Protagonismo femenino en el deporte, los negocios y la sociedad

La década olímpica de las mujeres

La década olímpica de las mujeres
La década olímpica de las mujeres

Aunque su lucha ha sido en las últimas décadas alcanzar la igualdad, lo cierto es que las mujeres marcarán la diferencia durante los próximos años. Infravaloradas en muchas ocasiones como fuente de talento, el impacto de las mujeres en la economía global, tanto como productoras, empresarias, empleadas o consumidoras será tan significante o más que el de las poblaciones de India y China juntas.

Las mujeres serán el mayor mercado emergente del mundo. Así se asegura en el último libro blanco de Ernst & Young, un informe que muestra cómo romper las barreras entre hombres y mujeres fuera y dentro del campo de juego. Y ello a pesar de las restricciones sociales y culturales que siguen existiendo en muchos países y de que el acceso a los consejos directivos por parte del sector femenino sigue siendo alarmantemente bajo, incluso en los mercados más desarrollados. Solo el 11,1% de los puestos directivos de las economías industrializadas son ocupados por mujeres, cifra que se reduce al 7,2% en el caso de los mercados emergentes.

La firma de auditoría destaca que en los próximos cinco años, los ingresos globales de las mujeres crecerán desde 10,5 a 14,6 billones de euros (de 13 a 18 trillones de dólares). Ese incremento es casi el doble del crecimiento que se espera en el PIB de China e India, lo que puede conllevar cambios positivos para la economía global.

Además, las mujeres ya poseen alrededor de un tercio de los negocios del mundo y casi la mitad de ellos están situados en mercados desarrollados.

Por otro lado, otro estudio de McKinsey & Company realizado entre las 101 multinacionales más grandes del mundo muestra que las empresas con tres o más mujeres sénior en su gerencia tienen mejores resultados que las empresas sin representación femenina.

Ahora, con los ojos del mundo puestos en los Juegos Olímpicos de Londres, es imposible ignorar los grandes avances que las mujeres han hecho también en el mundo del deporte. Por primera vez en la historia, los 205 países participantes han enviado al menos una mujer a esta competición. Además Arabia Saudí, Brunei y Catar participan por primera vez en unos Juegos con atletas femeninas y es la primera ocasión en la que el equipo olímpico de EE UU cuenta con más mujeres (268) que hombres (261).

Un último dato revelador: la representación femenina en la competición supera el 40% sobre el total de los atletas participantes. La indudable contribución femenina a los medalleros de estos juegos, tanto individualmente como en equipo, tiene su reflejo también en los negocios y en la sociedad en general, donde su papel es creciente.

Pero aún queda mucho por hacer. El potencial de las mujeres todavía está por descubrir y ser apreciado. Tanto en países desarrollados como emergentes su escasa representación en los negocios, la política o en la sociedad puede verse compensada con los deportes, un factor importante para concienciar a la gente.

Nawal El Moutawakel, primera mujer de un país islámico en ganar una medalla olímpica en Los Ángeles en 1984, reivindica la importancia del deporte para el reconocimiento de las mujeres. "Es una de las mejores herramientas para el cambio social porque llega a todas las clases sociales", afirma.

Los deportes juegan un papel fundamental a la hora de sacar a la luz el talento de las mujeres. Un informe de Naciones Unidas señala que "la participación de mujeres y niñas en retos deportivos ayuda a erradicar los estereotipos y la discriminación y puede ser un vehículo para promover la igualdad de género".

El hecho es que solo destruyendo las barreras que impiden a las mujeres llegar a lo más alto del mundo laboral podrán las organizaciones y las empresas contar con una de las fuentes de talento menos aprovechadas y más capaces de impulsar la economía global.

De la cancha a los puestos directivos

Existen varios estudios que demuestran que la participación en deportes tiene consecuencias positivas en la vida laboral de las mujeres. Según una investigación de Betsey Stevenson, economista del Departamento de Trabajo de EE UU, aquellas mujeres que han sido atletas en el instituto ganan más dinero cuando entran a formar parte del mundo laboral. Asimismo, destrezas que se aprenden en el campo de juego como el liderazgo y el trabajo en equipo pueden llevar al sector femenino a luchar por puestos tradicionalmente reservados para hombres.

"La participación en deportes podría estar asociada con unas mejores salidas laborales porque se adquieren habilidades muy valoradas por el mercado", asegura Stevenson. Entre algunas de estas destrezas, según la investigación, se encuentran la capacidad para comunicarse, para trabajar mejor con otras personas, la competitividad, la asertividad y la disciplina. Stevenson asegura que el deporte hace iguales a todos.