Richard Wilkinson. Economista

"El 'bonus' como fórmula de retribución es insano"

Acaba de publicar 'Desigualdad', donde analiza la infelicidad del pobre en una sociedad rica

La cuestión no es cuánto se tiene, sino cómo se reparte. Richard Wilkinson, nacido en York (Reino Unido) hace 66 años, acaba de presentar en España el libro que ha escrito conjuntamente con la antropóloga Kate Pickett. La conversación se celebra momentos antes de la conferencia que impartió en el Instituto de Crédito Oficial (ICO), en un acto organizado por la fundación de la citada institución, la Universidad de Alcalá de Henares y la editorial Turner.

¿Cuáles son las principales desigualdades que se viven en el planeta?

En el libro estudiamos las diferencias de ingresos en los países más desarrollados y en los menos desarrollados, y son esas diferencias las que provocan las desigualdades. Y dependiendo de si son más o menos pronunciadas, eso genera un sentimiento de superioridad o de inferioridad.

"La gente pobre tiene el sentimiento de no tener inteligencia"

¿En qué países existen mayores desigualdades entre la población?

En países como Reino Unido, Estados Unidos, Singapur y Portugal existe una desigualdad nueve veces mayor entre los más ricos y los más pobres. En cambio, en países como Japón, Finlandia, Noruega o Suecia la desigualdad es inferior. Las diferencias en la renta tienen un efecto muy fuerte en la manera de establecer relaciones sociales. Las sociedades modernas son, a pesar de la prosperidad, un fracaso en cuanto a integración social.

¿Qué problemas presentan las sociedades más desiguales?

Repercute sobre todo en los temas relacionados con la salud, con las enfermedades mentales, adicción al alcohol, consumo de drogas, obesidad, esperanza de vida y mortandad, embarazos en la adolescencia, en el rendimiento escolar de los niños, en la tasa de homicidios, en el porcentaje de población reclusa, en el nivel de confianza y en la movilidad social. Para reafirmar estas teorías, también recogimos datos sobre estos problemas sociales y de salud en 50 estados de Estados Unidos, lo que nos permitió demostrar que esos problemas estaban relacionados con la desigualdad.

¿Qué tipo de responsabilidad tiene la clase empresarial en todo ello?

En los últimos 20 años ha habido un gran cambio sustancial que ha alejado los salarios de unos cuantos de la media. Los ricos se han alejado cada vez más del resto, gracias a la cultura del bonus, que es uno de los verdaderos responsables de estas desigualdades. El cobro de esta remuneración es lo que ha hecho a muchos asumir riesgos financieros que de otra manera nunca hubieran realizado.

¿Hay que acabar con este sistema de retribución?

Por supuesto, es insano, pero lo primero que tenemos que hacer es comprender por qué se produce un aumento de embarazos en la adolescencia o un descenso de la cohesión social. Cuando entendamos por qué se producen podremos empezar a reducir diferencias.

De sus palabras deduzco que ser rico debe ser motivo de vergüenza.

El dinero debe provocar cierta vergüenza por todo lo que se desarrolla alrededor. En los países con más desigualdad la tasa de homicidios, de enfermedades mentales, la población carcelaria o el consumo de drogas es hasta ocho veces mayor que donde existe menor desigualdad. Y esta crisis no ha hecho otra cosa que acrecentar estas diferencias. Además, la gente pobre tiene el sentimiento de no tener inteligencia, y eso es muy grave. El estatus puede crear injusticias.

¿También para los países ricos?

Por supuesto, porque en los países ricos, el estrés crónico se ha relacionado con el envejecimiento prematuro. La pérdida de calidad en las relaciones sociales es una de las principales fuentes de estrés. La desigualdad es corrosiva para la sociedad, vivimos envueltos en unas relaciones orientadas a la competitividad. Recientemente, en un estudio realizado entre funcionarios en Londres, se descubrió un patrón de comportamiento muy parecido al de los monos, donde uno de los principales conflictos se da en el acceso a los bienes. En ambos casos se intentaba imitar el comportamiento de los líderes. Somos nuestros principales rivales, cuando tendrían que ser las relaciones sociales nuestras principales fuentes de aprendizaje y de ayuda. No podemos ser nuestros principales enemigos, vivimos en una dicotomía, entre compartir y combatir. Y la cultura del bonus se centra en combatir.

La semana pasada The Sunday Times publicaba la lista de los más ricos en su país, donde el primer puesto lo ocupa el magnate del acero Lakshmi Mittal. Le saldrá urticaria cuando ve este tipo de listas...

Este tipo de celebridades, de ricos que aparecen en las listas, es parte del problema porque resultan divisorias. No es ético porque el modelo que se sigue es que a lo que aspira la sociedad es únicamente a ser rica. En Londres viven muchos ricos por una cuestión fiscal para que no se vayan del país, algo que no sería tan perjudicial.

¿Por qué no le gustan los ricos?

Porque se creen superiores, y lo peor no es eso, sino que los estratos más bajos se crean inferiores. Es como los pequeños monos que se apartan del camino de los grandes. Por ese sentimiento no consiguen grandes logros en su vida. Y está demostrado que los países menos desiguales son más innovadores y creativos.

"Japón es un modelo a seguir por su modestia"

Asegura que el libro Desigualdad, donde realiza un análisis de la (in)felicidad colectiva, debería haber sido escrito hace 20 años, para que se hubieran corregido determinados comportamientos nocivos para la sociedad. "En el pasado se ha percibido la desigualdad como algo corrosivo, y ahora no es así. Es un tema preocupante". Y cita a Japón como modelo de igualdad, estableciendo comparaciones con Estados Unidos, el país más desigual. "Los japoneses siempre se presentan a sí mismos de una manera modesta y autocrítica, frente a la vanidad de los estadounidenses".

Porque en Japón, afirma Wilkinson, la gente tiende a compartir los éxitos, que atribuyen a la suerte; mientras que los fracasos se deben a su falta de capacidad. "La modestia es la primera víctima de la desigualdad".