Unicaja hará después una oferta de canje

Las preferentes de particulares de Ceiss sufrirán quitas de entre el 10% y el 61%

El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel.
El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel.

Ceiss es un caso especial dentro del proceso de reestructuración del sector bancario en España. Después de dos años de negociaciones con Unicaja, el Banco de España dio luz verde a las condiciones solicitadas por la entidad malagueña para consumar la absorción de la castellana el viernes 10 de mayo.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha publicado el plan de gestión de híbridos, que incluye quitas de entre el 10% y el 60% para los pequeños inversores si Ceiss es comprada por Unicaja. Si la operación se frustra, los recortes serían superiores.

Las preferentes y la deuda subordinada que asumirán recortes suma 1.190 millones de euros, según la resolución del FROB. De este importe, 1.010,6 millones está en productos vendidos a particulares en oficinas y 179,4, comercializados entre inversores institucionales. Las pérdidas que asumirán unos y otros son dispares y también el producto que de entrada recibirán a cambio de los híbridos. A los pequeños inversores se les canjearán sus productos por bonos contingentes convertibles (cocos) de Ceiss y a los grandes, por acciones de Ceiss.

Las emisiones vendidas a pequeños inversores sufrirán unas quitas de entre el 10% en el mejor de los casos y del 60,8% en el más severo. Las participaciones preferentes que en 2009 emitieron Caja Duero (con 100 millones de euros en circulación) y Caja España (200 millones) sufrirán descuentos del 24,9% y del 27,2%, respectivamente. Hasta que suspedieron la remuneración, estos productos abonaban alrededor de un 9% anual.

La emisión que más recorte sufrirá (del 60,8%) es una de preferentes de Caja España vendida en noviembre de 2004, con 112 millones de euros en circulación y que estaba remunerada, hasta que entró en impago, con el euríbor a tres meses más un diferencial de solo 0,1 puntos porcentuales. Las otras cinco emisiones de particulares son deuda subordinada con vencimiento con un saldo vivo de 598,6 millones y que sufrirán quitas del 10% en todos los casos.

Los dueños de los híbridos de Ceiss recibirán en un primer momento cocos de la propia entidad que pagarán un 1% anual. A continuación, estos instrumentos serán recomprados por Unicaja. "Habrá que esperar para saber la pérdida exacta que asumirán los dueños de estos híbridos; dependerá de las condiciones que proponga la entidad que preside Braulio Medel", señalan fuentes financieras.

La segunda reforma bancaria del Gobierno, aprobada el 31 de agosto del año pasado y conocida como Guindos 2, dejó la puerta abierta a que los híbridos pudieran ser canjeados por otros productos bancarios, lo que incluye depósitos. Una alternativa que debería contar con el beneplácito de Bruselas, que al menos hasta ahora se ha negado en redondo a esta fórmula.

"Lo más lógico es que Unicaja canjee los cocos y las acciones de Ceiss por sus propios cocos y sus propias acciones, si bien esto implicaría su salida a Bolsa, tal y como ha ha hecho recientemente Liberbank", explican fuentes conocedoras de la operacióbn. Liberbank ya intentó la opción de un canje por depósitos pero se encontró con la negativa de Bruselas.

Las emisiones destinadas a inversores institucionales vendidas en su día por Caja Duero o Caja España sufrirán quitas de entre el 10% y el 69,86%. El primer canje en estos casos no será por cocos, sino por acciones de Ceiss, que serían también el objetivo de una oferta de compra por parte de Unicaja.

Vía alternativa

La adquisición de Ceiss por Unicaja está en su recta final pero aún no está firmada, de ahí que el FROB deje la puerta abierta a otra solución para las participaciones preferentes y la deuda subordinada. En el peor escenario –que finalmente la entidad producto de la fusión de Caja Duero y Caja España caiga bajo el control del fondo español de rescate a la banca– los dueños sufrirían descuentos muy superiores a los de si Unicaja la absorbe.

Los particulares perderían entre un 73,8% y un 39,9% de entrada, y después tendrían previsiblemente que acudir al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para que les recomprara los títulos, a semejanza de lo que ocurrirá con los dueños de híbridos de Novagalicia y Catalunya Banc. El FGD impondrá una segunda quita a los particulares que acudan a él para recuperar parte de su dinero.

Normas