Intervención ante el Parlamento Europeo

Trichet sólo contempla la ayuda a Grecia, si la Eurozona se viera amenazada

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha advertido hoy de que sólo se justificaría un apoyo financiero de los socios europeos a Grecia, si la situación fuera "extraordinaria" y afectara a la estabilidad del conjunto de la zona euro.

En una intervención ante el Parlamento Europeo, Trichet ha puesto tres condiciones para que un apoyo financiero de los gobiernos europeos al Estado heleno sea aceptable para el BCE.

En primer lugar, ha explicado, "no debemos confundir una transferencia o subvención con un préstamo".

"Sólo podría tratarse de préstamos no concesionarios, que no impliquen elementos de subvención", según Trichet.

En segundo lugar, además de la aplicación normal del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que contiene exigencias y contempla sanciones, la concesión de esas ayudas tendría que quedar sujeta a una "condicionalidad especial muy rigurosa".

Por último, "la situación tiene que ser realmente extraordinaria y crear un problema a toda la zona euro". "Eso es lo que han dicho los líderes europeos el pasado 11 de febrero".

Se trataría, pues, según el presidente del BCE, de "un apoyo no concesionario, con condiciones muy rigurosas, y con un elemento de estabilización para toda la zona euro".