. Este es el caso de Banco Alcalá (recientemente adquirido, en un 85%, por Crèdit Andorrà). Su fondo Alcalá Futuro Uno ocupa la primera posición en la categoría de renta fija a corto plazo, obteniendo un retorno anual del 4,29% durante la última década, muy por delante de sus inmediatos seguidores.

En esta categoría, la rentabilidad media ponderada durante la última década ha sido tan solo del 1,4%, un dato que refleja la importancia de seleccionar las gestoras y entidades que han ofrecido durante los últimos años un rendimiento más atractivo.

Desde la firma de asesoría financiera OVB Allfinanz –cuya matriz cotiza la Bolsa de Fráncfort– recuerdan que la rentabilidad anual media de los planes de pensiones en los últimos diez años “es inferior al 2,5%, mientras que las inflación anual ha superado el 3%, con lo que la mayoría de los productos ni siquiera han conseguido su objetivo básico: garantizar la conservación del capital”.

Por ello, desde OVB recomiendan conocer “las estrategias de inversión seguidas por estos productos financieros valiéndose del asesoramiento de un agente independiente, que haga un seguimiento del mercado para saber cuándo traspasar el plan de pensiones”.

Planes de renta variable

A la hora de definir una buena trayectoria de inversión, es muy importante tener en cuenta cuántos años faltan para la edad previsible de jubilación. Los expertos recomiendan optar por planes más agresivos para los trabajadores más jóvenes que empiecen a ahorrar (y a quienes las oscilaciones transitorias de los mercados no les afectarán tan directamente). A medida que los 65-67 años se van aproximando, el ahorrador debería ir rotando su pensión hacia productos más conservadores, para garantizarse que una mala coyuntura en los mercados no daña su cercana pensión de jubilación.

En el ámbito de los planes de pensiones de renta variable, destaca un producto comercializado por La Caixa (que invierte en mercados emergentes) que ha logrado un retorno anual del 10,66% durante los últimos 10 años. Analizando un plazo inferior, cinco años (que abarca toda la crisis financiera), la clasificación está encabezada por un plan de pensiones comercializado por ING que replica la evolución del índice Standard & Poor’s 500, y que presenta una rentabilidad anual del 7,55%.

En renta variable mixta, encabezan las dos categorías (10 años y cinco años) productos de Bestinver, con rentabilidades del 9,93% y del 5,91%, unas cifras muy alejadas del retorno medio, que en 10 años es del 3,98%.

Planes versus fondos

Cuando el ahorrador tenga que decidirse por un plan de pensiones, además de considerar su capacidad de ahorro y las necesidades puntuales de liquidez que puede tener, también debe considerar los aspectos fiscales. Desde la aseguradora Caser recuerdan que los planes de pensiones son especialmente recomendables para “aquellas personas que tengan busquen desgravarse la mayor cantidad posible cada año”. Así, un trabajador que ya se desgrava el máximo anual por el pago de su crédito hipotecario, ya no tendría el mismo incentivo fiscal para contratar un plan de pensiones y podría buscar otros productos con mayor liquidez, como los fondos de inversión.

En Mutua Madrileña también recomiendan a los trabajadores a “recurrir a los servicios de un asesor profesional que ayude en la toma de decisiones”.

Normas