La entidad malagueña pretende controlar más del 75% de la futura filial
El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel.
El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel. EFE

El FROB da luz verde a la fusión de Unicaja y Ceiss

La comisión rectora del FROB y la comisión ejecutiva del Banco de España dieron luz verde el viernes a la fusión entre Unicaja y Ceiss, el banco de Caja España-Duero, con lo que solo falta que la Comisión Europea dé el lunes su visto bueno a la operación, que lleva más de dos años gestándose. Paso clave para propiciar la unión ha sido el acuerdo de ajuste laboral alcanzado esta semana por Ceiss y el grueso de sus representantes sindicales que recoge la salida de 1.230 de sus 4.700 empleados y una nueva reducción salarial que, unida a las anteriores, eleva el recorte al entorno del 30%. Un ajuste previo que el presidente de Unicaja, Braulio Medel, había solicitado como condición a esta unión.

A las otras peticiones de la entidad malagueña daban respuesta afirmativa el FROB y el Banco de España el pasado viernes. Para empezar, detallaban ambos organismos, “se mantiene el importe del apoyo financiero público” de 604 millones de euros que Ceiss recibió en forma de bonos contingentes convertibles (cocos). Según la nota remitida por el FROB, “posteriormente, se ejecutarán las operaciones necesarias para restablecer el equilibrio patrimonial de Banco Ceiss, bajo el principio de reparto de la carga (burden sharing) que afecta al accionista actual de Banco Ceiss (que será el primero en absorber pérdidas) y a las participaciones preferentes (FROB1) suscritas por el FROB”.

Es decir, una operación acordeón, en la que se reducirá el capital. Ceiss será el primero en asumir las pérdidas, más los 525 millones de euros de las preferentes inyectadas por el FROB1.

Tras esta operación, y antes de que Unicaja presente su oferta formal por Ceiss, se llevará a cabo la conversión de los productos híbridos (preferentes y subordinada) de Caja España, ajustándose a los criterios que se establecen en el memorando de entendimiento (MoU). Este indica que estos híbridos deberían ser canjeados por acciones o asumir elevadas quitas. La entidad tiene 1.400 millones de euros en circulación, de los que 1.000 millones están en manos de particulares y el resto de institucionales.

Pérdidas para el Estado

En las negociaciones de fusión, el presidente de Unicaja había puesto como condición que se cubrieran las posibles pérdidas generadas por reclamaciones de los afectados. En el caso de Ceiss, y al no tratarse de una entidad nacionalizada, no se contempla la posibilidad de acudir al arbitraje, solo a los juzgados. La condición impuesta por Unicaja es que los dueños de estos híbridos acudan al canje en su mayoría, ya que el objetivo de la firma malagueña es controlar como mínimo el 75% del capital de lo que será su nueva filial, Ceiss.

La entrada de Unicaja en Ceiss “se produciría una vez finalizado el ejercicio de gestión de híbridos, mediante una oferta de canje de instrumentos de capital de Banco Ceiss por instrumentos similares de Unicaja Banco”, según el comunicado de FROB y del Banco de España.

Unicaja también ha conseguido que el FROB acepte asumir parte de las posibles pérdidas derivadas en caso de reclamaciones por parte de Sareb, el banco malo al que Caja España Duero ha transferido sus activos inmobiliarios tóxicos, por desajustes en los precios de traspaso de estos activos. Fuentes financieras aseguran que la fórmula elegida ha sido establecer una franquicia de 40 millones, a partir de la cual sería el Estado el que asumiera la factura. Estas mismas fuentes, no obstante, aseguran que no se prevé que los posibles futuros desajustes en los precios superen esta cantidad, por lo que el coste para el FROB sería nulo.

Bruselas estudia la operación el lunes

Las condiciones impuestas por Medel, y aprobadas por los organismos supervisores españoles, para aceptar la operación han sido estudiadas estos días por la Unión Europea. El sentido del voto que emita la Comisión el lunes, dependerá de que el coste estimado de las condiciones de Unicaja resulte menor que lo que supondría nacionalizar a Ceiss, única vía alternativa que se contempla.

Unicaja avisa que, una vez obtenido el plácet de las autoridades, “la posible formulación de la oferta de adquisición de Banco Ceiss, seguiría sujeta al cumplimiento futuro de un conjunto de condiciones y asunciones, a desarrollar y concluir conforme a lo establecido en el proyecto y a las negociaciones realizadas”.

Normas