Automoción

Zanini fabricará llantas de rueda en China e India en 2014

Dentro de su plan de crecimiento y expansión internacional focalizado en los países BRIC

Grupo Zanini, fabricante catalán de embellecedores de rueda y otros componentes de automoción, prevé tener producción propia en China e India a partir de 2014, dentro de su plan de crecimiento y expansión internacional focalizado en los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

En China ha comprado unos terrenos de 14.500 metros cuadrados en Changzhou (a unos 180 kilómetros de Shanghai), donde en julio empezará la construcción de su primera planta en el gigante asiático, que entrará en funcionamiento a mediados de 2014.

En una entrevista de Europa Press, el presidente de Zanini, Joan Miquel Torras, ha explicado que la empresa invertirá 4,6 millones de euros para la adquisición de los terrenos, la edificación y la puesta en marcha de la fábrica, que creará 140 puestos de trabajo cuando esté totalmente operativa y producirá entre cinco y seis millones de llantas al año.

La compañía con sede en Parets del Vallès (Barcelona) ya está presente en China con una oficina comercial en Shanghai, lo que, según Torras, facilitará la arrancada en el país, donde Zanini producirá en solitario, mientras que en India creará una sociedad conjunta con el 'partner' con el que ya opera en el país y aprovechará la fábrica que éste tiene en Pune.

Zanini será el socio mayoritario de la nueva empresa en India, donde prevé implantarse en un plazo de tiempo “bastante en paralelo” al de China y saturar la planta en dos o tres años, según ha indicado el consejero delegado, Jordi Torras.

Fundada en 1965, Zanini tiene plantas de producción en Parets del Vallès, Estados Unidos, México, Francia, República Checa y Brasil; socios comerciales en Turquía e India, y oficinas en Alemania, Estados Unidos y China.

A finales de 2011 firmó un acuerdo con la compañía rusa Autocomponent para comercializar sus productos en el país, pero los pactos alcanzados inicialmente no se han materializado y Zanini ha cancelado la alianza y ha reiniciado el proceso de búsqueda de un socio.

Aumento de la facturación

La compañía catalana estima que la actividad de las nuevas plantas contribuirá a un incremento de la facturación que rondará un 30% en 2017.

El pasado año, Zanini facturó 109,1 millones de euros, un millón menos que el año anterior, debido a la ralentización de las ventas en Europa en la última parte del año, según ha destacado Jordi Torras.

Zanini inició su internacionalización en 1998, y en la actualidad más del 75% de la producción se hace fuera de España.

Normas