Crisis bancaria

EE UU interviene 146 bancos en 2010, un récord desde los noventa

Raro es el viernes en el que el Fondo de Garantía de Depósitos de EE UU (FDIC en sus siglas en inglés) no interviene, al menos, un banco. El pasado viernes, los reguladores tomaron el control de dos entidades en el Estado de Georgia y una tercera en Arizona (con 1.000 millones de dólares en activos, conjuntamente), lo que eleva la cifra de firmas intervenidas a 146 en lo que va de un año al que le queda aún mes y medio para finalizar. Es una cifra que escala en el récord desde la crisis de los Savings & Loans (S&L) de los años noventa, porque en 2009 fueron 140 bancos los intervenidos.

La marca a la que se llegó el ejercicio pasado se sobrepasó el pasado día 5 de noviembre y una semana después no hay signos de que se haya llegado a estabilizar. De hecho, el ritmo de cierres es el más rápido desde 1992, al final de la crisis de los S&L y puede que se acelere más porque la lista de bancos con problemas que tiene la FDIC desde el final del segundo trimestre tiene los nombres de 829 entidades de crédito, un 7% más que en el trimestre anterior.

El problema es que muchas de estas entidades están registrando profundas pérdidas inmobiliarias tanto en el sector residencial como comercial debido a la crisis económica. Los Estados más afectados por los cierres son California, Florida y Georgia.

Durante la crisis de los S&L llegaron a caer más de 1.000 entidades en seis años. Pero entonces la situación era distinta porque en 1990 había algo más de 15.100 bancos, la mayoría pequeñas oficinas, y ahora no se llega a los 8.000. Eso si con una base de depósitos cuatro veces mayor.

Por lo que respecta a 2010, aunque la agencia presidida por Sheila Bair cerrará el año más complicado desde la explosión de la crisis en la segunda mitad de 2008, año en el que apenas cayeron 25 entidades, no será sin embargo el más gravoso.

Los bancos que han caído este ejercicio son más pequeños que los que desaparecieron el anterior y por eso las pérdidas del FDIC son menores. En lo que va de año estas llegan a 21.000 millones de dólares (unos 15.440 millones de euros) comparados con los 36.000 millones de 2009. La FDIC estima que el coste de intervenir instituciones financieras siga creciendo en los próximos cuatro ejercicios.

La FDIC, cuya caja se nutre con contribuciones de las propias entidades, ha empezado a dar pasos para hacer cambios en la forma en la que se financia tal y como está dispuesto en la nueva regulación financiera, la Ley Dodd-Frank. Las comisiones que deben abonarse a este regulador, a partir de abril de 2011, se harán tomando como base los activos de los bancos y no solamente los depósitos, lo que va a encarecer la carga que en este concepto tengan las firmas más grandes del país.